/ análisis

Primux Beat2

Analizamos el altavoz Primux Beat2

Estamos ante un buen altavoz para complementar nuestro día a día sin tener que gastar demasiado dinero.

Yago Rosa Fernández

17 de Enero de 2017

El mundo del hogar inteligente y conectado es complicado a más no poder, porque o eres una gran empresa capaz de crear un sistema de domótica conectada con centenares de posibilidades fáciles de usar con la voz o con el móvil o simplemente habrá que intentar hacer un aparato más con algunas conexiones sencillas e intentar que sea lo suficientemente efectivo y útil, lo cual es si cabe más complicado porque hay que agradar a un sector de público mayor y menos homogéneo. Y eso no es fácil, al no tener un perfil marcado y fácilmente predecible es complicado dar con la tecla justa para poder destacar en un mercado que ya viene saturado de hace unos años.

Esto último es el mercado de la marca Primux, que teniendo unos precios comedidos en casi todos los productos que ofrecen, intentan que mantenga un nivel de calidad que no comprometa los márgenes de beneficios. Se puede ver con el Primux Beat2, uno de sus altavoces para el hogar, donde su gran fallo es el seguir la tónica de 'Todo funciona mejor con Bluetooth', y salvando ese fallo más que notable, en general nos encontramos con un producto bien pensado, con una ejecución no tan perfecta pero que en términos generales nos deja bastante satisfechos, pero hubiese mejorado el Bluetooth ya que es una función que no han hecho fácil y el control no es malo pero es mejorable.

Así es el Primux Beat2

El Primux Beat2 se nos presenta como un altavoz de calidad de gama media, pensado específicamente para el uso en habitaciones compartidas, como pueden ser el salón y el comedor, aunque yo no lo vería mal para usarlo en una habitación en la que vayamos a estar todo el día, como un despacho o una oficina, pero sigue siendo para cualquier lugar que queramos que tenga un toque de ambiente. Aún así, simplemente escoge el lugar en el que queráis ponerlo y no será complicado encontrar la forma de que aprovecharlo

Hay que destacar el diseño que ha puesto primux, que consigue ser muy sobrio a la par que tiene los detalles justos, consiguiendo una imagen muy limpia y clara. Nada más verlo se puede ver que es un altavoz y combina a la perfección con cualquier sala que no queramos que tenga un diseño clásico ni rural, que acepte la tecnología como parte del día a día, la estética y la función. Además es del tamaño ideal para que se vea solamente si queremos, pudiendo ponerlo en casi cualquier sitio, tanto en un lugar destacado como oculto entre más aparatos, el diseño se encarga que su apariencia pueda estar en casi cualquier lugar sin tener que hacer ningún cambio para que encaje

Primux Beat 2

Primux Beat 2



En cuanto al sonido es superior a otras opciones que hay en ese rango de precio, con un sonido claro y con una gran potencia de graves, a veces hasta demasiado. Suele ser una técnica que muchas marcas baratas para camuflar una mala calidad de sonido, pero en el caso de Primux Beat2 sirve para acompañar una calidad de sonido muy clara con un una buena sensación de bajos que seguramente guste a muchos que lo prueben.

Las conexiones de este dispositivo son las básicas que se exigen, aunque con sus más y sus menos. Tendremos por un lado el jack de 3.5 milímetros y nos viene con un cable macho-macho de este jack, aunque no demasiado largo sí lo suficiente como para poder conectar casi cualquier aparato que emita audio por jack de 3.5 milímetros. Esto hace que sea compatible con cualquier reproductor de música que tengamos, incluso esos viejos de marcas desconocidas y reputación dudosa pero económico puedan tener una salida de audio general digna, además de ser un complemento perfecto para un Chromecast Audio en caso de que tengamos una suscripción a un servicio como Spotify o Google Music a la que sacaremos el máximo partido con una forma asegurada de escuchar música.

El complicado Bluetooth que lastra la experiencia

He intentado no centrarme en este tema, pues es solamente una conexión menor, pero la realidad es que este tipo de productos piden a gritos que se puedan controlar a distancia para poder cambiar el ambiente de forma sencilla, pero la experiencia ha sido tan extraña que he tenido que sacarla por aquí.

El Blueetooth es una experiencia que se ha dejado muy de lado en un producto que debería tener la conexión inalámbrica como parte principal. No es que no funcione, ni mucho menos, funciona de forma competente cuando lo consigues conectar tras varios intentos. Y no lo digo a broma, fue literalmente un cuarto de hora tras leer las instrucciones antes que pude emparejar un teléfono móvil al altavoz, y una vez conectado iba genial, pero el proceso es lo menos cómodo e intuitivo que he visto, y me molesta.

En teoría según el manual simplemente había que mantener el botón de Play hasta que se encienda una luz azul que indica que está emparejando. Me llevó diez intentos hasta que finalmente conseguí entender el tiempo que tardaba para ello, y una vez entendido unas cinco más para poder localizarlo. Sin duda no es la mejor de las opciones y yo hubiera apostado por un botón dedicado al bluetooth que no se mezclase con el Play, pero eso ya son gustos personales.

Primux Beat2, conclusiones

¿He salido decepcionado con la experiencia Bluetooth? Sin duda, no hace más que aumentar mi desidia por esta conexión, ¿significa que no lo recomiende? Para nada, me parece un muy buen altavoz a ese rango de precio a pesar del fallo. El resto funcia muy bien y puede ser una forma genial de poner música en el salón con una calidad de sonido que se espera sin tener que irnos a altavoces muy caros. Acosenjo tener con él un dispositivo como Chromecast Audio y una batería externa para poder asegurarnos que siempre estás listo para poner ambiente a nuestro día a día en el salón o en las habitaciones.
75

Positivo: Sonido a la altura. Autonomía suficiente

Negativo: La experiencia Bluetooth es mejorable