/ análisis

AXENT WEAR

Axent Wear: Auriculares con orejas de gato que funcionan como altavoces

Unos auriculares con funcionalidad y diseño particular con algún que otro fallo.

Yago Rosa Fernández

19 de Noviembre de 2015

Gracias al crowdfunding se han hecho realidad muchos proyectos que no hubiese sido posible traerlos de otra forma, tanto por enfocarse en un mercado muy concreto como por exigir unas condiciones que no sería posible cumplir dejándoselo a otras empresas que posiblemente no cumplirían.

Es el caso de los Axent Wear, unos auticulares con orejas de gato que funcionan como altavoces, que finalmente son una realidad y ya están llegando a los que decidieron aportar algo en el crowdfunding que se hizo por estas fechas el año pasado y que tuvo que retrasarse la producción por varios motivos legales y de condiciones laborales.

Unos auriculares con historia humana


Haciendo la historia rápidamente, la idea de estos cascos surgió en el año 2010 cuando la artista conocida como Yuumei publicó en su DeviantArt conceptos de diseño de unos auriculares. Aprovechando la estética japonesa que tiene la autora, su particularidad sería que tendrían altavoces dentro de unas orejas de gato que permitirían compartir la música que se esté escuchando, dando un diseño que rápidamente se hizo popular al que le llegaron muchas peticiones para que lo hiciese real.

Concepto original de Axent Wear por yuumei

Concepto original de Axent Wear por yuumei



Tras muchos años en los que la idea fue gustando a muchos y Yuumei fue ganando popularidad en la red con otras ilustraciones, con apariciones esporádicas de sus auriculares siendo llevados por algunos de sus personajes. Finalmente a principios de 2014 publicó un anuncio donde confirmaba que los auriculares que ingenió serían fabricados. Ya a finales de año se lanzó un crowdfunding que daba los auriculares por 150 dólares y prometían una calidad más que notable que justificase el alto precio, pues a pesar de ir para un público juvenil, la cantidad solicitada es muy alta. Sin embargo consiguió más de tres millones de dólares en crowdfunding con lo que con toda seguridad irían a fabricarse, añadiendo además la función de un micrófono acoplable para los que quisieran usarlo para jugar y hablar además de para los que usarían para música.

Sin embargo, el proyecto tuvo bastante problemas que lo acabaron retrasando pero nunca cancelando. Tras unas revisiones a las fábricas que se usarían, se retrasaron los envíos porque querían asegurar una fábrica que tratase a los trabajadores con unos mínimos de calidad, mayormente por la historia de la autora de origen chino que quería evitar la explotación laboral innecesaria. A cambio nos aseguraríamos que son un producto con que no explota a los trabajadores, algo demasiado común en China, y finalmente ya está llegando a los usuarios que aportaron fondos para hacerlo realidad.

Estética y diseño con todo el sentido del mundo


Lo que más llama la atención del producto son los mentados altavoces, que se ven en forma de orejas de gato. Esto puede venir en varios colores, como rojo, azul, morado y verde, que además se podrán iluminar gracias a los LED integrados. Esto da como resultado un diseño muy joven, singular y atrevido, que será el motivo definitivo de compra para muchos así como de recelo para quienes no quieran llevar algo tan atrevido en público.

Axent Wear en su diseño final

Axent Wear en su diseño final


A nivel funcional podemos decir que sobresale. Los auriculares cubren toda la oreja y la diadema es regulable, además de tener la presión justa como para no dar dolores de cabeza a los cinco minutos de llevarlos, que es cuando ya se ajusta perfectamente a todas las cabezas, salvando una pequeña incomodidad inicial que se acaba solucionando.

El sonido es bastante mejor que auriculares de la gama de los 40-80 euros, pero lejos de ser tan bueno como los de su rango de precio de 150 dólares. Los sonidos se escuchan muy claros y el aislamiento es muy bueno, cumpliendo los mínimos que se le debería pedir. Sin embargo, se nota un problema y es que mientras se están cargando se escucha un ruido, algo que puede ser muy incómodo. Puede servir para alguien que quiera unos buenos auriculares pero no para un gran virtuoso de la música que trabaje y necesite equipos de la más alta calidad.

En cuanto a los altavoces, tampoco se le puede pedir demasiado más. Son funcionales y el sonido sale con bastante claridad, además de que se pueden activar y apagar a voluntad e incluso gestionar su volumen, algo que en muchas situaciones nos puede ser útil, por ejemplo al compartir música con amigos, aunque mejor no lo hagamos en transporte público para no molestar al resto.

Como añadido, los auriculares se amoldan perfectamente cuando descansan en nuestro cuello. Tienen un eje que gira los cascos en relación a la diadema y se ponen en paralelo a la caja torácica, haciendo que sea muy cómodo que estén en esta posición.

Accesorios
Los Axent Wear no vienen solos, sino que vienen con sus accesorios, suficientes pero en ocasiones puede ser insuficientes. Viene con un cable de dos machos de jack de 3.5mm, el estándar, que se conectan a la fuente de sonido y a los cascos, que incluye botones para aumentar el sonido del dispositivo y botón de acción. Es importante porque los cascos no disponen de su propio nivelador de sonido y dependeremos siempre del sonido del ordenador o reproductor de música, además de que difícilmente llega al metro, pero al menos podremos usar otro cable nuestro si queremos.

Incluye un cable de carga, necesario para su batería interna que da vida al sonido y los LEDs, un pequeño precio por su mejor calidad de audio. Su gran problema es que es muy corto, pero como siempre lo podremos cambiar por otro.

Su último accesorio es un micrófono acoplable, solicitado por quienes lo usarán para el móvil. No se ha podido probar, con lo que no podemos asegurar su calidad aunque no parece que vaya a destacar demasiado y para aquellos que quieran grabar con buena calidad en el ordenador sería más recomendable usar otros micrófonos pensados para tal fin. Además en este caso se necesitaría un adaptador, haciendo una idea interesante pero que en muchos casos no merece la pena el esfuerzo.

Todo esto nos vendrá en una caja con ilustraciones de Yuumei y un estuche neutro para guardarlo para viajes y que no se estropeen, llegando en mi caso particular desde Estados Unidos a España sin ningún problema. Un detalle muy necesario para proteger el producto y que muchos van a agradecer poder usar.

Pensados y hechos por y para su público


Los Axent Wear son un producto muy particular para un público muy específico. Ese público estará contento de usar los cascos con un diseño diferente y acorde a su estilo de vida que le da funcionalidad, aunque peque de algunos fallos de comodidad. El alto precio se paga más por el diseño que por la calidad, que lejos de ser la mejor, es más que suficiente y que dentro de lo que cabe no se arrepentirá demasiado.
85

Positivo: Buen sonido, bastante funcionalidades y diseño atrevido, funcional, cómodo y versátil.

Negativo: El mismo diseño puede ser demasiado singular y atrevido. Ruido blanco al cargar y sin control solamente para auriculares.