/ análisis

AUTOMATIZACIÓN

La automatización acabará llegando y pisando fuerte aunque no acabe gustando

Yago Rosa Fernández

07 de Diciembre de 2016

Ayer Amazon mostraba el que sería su futuro de cara a la venta en local físico, anunciando Amazon Go, el que sería el primer supermercado completamente automatizado, sin necesidad de un grupo de cajeros ni tampoco parece que de seguridad, si todo va bien.

Para ello aplicación tecnología de visión digital para identificar a cada visitante e ir cargando en su cesto de la compra virtual lo que estuviese cogiendo en la tienda y cobrarlo al salir, sin tener que hacer el proceso de pago en un cajero. Con esto reducen aún más la fricción para tener que ir a comprar algo, seguramente reduciendo de forma notable los costes de funcionamiento del local. Sin embargo el texto no va de la tienda de Amazon, sino de lo que engloba el proceso de automatización.

El trabajo se reajusta tanto en tipos de trabajo como cantidad



Uno de los muchos comentarios que se veían en los medios que se hacían eco de este anuncio es que serían menos puestos de trabajo, y es que el principal motivo de la existencia de Amazon Go es que realmente no contratará empleados para los puestos de caja. Seguirán contratando eso sí a los que realicen los productos frescos hechos en local, pero no me sorprendería que incluso ellos mismos se acaben reemplazando.

En el supermercado de Amazon no habrá cajeros, y es el inicio

En el supermercado de Amazon no habrá cajeros, y es el inicio



Es una respuesta idéntica a la que se comentó cuando surgieron los primeros supermercados de autoservicio. Hasta el momento siempre que se iba a una tienda había que preguntar al encargado por ciertos productos en concreto, sin mucha libertad para el consumidor para poder ver el género más allá de algunas cosas visibles. El cambio se produjo al poner una caja de pago a la salida con una entrad única, lo que permitía a los clientes un área más amplia para poder ver el género a conveniencia. Esto le daba a los clientes más espacio para poder ver más productos, pero también hizo que se necesitasen muchas menos personas para poder atender a muchos más clientes, además de aumentar la seguridad para evitar robos.

En este caso vemos cómo muchos ven peligrar puestos de trabajo ya que este sistema sería más económico que tener a cajeros sin por ello renunciar a la seguridad de que no se robará nada por un despiste. Esto me ha dado los ánimo para hablar de la automatización que nos vendrá y que puede llegar a poner en duda el sistema laboral que tenemos, y no es para menos.

Ningún avance tecnológico se puede desinventar y hay que adaptar la sociedad a ello. En los albores de la civilización habíamos conseguido domesticar el ganado y las plantas, lo cual nos permitió una vía constante de comida sin depender de caza y recolecta. Esto permitió que muchos se pudiesen especializar y buscar un nuevo oficio en el que pudieses especializarse, en una reconversión que mejoraba el rendimiento pero aún así casa mejora precisaba de manejos humanos para aprovecharse y en el momento actual precisamos de cada vez menos personas para sacar más rendimiento, auqnue es cierto que precisa de más preparación y educación para manejarlo.

Casi todo se podrá automatizar y ya se está haciendo

Esto nos lleva la situación actual y hay miedo por lo que pueden significar los avances tecnológicos, y no es falto de razón. El ejemplo más claro es el del coche autónomo, que es el máximo significado del proceso, que potencialmente haría que en dos décadas ya no fuese necesario tener que sacarse el carnet de conducir para poder manejar un vehículo privado que se conduzca por sí solo. Ya hablé del tema de los avances sociales más básico en otro artículo, pero esta vez me centraré más en los centrados al tema del trabajo, y es que para que un trabajo se pueda automatizar no es necesario que la máquina que lo haga sea perfecto, solo tiene que ser ligeramente mejor al ser humano para poder reemplazarle.

De funcionar la flota autónoma de Tesla, Uber y Google, podría poner en riesgo serio el sector del taxi al no ser necesaria intervención humana. Un programa que maneje flotas de coches no se cansa, no tiene que hacer paradas obligatorias por su seguridad pero que hace que deje de ganar dinero, puede estar activo las 24 horas del día, y eso es excesivamente interesante para una empresa que quiere reducir al mínimo los gastos. Y en el tema del camión autónomo sería parecido, surgirían algunas flotas de camiones capacez de recoger una carga a cualquier hora y llevarlo a cualquier sitio sin tener que descansas, es un tiempo en el que la mercancía no se mueve y en trayectos muy largos puede significar hasta un día o dos antes de tiempo, con el compromiso de que tendrá una tasa de incidentes menor al ser humano. Esto significa que el trabajo de transporte de humanos y mercanciás será residual en casi todas las empresas.

Piggly Wiggly, el primer supermercado de autoservicio

Piggly Wiggly, el primer supermercado de autoservicio



Un argumento que se saca es que la automatización afectará menos a empleos de baja calificación, pero no tiene por qué ser así. Ahora mismo muchos empleos de oficinistas pueden verse automatizados, incluso el de muchos abogados. Contrario al conocimiento popular, una de las labores principales de los abogados es la de revisar documentos, cosa que se puede hacer por software con relativa facilidad. Tampoco se escapan de esto los médicos, uno de los trabajos con más sacrificio para formarse, pero ya hay proyectos para sustituir médicos de diagnóstico, gracias mayormente a redes neuronales que permiten ir aprendiendo de todos sitios donde se ejecute el software, mientras que los médicos se verían limitados a experiencias propias y educación que puedan adquirir de un número relativamente cerrado de colegas de trabajo.

La misma correduría de Bolsa era un trabajo donde se hacían transacciones de forma constante por personas, pero ahora se resume en un plató de televisión y las operaciones las hacen ahora bots que intercambian con otros bots mediante los intercambios que ya hicieron con otros bots y van aprendiendo por sí mismos a predecir patrones. Y tampoco es que el trabajo creativo sea un oasis, de hecho hay muchos programas que son capaces de crear productos artísticos mediante algoritmos complejos y las ya mentadas redes neuronales, aunque es cierto que este aspecto será el más complicado de acabar automatizando por completo ya que los misterios de la creatividad no están tan lejos como se parece.

La sociedad donde el trabajo lo hacen máquinas



Esto no es un texto donde debatimos si la automatización es mala, esto es para recordarnos que no es un futuro muy lejano y que gran parte de ello ya está aquí. Estamos a un par de leyes de que los drones autónomos dejen la industria del transporte en ciudad obsoleta, a un nuevo reglamento de no necesitar carnet de conducir con los coches autónomos y que las flotas de camiones se renueven a pasos agigantados con camiones que no necesiten descansar.

Siempre se ha dicho que los empleos que se destruyan se recrearán en otros nuevos, pero en este caso podemos prever que no se necesitarán tantos como antes. Un camionero podrá reciclarse para controlar una flota de varios camiones al mismo tiempo de forma remota, pero muchos habrá que no puedan hacerlo. Es cierto que se pueden llegar a crear nuevos trabajos, pero pocos analistas son tan optimistas para poder reciclar a todo trabajador.

La gran pregunta que nos tenemos que hacer es qué haremos con toda la tecnología creada para facilitar tanto el trabajo que no necesite de seres humanos. No se va a desinventar por muchos que nos interese y por fortuna aún nos queda un tiempo en el caso de que llegue a ser total. Estos cambios son exponenciales y no dejan ver el cambio hasta los últimos momentos, también teniendo en cuenta que según Bill Gates sobreestimamos los cambios que se realizan en dos años y subestiman los que tardan diez años. La respuesta a la pregunta que nos presentan es algo que cambiará según cada persona y sea la que sea es complicada que guste a todo el mundo.
0

Positivo:

Negativo: