/ análisis

MARS GAMING MK3

Mars Gaming MK3: el teclado semimecánico para amantes de las macros

Este teclado aúna la calidad que se espera de un semimecánico con una suficiente personalización y macros más que de sobra.

Yago Rosa Fernández

29 de Junio de 2016

En el mundo de los accesorios gaming, aún con mucha especulación de cuales deben ser sus características más distintivas para ser apreciados por los jugones, hay un factor que está cogiendo mucha fuerza, aparte de tener más luces que una rave. Se trata del concepto de los semimecánicos, un sistema que combina algunas partes de teclado mecánico con una membrana. No tiene la misma precisión que uno mecánico, pero es mayor que solamente membrana y no hace tanto ruido, lo cual lo hace ideal si compartes espacio de trabajo con gente que no acepta el ruido de los teclados.

Mars Gaming MK3: el teclado semimecánico para amantes de las macros


Ya empezamos a ver mucho esta característica en algunos teclados de marcas no tan grandes, y ahora he tenido la oportunidad de probarlo con el Mark Gaming MK3, un teclado semimecánico que consigue un muy buen acabado. No lo digo únicamente por el sistema para combinar mecánico y membrana, si no solamente sería un teclado con una muy buena sensación, pues va más allá y nos ofrece personalización y macros, una lista de características que lo hace una compra imprescindible, ya que está a un precio de unos 50? y ofrece muchas cualidades para poder decantarnos pro este modelo.

Un teclado cómodo, pero completo



Comenzaré por el sistema de teclas, que aunque se antoja cómoda y consigue un resultado muy notable, no termina de conseguir una sensación de robustez como se espera de un mecánico, aunque tiene que ver la membrana. ¿Es esto malo? Para nada, se sigue notando una respuesta más que buena, pero le falta tener el punto rompedor, algo que no desmerece a un teclado que está muy bien conseguido pero que le falta algo para llegar a ser asombroso.

El siguiente punto que quiero destacar es el de la iluminación del teclado. No soy particularmente fan de la iluminación de accesorios salvo en los teclados, que es uno de los accesorios que más veremos en nuestro día a día. Hay dos opciones que me gustan: o colores planos para todo o los efectos que responden como los del Razer Blackwidow Chroma, cosas aleatorias son algo que no me termina de convencer por aspirar a mucho y quedarse ne nada, pero aquí nos ceñimos a lo básico y funciona bien por no aspirar a más de lo imprescindible.

En el caso del MK3 tendremos siete colores: azul, cyan, verde, amarillo, rojo, rosa y turquesa. Son siete colores que deberían gustar a todo el mundo, salvo que se sea muy exquisito con el color. Podremos seleccionar cualquier de los siete mediante el software (ya llegaremos a eso) o mediante un botón para cambiar el color y una rueda para cambiar la intensidad, cosa que no me termina de gustar porque se podría usar para otras funciones, pero es un detalle que no importa mucho.

Mars Gaming MK3: el teclado semimecánico para amantes de las macros


Pasamos a los botones, tendremos funciones multimedia en combinación con el botón de función, cinco botones de macro configurarble por sofware (que ya llegamos) o con pulsación directa de botones, y cambiar entre tres perfiles, lo que nos da la posibilidad de guardar a dos pulsaciones un total de quince macros totalmente configurables hasta con clicks. Esto nos da el potencial para controlar muchas acciones sin tener demasiados botones pululando por el teclado.

El software antes mencionado es el centro de la organización con este teclado. Nos da la posibilidad de configurar los tres perfiles al milímetro, cada uno con su color y sus macros. Si la macro es compleja podremos ir editándola, configurando hasta el tiempo entre pulsaciones, por si debemos cuidar al máximo. No es lo más natural como con el software de Razer, pero sin duda tiene todos los componentes para suplir las necesidades de casi todos. En mi caso no dudo en usarlo para edición rápida de algunas imágenes o publicar mensajes en redes sociales. También podemos hacer que una tecla sea otra, por si debemos configurarlo para un juego, pero requiere bastante personalización.

Un teclado muy barato y completo con el que no necesitaremos nada más



Hasta quince macros, siete colores, comodidad y funciones. Es todo lo que promete este asequible teclado y lo cumple. Es cierto también que el plástico no es el más bonito, pero se trata de darle un toqeu agresivo al teclado, no se puede ir con plástico tan liso como otros pues no sería coherente.

Mars Gaming MK3: el teclado semimecánico para amantes de las macros


Si queremos macros y comodidad, lo tenemos todo listo con este teclado. Ahora mismo es mi teclado principal, y lo único que lo puede sustituir es un teclado con cada tecla configurable y macros. Sin duda un sistema completamente mecánico mejoraría mucho la respuesta, pero no es un añadido de excesiva funcionalidad.
86

Positivo: Quince macros y configuración de estética y funcionalidad bastante completa.

Negativo: Faltan macros a treclas específicas fuuera de las de macros. El plástico podría ser más liso