/ análisis

EL DEPROTE PROMUEVE LA PSEUDOCIENCIA

Los atletas olímpicos se someten a tratamientos sin base científica, y es un peligro que lo hagan

Los atletas olímpicos se someten a tratamientos sin base científica, y es un problema grave para la salud de deportistas y consumidores.

Yago Rosa Fernández

17 de Agosto de 2016

Muy seguramente se haya visto por casi todos los medios deportivos las imágenes de los campeones olímpicos en plena actuación y habréis visto algo muy curioso. Algunos de los deportistas, entre los que se encuentra el conocido nadador Michael Phelps, al que se le puede ver con una serie de moratones circulares en todo el cuerpo, cosa que no se ha hecho por golpes sino por un tratamiento con la intención de mejorar su rendimiento.

Michael Phelps, donde se le ven los moratones del cupping

Michael Phelps, donde se le ven los moratones del cupping



Se trata de una terapia llamada cupping, que consiste en provocar esos moratones circulares con unos vasos a los que se les aplica calor, se coloca sobre la piel y hace efecto succión y aunque todo nos hace pensar que se necesitan expertos, la realidad es que cualquier puede hacerlo y comprar kits de esta ténica por relativamente poco dinero, incluso los deportistas se lo hacen entre entre ellos para no depender de fisioterapeutas.

Puede parecer una técnica novedosa, pero nada es más alejado de la realidad, pues se han hecho estudios desde 1992 al respecto, con la constatación de que no es un método que de resultados más allá del placebo, y lo peor es que esto tiene muchas implicaciones negativas.

El peligro de la pseudociencia en famosos deportistas



Esto se une a una de las técnicas que se hicieron famosos desde 2008. Si habéis visto a los deportistas, veréis que muchos llevan unas tiras de colores, las denominadas K-Tapes de Kinesio, una compañía japonesa que llevaba décadas intentando vender esto a los deportistas y médicos deportivos, pero fue hasta las olimpiadas de Pekín cuando gracias a dar más de 50.000 tiras de colores notables se empezaron a vender muchos de estos.

Según Kinesio, estas tiras contienen los músculos y aseguran así una mejora en los tratamientos de recuperación. Evidentemente, como suele pasar con estas afirmaciones de tratamientos milagrosos no hay pruebas que se hayan podido realizar de forma correcta que aseguren mejorar la recuperación de lesiones, siquiera mejorar el rendimiento deportivo. Algo parecido pasa con las medias de compresión, que aunque se puede notar mejora para recuperarse de lesiones, no parecen hacer tanto por prevenirlas ni tampoco hacer que se corra más rápido.

El luchador Cesaro lleva siempre RockTape, una variante de la K-Tape, sin pruebas claras de su eficacia

El luchador Cesaro lleva siempre RockTape, una variante de la K-Tape, sin pruebas claras de su eficacia



Muy seguramente os acordéis de la nefastamente conocida Power Balance, esa pulsera que se decía que reequilibraba el magnetismo del cuerpo y nos permitía tener más equilibrio y flexibilidad por tenerla puesta y muchos deportistas y famosos lo llevaron, mayormente en una campaña de marketing que desde luego no podías casual ni mucho menos barata.

Pasó lo que tenía que pasar, que se supo en cuestión de días la verdad de este asunto, pues realmente solamente era una pegatina holográfica colocada en una pulsera de plástico. Prácticamente no tiene nada de especial, pero aún así la compañía lo vendía como una mejora en la salud y cuando se le presentan pruebas se dice que no tiene ningún contraindicativo, mayormente porque no hace nada para bien ni para mal. Es algo que se ha hecho siempre y que tristemente se seguirá haciendo por siempre a menos que se haga algo para poner veto a productos que no hacen más que gastar el dinero de consumidores que esperan una solución.

Los deportistas se preocupan por ganar y no tanto por si algo funciona más que la sugestión



Evidentemente no es tanta culpa de deportistas, su pasión es estar en plena forma física y se dedican a ello y quieren tener cualquier cosa dentro de las limitaciones y las reglas que le ayude a mejorar sus marcas, aunque sea todo efecto placebo. Casi todo es culpa de los fisioterapeutas, pero no es raro que muchos se vean atraídos por las nuevas modas antes de ver los resultados de un estudio científico y quieren apostar por que lo nuevo que le han traído hace mejorar a un deportistas.

El problema es cuando deportistas de élite, que deberían tener a los mejores fisioterapeutas y los mejor informados del mundo, pero ellos salen a competir y acaban publicitando productos sin base científica. Muchos deportistas que quieran aspirar a lo alto se verán tentados a comprarlos sin que sirvan más que un placebo, haciendo que pierdan dinero en cosas que no funcionan para para el fin que se le espera.

Cuando deportistas ganan, se ven estos productos como un factor que les ayudó a ganar

Cuando deportistas ganan, se ven estos productos como un factor que les ayudó a ganar



Son los deportistas mejores en sus categoría, se les ve como el pináculo del estado físico, son un símbolo del esfuerzo y sacarse el máximo partido. Si dejamos que productos y tratamientos que no sirven de nada sean unos de los indicativos de por qué han logrado ganar y la gente sigue sus pasos, aún con las mejor de las intenciones sería un fracaso a promover confiar en la experiencia personal y sesgada antes que la evidencia científica que nos dice que podríamos ponernos una gasa normal y creer que funciona y serviría para lo mismo, incluso más barato.

También hay otra preocupación para la salud general, y es que recurriendo a tratamientos sin probar sus cualidades, dejamos la puerta a otros que hagan lo mismo de prometer sin demostrar. Esto es un peligro para la salud general cuando la gente recurre a estos con el potencial de dejar otros que sí que se ha probado que funcionen. Si vas a tomar un tratamiento que se le considera novedoso o milagros, asegúrate que está basado en estudios científicos de calidad, y quizás en casi todos descubras que realmente no sirven.
0

Positivo:

Negativo: