/ análisis

MICRÓFONO DE CONDENSADOR

Auna HK-Mic-900-S, un micrófono que sirve para todo

Este micrófono nos da toda la claridad que deseamos sin tener que gastar demasiado.

Yago Rosa Fernández

31 de Mayo de 2016

En la sociedad de consumo digital actual, donde ahora cada persona tiene uno o dos canales de Youtube o nos pasamos un buen tiempo en juegos online donde necesitamos habalr con nuestros compañeros, raro es quien no tenga un micrófono de coste medio sin muchos miramientos. El problemas es que es más fácil pasar un vídeo que deje algo que desear que un sonido que no se entienda, algo por lo que muchos han empezado a invertir en micrófonos de mayor calidad para que se els escuche mejor.

Con esa clase de público que busca una calidad buena pero además de eso una marca que sea cómplice de su estilo de vida, los micrófonos de la marca Blue se han estado vendiendo a espuertas, vendiéndose como los que aúnan una mejor calidad de sonido y a la vez simplicidad para que cualquiera pueda aprovecharlo sin saber nada de sonido. Todo eso es genial para el mercado de los micrófonos, pero al igual que con la proliferación de los accesorios gaming, eso implica que una marca es la que dicta las prestaciones y los precios y los usuarios acaban mirando solamente a ella o un par que estén cerca cuando hay más alternativas que son igual de válidas pero difíciles de darles una imagen de marca tan global

Auna HK-Mic-900-S, un micrófono que sirve para todo

El micrófono del que voy a hablar hoy es el Auna HK-Mic-900-S, un micrófono de la categoría de condesador con el cual podremos apreciar lo que es realmente un sonido suficientemente claro, sin mucho ruido. Además de ello, el precio no se nos va mucho de las manos, pues ahora mismo se vende en Amazon por unos 60 euros, cuando los micrófonos más destacados duplican el precio, con un Blue Yeti que cuesta 120 euros y un Razer Seiren que llega a costar 250. No desmerecemos para nada esos micrófonos, pero los precios los hacen complicado para quien quiere mejorar el audio sin tener que gastarse del orden de tres cifras delante de la coma de los céntimos solamente por mejorar el audio si podemos sacrificar a los diversos modos que tienen y teniendo en cuenta que esos muy posiblemente tengan una claridad mucho mejor.

Auna HK-Mic-900-S, el micrófono con el que que difícilmente querrás algo más



Vamos a ir directamente al grano del asunto: el micrófono suena muy bien. Ahora entendamos por qué otros cuestan más y se venden mejor: tienen modos. Los otros micrófonos a partir de este rango de precio empezarán a contar con modos que se aprovechan de la omnidireccionalidad, esto significa que podemos pulsar un botón para que al instante se cambie de un modo para grabar a una persona hablando a otros que garben a dos o a otro que sea más apropiado para música de grupo.

En el caso del Auna renuncia a ello y a cambio nos da una simplicidad de instalación como ninguna: conectar por USB y listo. No hay que instalar un solo software, ni precisaremos de una tarjeta de audio para adaptarlo todo, bastará con conectarlo a un USB 2.0, incluso en un HUB USB y ya estaremos recogiendo el sonido, que controlaremos con los dispositivos conectados de Windows.

Sin embargo he notado un problema y es que si se deja el sonido al máximo se colapsa y se enturbia. Desconozco si es por software o porque yo mismo soy una persona que habla muy alto, pero os recomiendo que en los dispositivos de grabación de Windows reviséis antes de grabar algo serio el nivel y aseguraros que no llegue a 100. Dejarlo en 95 hará que no se recoja por completo y disminuiremos por completo la cantidad de ruido que recoge.

Auna HK-Mic-900-S, un micrófono que sirve para todo


Otro fallo que hay es que el micrófono pesa, y mucho, y además no viene con su soporte. Si sois nuevos en el mundo del sonido, cabe decir que es necesario que micrófonos de mucho peso necesitan un soporte para que se sostengan. He probado con unos genéricos de plástico y el resultado es que se cae a la primera de cambio por sí mismo, con lo que necesitaremos una base sólida. Cuando hagáis la compra, recodad coger un soporte rígido y una base lo suficientemente pesada para que sostenga el micrófono, haciendo que ocupe mucho más de lo que inicialmente se piensa. Aunque en teoría funcionaría con uan base normal, es mejor asegurarnos que no se nos caiga y así nos pueda durar mucho más y no sea una inversión perdida.

Aparte de eso, existen numerosos accesorios que nos pueden servir por parte del fabricante, como paneles para evitar el y filtros antipop oficiales, aunque también funciona con otros que no sean oficiales si nos aseguramos que valen para micrófonos con su misma forma. Si nos vemos con la necesidad de introducir alguna mejora, no nos faltarán opciones y ya serán casi tan competente que otros micrófonos más caros sin tener que gastar tanto.

Conclusiones finales



Cuando me hice con este micrófono venía recomendado para sustituir uno que no llegaba a costar 20 euros y quería mejorar sin tener que gastar mucho. Al principio es normal dudar de una marca que no muchos conocen, pero a veces es mejor porque quien realmente sabe un poco del tema puede dar fe de que es un producto que merece la pena recomendar.

Este micrófono desde luego no te hará un genio de los gameplays, pero al menos hará que se oiga casi tan natural como tenerte al lado. Es cierto que lo estoy comparando con otros productos con nombre, pero no queda otra cuando apenas se sale de ellos y necesitamos una referencia más accesible para hablar de un producto cuya marca no es conocida.

Ahora mismo estoy encantado con los resultados de este micrófono y hubiese agradecido mucho tenerlo hace mucho tiempo, pues realmente el sonido es tan claro que te dan ganas de producir contenido. Sirve bien tanto para grabar un gameplay con el OBS como para charlar por Skype o hacer los calls de una partida competitiva de Counter Strike II. Se oye muy claro, que es lo que realmente importa, es instalarlo es cuestión de segundos si pasamos por alto el tema del soporte. Realmente no encuentro motivos para no recomendarlo más que el tener dinero más que de sobra para los micrófonos de más alta gama, pero salvo eso es un micrófono que no tiene casi nada que envidiar al resto y quien quiera darle una oportunidad no se verá decepcionado.
90

Positivo: Claridad de sonido. Instalaciós fácil sin driver alguno

Negativo: Va por USB. Precisa de soprote. Mejor no dejarlo al máximo