/ análisis

AURICULARES BLUEETOOTH

Análisis: IFROGZ Intone Wireless

Estamos ante unos auriculares funcionales, útiles y fiables aunque sin especificaciones impresionantes más que su usabilidad.

Yago Rosa Fernández

20 de Marzo de 2017

Cualquiera diría que a día de hoy en pleno año 2017 el sector de los auriculares bluetooth estaría sin excesivas novedades, pero a la hora de la verdad no es así. Aunque sea una tecnología que lleve años haciéndose puedo contar con los dedos de una mano los productos de este estilo que lleguen a un nivel de calidad que aúne una conexión fácil con un control del sonido competente que no frustre demasiado al usuario, o al menos que no falle tan a menudo como para que no sea una labor que acabe frustrando a quien quiera usarlo.

Sin embargo en el caso de los IFROGZ Intone Wireless estamos antes uno de los muy pocos casos que me he encontrado en el que el Bluettoth funciona de forma fácil y efectiva, sin problemas para sincronizar de forma rápida y sin problemas en tener que pulsar botones que no hacen más que aumentar la confusión, algo más común que ocurra en los sistemas con controles minimalistas como este en el que solo hay tres botones.

Minimalismo y solvencia a partes iguales



Una vez sacamos los IFROGZ Intone Wireless de un packaging demasiado comedido, podemos apreciar el minimalismo de los auriculares: Solamente tres botones pulsables y una luz con colores rojo y azul nos servirán para interactuar y saber lo que ocurre, más que de sobra para que con solamente saber cuñando está encendido, cargando, con poca batería y buscando emparejamiento Bluetooth ya no necesitamos saber visualmente más. Esto puede dar a muchos la idea de que es un producto de bajas prestaciones, pero a los más entrenados en los gadgets nos confirma un importante trabajo de diseño que busque no saturar al usuario más de lo necesario, algo que no es nada fácil hoy en día.

Sin embargo, a la hora de juzgar el sonido la verdad es que no tiene nada que envidiar a otros productos, pues la calidad del sonido es lo suficientemente buena, sin apenas retardo apreciable y con una claridad de sonido que hace que me lo plantee como mis auriculares principales con el móvil. No soy nada fan de accesorios Bluetooth por su dependencia a una conectividad frágil para mi gusto y el tener que estar pendiente de otra batería. He hecho pruebas con algunos vídeos de realidad virtual y a la hora de la verdad se vuelven muy cómodos de usar mientras que no los pongan en ningún lugar donde puedas tocarlo con tu barbilla.

IFROGZ Intone Wireless

IFROGZ Intone Wireless



El sistema de pinza creo que merece la pena echarle un ojo, pues da una muy buena solución para un buen agarre y que no tiene demasiado riesgo de rotura. En vez de ser una pinza totalmente rígida o con acción de palanca se trata de una tira gomosa con imanes al final. Esto hace que el cierre sea seguro pero que se adapte a casi cualquier sitio en el que se acople, lo cual mayormente será el cuello de una camiseta que llevemos y realmente marca la diferencia entre un producto hecho por salir sin más y uno que aún con limitaciones busca ofrecer una buena experiencia de cara a los consumidores.

A la hora de probar el retardo no hay apenas problemas. Una prueba fueron algunos vídeos de realidad virtual y experiencias varias del estilo hacen que sean una buena elección si vas a usar uno de esos accesorios que simplemente ponen tu móvil en una carcasa de plástico, hacen bien el apaño. Serían mucho mejores y más cómodos unos que tengan la forma de cascos completos, al menos si lo que queremos es una sesión de realidad virtual más larga, y aquí viene el problema principal que le puedo poner: no es cómodo es sesiones largas.

Su forma de botón para que entren en las orejas me son particularemente incómodos si los llevo más de cuarenta minutos, y no sé si soy yo por tener una forma rara o porque esto es algo de los propios auriculares. ¿Hace que deje de recomendar estos auriculares?, para nada, es más me parece de los que más puedo recomendar de cara a tener unos auriculares bluetooth que no me den ganas de perder las esperanzas en el avance tecnológico y la usabilidad humana. Parece decir demasiado, pero a la hora de la verdad muchos no llegan al nivel de usabilidad mínima para que no me avergüence tenerlos y estos hacen que me entren ganas de buscarles más usos al estar dentro de casa tanto tiempo.

IFROGZ es como deberían ser todos los auriculares Bluetooth



Podría pasarme un buen tiempo más hablando de cosas poco importantes de los auriculares, como por ejemplo que además de todo lo mencionado arriba tienen su propio control de volumen independiente al de los dispositivos, lo cual nos va bien si lo conectamos a algo que no reciba órdenes de unos auriculares. También decir que como casi todo productos de su categoría nos permite pausar, reanudar y movernos entre pistas de una lista de reproducción, pero eso no es que tenga mucho mérito.

Es complejo hablar de un un producto que sin llegar a ser lo más rompedor simplemente es como deberían ser todos los auriculares inalámbricos Bluetooth: simplemente funciona, es sencillo y funciona muy bien. He probado decenas de ellos a los largo de los años y no ha sido hasta el 2017 en cuando he podido probar unos que se dedicasen a funcionar, simple y llanamente.

No necesitamos un diseño que nos haga estar a la última pase el tiempo que pase, tampoco se necesita la mejor tecnología de sonido que tiene el mercado para conseguir un sonido que apenas un par de aficionados disfrutarán. Estos auriculares son un ejemplo de lo que el resto deberían ser en lo que a funcionalidad se refiere pues se dedican solamente a funcionar muy bien sin dar quebraderos de cabeza, se comportan sin apenas retardo entre la pulsación del botón y la respuesta del dispositivo. Solo falla que la forma hace que no lo recomiende en mi caso para sesiones largas, pero eso ya es adaptarse cada uno. Por un PVP de 30? estamos ante un producto que no puedo parar de recomendar.
80

Positivo: Usabilidad, utilidad y sencillez de uso como ninguno.

Negativo: A veces son incómodos para sesiones largas, le falta algo que les haga destacar más.