/ análisis

ASISTENTES DEL HOGAR INTELIGENTE

Los asistentes del hogar, un sector con potencial para empresas y hackers

Poco a poco este sector despierta el interés de los grandes tecnológicos, pero quedan dudas sobre su viabilidad y seguridad.

Yago Rosa Fernández

04 de Julio de 2016

Si entre nuestros lectores hay algún interesado en la temática de la ciencia ficción, muy seguramente sepa que muchas veces nos encontraremos con un concepto que se repite mucho: el asistente del hogar no humano. Una suficientemente compleja inteligencia artificial se encarga de gran parte de la organización del hogar, al menos a nivel logístico. Tiene sentido, viene a suplir uno de los deseos del ser humano, el poder tener más tiempo a uno mismo, dejando las labores más mundanas a otras entidades, y una inteligencia artificial nos permite esto sin tener que recurrir a otro ser humano.

Los asistentes del hogar, un sector con potencial para empresas y hackers


Ya sea en forma de un robot al más puro estilo de Los Supersónicos o de una inteligencia artificial, los asistentes del hogar no es nada que nos sea ajeno por cultura popular, pero hasta ahora no hemos encontrado ninguna forma de hacerlo medianamente realidad. Es ahora cuando empresas como Amazon y Google se están viendo con un gran interés en el sector, con Google Home y Amazon Echo como principales productos, pero no tardarán en sacar alternativas, con más de un crowdfunding para un competidor con impredecible resultado económico.

Dos productos muy parecido, dos modelos de negocio totalmente distntos



Aquí hablamos de dos productos, pero deberíamos saber que no todo viene gratis, pues las empresas como entes financieros que son, van a buscar sacar dinero con eso, y teniendo que mantener servidores y estar constantemente actualizando no es nada que se acerque a ser barato. Es por ello que cada uno de las dos empresas busca dinero de dos maneras distintas.

Amazon es una empresa de servicios, donde cobra a los usuarios sin tener que estar vendiéndoles publicidad. Sus fuentes de negocio son la tienda online, venta de servidores y suscripciones a sus servicios de Prime, que es de donde esperan sacar dinero, cobrando mensualmente por estos servicios. Su labor es intentar vendernos productos de Amazon o la suscripción a los servicios Prime.

Los asistentes del hogar, un sector con potencial para empresas y hackers


Google sin embargo tiene otra forma de actuar, y es recoger toda la información posible con el objetivo de acagar vendiendo publicidad, que es de donde la gran parte de sus ingresos llegan. Google lo hace bien, pero nunca es suficiente para segmentar publicidad, ningún dato sobra para vendernos lo más adecuado en el momento idóneo. Al tiempo que nos ayuda a organizar el calendario y realizar las búsquedas de información, Google sabrá más de nosotros y esa información es sumamente crucial.

El problema mayor de la privacidad



Sin embargo, a pesar de que todo esto nos suponga una gran ventaja a la hora de librarnos de algunos quehaceres un tanto mundanos y nos dé mayor comodidad, aún queda un punto en el que es difícil sentirnos a gusto completamente: la privacidad.

Recordemos que estos aparatos tienen potencial para escuchar toda la habitación a todas horas, pues es parte de su funcionamiento. El problema es que no está tan claro qué harán con lo que estén escuchando y que no sea un orden al dispositivo. No tenemos nada muy claro, y nada nos asegura que el sistema sea imposible de hackear, ya que se sabe que tanto empresas privadas como las fuerzas de seguridad se ven con la posibilidad de acceder a móviles, y con un micrófono siempre conectado que nos escucha en nuestra casa la preocupación debe ser mayor.

Realmente estamos ante una oportunidad para que la domótica sea más cómoda, sencilla e incluso barata, cumpliendo con todo para que finalmente pueda llegar a más gente. Quedan temas pendientes de utilidad y de privacidad, y el eterno debate de depender de un servicio en la nube que no sabemos cuándo puede cerrar. ¿Estaremos listos para dar el paso?
0

Positivo:

Negativo: