/ análisis

OVERBOOKING

¿Por qué las aerolíneas siguen vendiendo más billetes que asientos?

Hemos visto como en el vuelo 3411 de United Airlines se desalojaba a la fuerza a un pasajero con su billete en regla. El overbooking a pesar de ser una negligencia es una forma en la que aerolíneas hacen gran parte del beneficio.

Yago Rosa Fernández

11 de Abril de 2017

hace unos días pudimos ver cómo un pasajero de un avión era expulsado por las fuerzas de seguridad debido a que la aerolínea vendió más billetes de los asientes que tiene. Esto tiene el nombre del overbooking y es una práctica habitual para las aerolíneas que aunque suene extraño les da numerosos beneficios.

'NWA Airplane' by Matthew is licensed under CC BY 2.0

'NWA Airplane' by Matthew is licensed under CC BY 2.0



Para empezar debemos saber que el coste de un billete de avión es de lo más ajustado si lo compramos con antelación, con poco beneficio neto para la aerolínea debido a las guerras de precios y las aerolíneas baratas. También saber que el estilo de transporte de Estados Unidos es muy distinto al de España, donde ir en avión para muchas personas es casi tan común como ir en autobús y por ello hay más desplazamientos pero también muchos vuelos con escalas.

El rentable negocio del overbooking



La idea de vender más billetes que asientos surge de que hay muchas ocasiones donde debido a retrasos y cambios de última hora no consiguen llenar el avión con gente si solo venden los mismos billetesque asientos, con una gran probabilidad de que haya asientos vacíos y con unos márgenes ajustados no ven bien que no vendan un asiento.

Aprovechando que muchos vuelos no tienen los asientos designados pueden apostar a vender más billetes que asientos. Gracias a modelos predictivos que cada vez van mejorando más, cada vez los sucesos que como el vuelo 3411 de United Airlines. Por ejemplo en 1990 US Airlines echaba a 16 de cada 1.000 personas, mientras que en 2017 son 9 de cada 10.000, pero las cifras generales son secretas y las predicciones toman en cuenta tanto si es un vuelo con escalas, la ruta, la fecha y la proyección de ventas de un vuelo.

En el caso actual es muy probable que los vuelos desde el aeropuerto de Chicago en United tenían una alta tasa de gente que no aparece al ser lo que se denomina un hub en el que se hacen muchas escalas, que con un 25% de vuelos que llegan con retraso en el país y con muchos medios alternativos de transporte de larga distancia era obvio que se venderían más asientos y sería rentable hacerlo.

El proceso de gestionar el overbooking



Luego en el caso de hacer overbooking lo habitual es pedir a los asistentes que haya algún voluntario al que al menos se le cambiará el billete por dinero en efectivo y una noche en un hotel con lo que poder tener un vuelo para más tarde. El procedimiento sigue subiendo la oferta hasta que alguien decide aceptarlo pero el avión tiene que llegar a despegar.

En caso de que nadie quiera hacerlo se procede a un sorteo supuestamente aleatorio pero hay más algoritmos, como la frecuencia de la persona con la compañía y la anticipación con la que se compró el billete. También ayuda el tener una tarjeta de fidelidad, aunque luego no se use mucho. En casi de querer asegurarnos un vuelo lo mejor es cogerlo con la mayor antelación posible, hacernos una tarjeta de fidelidad o directamente coger una empresa que haga muy poco overbooking.

'airplane' by Yuichi Kosio is licensed under CC BY 2.0

'airplane' by Yuichi Kosio is licensed under CC BY 2.0



Aún con todas esas queda preguntarse por qué se sigue haciendo, y es que sigue siendo muy rentable vender más y arriesgarse a tener que pagar compensaciones a tener que lidiar con vuelos donde haya asientos vacíos. El objetivo es calcular el punto exacto en el que es más probable tener los máximos beneficios, con índices de probabilidad y con cálculos de lo que ganan vendiendo asientos de más y lo que tocaría indemnizar en caso de que se presenten más pasajeros que asientos. En el caso de que salga bien es dinero que ganan de más aprovechando que hay siempre gente que no coge el vuelo, en el contrario acaban teniendo que pagar una ingente cantidad de dinero en compensaciones y potenciales multas.

Es algo que llevan haciendo años, si no décadas, y algo que la gente ya sabe pero que normalmente no es algo que se haga público, al menos lo que ocurre, y tampoco es que en Europa la práctica sea tan normalizada como en Estados Unidos, aunque sigue pudiendo pasar, pero no ha sido hasta ahora que se han difundido imágenes de la brutalidad que llegan a tener en el caso de que no consigan a un voluntario suficientemente cooperativo para dejar el vuelo y cambiar su forma de transporte.

Cada año cerca de 200.000 pasajeros en Estados Unidos se quedan en tierra a pesar de tener un billete comprado en regla, pero eso viene dentro de los bajos precios de los billetes. Todo apunta a que va a seguir así durante un tiempo, se va a seguir haciendo overbooking porque es imposible asegurar al 100% que vendiendo tantos billetes como asientos hay se presenten todos los que compraban el billete. En caso de dejar de hacerlo muchos acciones no se llenarían al 100%, que es lo que compensa a la aerolínea, y es muy probable que los billetes que se vendan suban el precio para compensar la falta de ingresos. Los cientos de millones que se generan con la venta de más billetes que asientos intentando no saturar son un gran filón para las aerolíneas que si juegan bien con los números pueden vender varios asientos de mal y en el mejor de los casos conseguir una cifra óptima donde no hay un solo asiento vacío y no han tenido que indemnizar a nadie.

Si caes en la desgracia de tener que quedarte en tierra, en Estados Unidos tienes el derecho a que te den entre dos y cuatro veces el precio del billete dependiendo de la hora de llegada del nuevo avión o si la aerolínea no ofrece un nuevo vuelo, con un límite máximo legal de 1300 dólares a lo que puedes exigir como mínimo sin tener que recurrir a costosos pleitos. Ante todo lo ideal es no aceptar nunca la primera oferta que hagan y consultar los próximo vuelos, ya que si el vuelo que nos ofrecen solo tiene una hora de diferencia de la llegada del vuelo original no nos tienen que compensa,r pero si llega a las dos horas en los nacionales o cuatro horas en los internacionales nos deben pagar con un nuevo viaje y con el 400% del precio del billete.
0

Positivo:

Negativo: