/ análisis

LLEGA ALLO

Allo llega a Android y lo probamos a fondo

Allo reúne todo lo que han hecho bien todos

Yago Rosa Fernández

21 de Septiembre de 2016

Hoy, día 21 de septiembre de 2016 ha sido el día en el que Google finalmente ha lanzado Allo, la que será su enésima apuesta por la mensajería instantánea en el móvil. Ya lo habían intentado adaptando Gtalk, con la posterior reconversión en Hangouts. A pesar de tener sus seguidores, eso no les ha valido para ser de los más usados, pues quitarle el trono a WhatsApp se antoja una labor que, a menos que en WhatsApp suceda una hecatombe, rozaría la dificultad de las 12 pruebas de Hércules.

Aún así, desde Google no están dispuestos a que Facebook les robe el trono en lo que es una de las mayores minas de información de la que pueden disponer, que es una de las ventajas que Google aprovecha para vendernos anuncios por toda la web. El hecho de poder saber de qué estamos hablando da una oportunidad de negocio sin igual, de la misma forma que Facebook ya nos ofrece todo tipo de servicios como transporte y enviar dinero si los mencionamos en la conversación. Inspirándose en esta vía de negocio y el esfuerzo de los chatbots que Microsoft ha intentado vender, Allo quiere conseguir ser el todo en uno de mensajería móvil, y lo quiere hacer ofreciendo absolutamente todo lo que se le puede pedir a nivel de funcionalidad a un servicio como este.

Allo, inspirado en todos y con personalidad propia



Lo primero antes de continuar es avisar de que el servicio ha salido pero se está distribuyendo poco a poco entre los distintos servidores de Google Play. Si estamos apuntados al registro previo en Google Play, nos llegará una notificación para hacernos con la descarga de la aplicación, pero siempre nos queda la opción de ir a por el APK directamente si no nos interesa demasiado esperar a que llegue nuestro turno.

Una vez instalado nos encontraremos una situación que recordaremos mucho: introducir nuestro número de teléfono para verificar que somos quienes decimos ser. Una vez recibido el SMS de confirmación, pondremos un nombre y un avatar que nos servirá para identificarnos de cara a nuestros contactos, una vez allí un usuario normal simplemente se pondría a hablar con sus contactos, con las habituales fotos de gatos y todo tipo de humor que sea carne de compartir en los grupos de usuarios, pero Google ha hecho que vaya a ser algo más par a quien quiera sacarle el partido al máximo.

Además de las funciones que uno espera, como el poder compartir fotos, vídeos y la localización, también contaremos con el Google Assistant, el que será nuestro asistente personal a base de inteligencia artificial y conexión a todos los servicios de Google que podamos usar, como el calendario y los emails. Lo podemos usar tanto hablando con él en el chat privado que tendremos con dicho asistente, así como prodremos llamarle para que nos resuelva una duda o nos ayude en un chat con otras personas. En este último caso nos ayuda a conseguir información que nos sirva a todo el mundo sin salir de la conversación, pero además ayuda a que todos tengamos el mismo resultado, haciendo que al organizar algo o resolver una duda no tenga cada uno su respuesta personalizada que pueda tener varibles de todo tipo. La única limitación que nos pone es que no podrá compartir datos personales en conversaciones con otros, detalle que puede servirnos a los que son bastante despistados y pueden suponer un peligro para su privacidad para con los demás, un pequeño detalle que servirá a muchos.

Una cosa que han cogido prestadas de otras aplicaciones son los stickers, esos emojis más grande de lo normal donde aprovechan que son de mayor tamaño y además limitados a una sola plataforma para mostrar más calidad de detalles, popularizado en su inicio por LINE. Aquí vemos que la Allo se ha esforzado en sacar los suyos, pero quizás sea por gustos personales pero no he encontrado un pack de stickers lo suficientemente llamativo como para que decida utilizarlo en mis conversaciones informales. No es que sean malas, pues contienen lo mínimo necesario para gustar al grueso de la población, pero no es acorde a un estilo que quiera dejar como parte de mi forma de expresarme.

Los fallos de Allo no son pocos, yo los puedo asumir, pero otros quizás no



Sin embargo, Allo tiene un par de problemas que tiene que conseguir superar para que me guste, uno solamente suyo y otro que le ocurre a todas las aplicaciones de mensajería. El primero es el asistente, que funciona de una manera bastante interesante y sabe entenderte mejor de lo que parece, pero peca de un fallo que hará que en España no avance, al menos no usando dicho asistente, y es que por el momento solamente se encuentra disponible en un muy elaborado y educado inglés. Podemos acceder a todas las funciones por igual sin demasiadas limitaciones geográficas, pero solamente podremos aprovechar sus aportaciones y juegos mediante chat si tenemos soltura con la lengua de Shakespeare.

Allo llega a Android y lo probamos a fondo


El segundo gran problema que le encuentro es que a día de hoy la cantidad de personas que lo tienen es ínfima, mayormente por la poca promoción fuera de los medios de tecnología, y eso es una molestia insalvable en las aplicaciones de comunicación entre personas, que dependemos de ambos usar la misma aplicación para todo. Esto es algo que en su momento dije de WhatsApp, que para que realmente sea útil tendríamos que estar usándolo todos y así no tener mil aplicaciones para lo mismo, y ahora mismo rara es la persona del mundo occidental que no sepa de su existencia.

Allo no ha venido a reinventar nada, ha venido a unir de forma magistral las cosas que sabe que funcionan y unirlo todo en una. Ahora mismo le falta un sistema de stickers que acepte peticiones externas, pues LINE se mantiene en cierto sector de la población por eso y a Telegram le va excepcionalmente bien con el sistema más abierto para este estilo, que no será un gran adelanto tecnológico pero muestra que estás abierto a aportes externos. Si más gente lo usase seguramente sería mi sistema predilecto para hablar con el móvil, a la espera de haya una versión para web o escritorio que me permita usarlo mientras estoy en casa.
90

Positivo: Calidad excepcional, sencillo y atractivo

Negativo: Stickers simplones, asistente en inglés y pocos usuarios