/ análisis

ÚLTIMA HORA Muere Amelia Burgos, madre de Pablo Motos
bq Aquaris

bq Aquaris X5: análisis de uso

¿Estáis pensado comprar un Aquaris X5? Pues aquí os dejo mi experiencia de uso, para que la tengáis en cuenta.

Maribel Baena

25 de Febrero de 2016

Me compré mi primer teléfono móvil cuando tenía diez años, allá por el 2005. Desde entonces, cada dos años (o incluso menos) he ido cambiando de móvil. El último fue un Samsung Galaxy S4 que compré en 2015 y que, debido a una caída un poco tortuosa, me ha tocado jubilar antes de tiempo. Sinceramente, estaba encantada con él; sí, era un terminal antiguo, pero vaya maravilla de teléfono. No tengamos en cuenta la batería... Porque eso no era ninguna maravilla, os lo puedo asegurar.

Pero, como os acabo de decir, tuve que jubilarlo hará unas dos semanas (creo que algo menos). Y sabía exactamente qué teléfono quería para reemplazarlo: bq Aquaris X5. La versión en Android, de 16 GB de ROM y 2 de RAM, en color plata. (Realmente, blanco con los bordes metalizados; prácticamente igual que la edición rosa)

Me hizo dudar el precio del bq Aquaris M5, muy similar, y con unas prestaciones superiores en cuanto a procesador... Pero la actualización a Android Marshmallow de ese terminal no estaba asegurada, mientras que la del X5 sí. Y, seamos sinceros, a todos nos gusta tener la última versión de Android...

Mi experiencia en bq


No es el primer bq que he comprado en mi vida. Como ya os he dicho, soy muy dada a ir cambiando de terminal cada dos años o así... Aunque, en estos últimos tres años, la frecuencia de cambio ha bajado hasta el año y poco. Incluso menos con el S4. Pero dejemos eso para otro momento.

Tuve el bq Aquaris 5, la primera gama que sacó bq al mercado. Estéticamente, no me convenció en ningún momento. Y, a nivel de software... Bueno. Me lo compré en diciembre y, en septiembre del siguiente año, actualizaron a Android 4.4. Ahí perdí mi teléfono, aunque me aguantó unos cinco o seis meses más. Bajo mi punto de vista, la actualización no estuvo lo suficientemente optimizada (siendo sincera, me da algo de pavor actualizar mi X5 cuando salga Android 6.0).

No obstante, la marca ha cambiado mucho en estos años. Ha mejorado las prestaciones de los terminales que ofrece, a la par que ha hecho que la garantía de sus teléfonos sea mayor. Es por esto que me decidí a probar de nuevo con bq, pese a mi catastrófica experiencia anterior. Y allá que fui.

Primeras impresiones bq Aquaris X5


Si queréis que os recite una tabla de características, puedo hacerlo. Teléfono completamente metálico, diferente en cuanto a estética a todo lo que bq ha hecho anteriormente; batería de 2.900 mAh; unas cámaras increíbles, tanto la trasera de 13 MP con sensor Sony IMX21 y doble flash, como la frontal, de 5 MP y flash; sonido 3D de Dolby Atmos; Android Lollipop 5.1 actualizable; procesador Qualcomm Snapdragon 412 hasta 1.4 GHz...

Pero, ahora, os diré lo que yo realmente me encontré cuando adquirí mi teléfono. Algo más personal. Tengo que remarcar, aunque pueda parecer una tontería, la caja en la que viene el bq Aquaris X5. Me recordó muchísimo a la forma de empacar que tiene Apple, por su sencillez, su simplicidad y su eficiencia. Una caja pequeña, blanca, y sin mayores complicaciones; elegante. Ninguna queja al respecto, desde luego.

Este bq ya no viene con el adaptador de corriente para cargarlo, aunque sí con el cable de conexión. Esto se puede ver de dos formas: como lo explica la empresa (reducción de la basura electrónica) o como lo ve un consumidor (se ahorran dinero, y me obligan a comprar). Sí es cierto que casi todos tenemos un adaptador en nuestra casa, ya sea de teléfonos antiguos o de otros dispositivos; yo lo vi como algo positivo por parte de la compañía, y no como un signo de racanería. Pero es una opinión personal.

Página oficial de bq España

Página oficial de bq España


Estéticamente, el móvil es bonito. Un adjetivo simple, pero acertado. Es rectangular, pero no está afilado en las puntas, sino levemente redondeado, lo que hace que su apariencia sea bastante más elegante, más fina. Que los bordes sean metalizados también le da un toque diferente, algo fuera de lo que bq nos ha tenido acostumbrados.

Coger este teléfono es fácil, y cómodo. No tienes la sensación de que se te vaya a escurrir en cualquier momento, y eso es algo a tener en cuenta (no quiero más pantallas rotas en mi vida, gracias). Es ligero, y su grosor es mínimo. Realmente, si te paras a analizarlo, es increíble que, con este grosor, pueda disponer de la batería que tiene. Porque, ¿en qué se traducen esos 2.900 mAh en la vida real? Con un uso intensivo, el móvil me aguanta desde las 05:30 de la mañana hasta las 23:30 de la noche. Y no acaba al 1%, sino que suele mantenerse por encima del 15%. Para mí, eso es una novedad importante.

¿Cómo es usar un bq Aquaris X5? ¿Lo recomendarías?


Yo vivo en las redes sociales, literalmente. Twitter está permanentemente abierto en mi dispositivo, y actualizándose, puesto que suelo mantenerme al día de las novedades tecnológicas a través del mismo. Facebook, Whatsapp, Telegram, Instagram, YouTube, We heart it, Pinterest... Así como la aplicación de Renfe, BBVA, Blackboard Learn (para apuntes de clase), Dropbox, Google Drive... Y, sí, a veces también juego. Para ser fieles a la verdad, nunca suelo usar juegos pesados, con lo cual no podré deciros exactamente cómo reacciona el procesador, pero sí os puedo asegurar que, con todo el uso que le doy, jamás ha hecho amago de ir lento. Ni por un solo momento.

El procesador y esos cuatro núcleos son, sin duda, más que suficientes para un uso normal del teléfono. Es un móvil veloz, sin lags, sin retrasos, y que reacciona rápidamente a todas las órdenes que le des.

https://twitter.com/MaribelB154/status/698262392304758785
La batería... Bueno, como os he explicado, la batería me ha sorprendido muy gratamente. Lo cargo única y exclusivamente por las noches, y solo por prevenir, puesto que hay muchas noches que no sería necesario; no obstante, como paso el día completo fuera de casa, es preferible asegurarse. Si a mí, con la cantidad de horas que paso pegada al teléfono, me dura un día completo, a alguien que lo use menos probablemente podría llegarle a los dos días sin problemas.

Otro punto a analizar es la cámara. La cámara trasera, a la hora de realizar fotografías de día, es una maravilla. Se nota la calidad, sobre todo si la comparamos con el bq Aquaris 5 (cosa que es mejor no hacer). Pero la que más me ha sorprendido es la frontal, con sus 5 MP y... ¡Flash! Es un flash LED, pero que funciona a las mil maravillas. Es cierto que no es nada favorecedor, pero, si por ejemplo estáis manteniendo una llamada a través de Skype y os quedáis sin luz, el LED os sacará de más de un apuro.

Fotografía sin retoques, cámara externa del bq Aquaris X5

Fotografía sin retoques, cámara externa del bq Aquaris X5


En cuanto a la personalización de Android, es un Android prácticamente puro, sin capas de personalización como las que traen Samsung o Sony. Te deja seleccionar el color del LED de notificaciones, los tonos de llamada, si quieres que la pantalla se encienda cuando llegue una notificación, los iconos para mostrar en la barra de ajustes... Básicamente lo mismo que te permiten todos los teléfonos. Vienen algunas aplicaciones de Google preinstaladas, como Google Fit o Google Drive, pero puedes desinstalarlas desde la Play Store.

Lo venden como un teléfono de gama media y, sin duda, no es un teléfono de las prestaciones del Samsung Galaxy S6 Edge Plus. Pero, para ser de gama media, y teniendo en cuenta su precio (entre 200 y 230 euros, dependiendo de la tienda), es un terminal totalmente recomendable. A mí me costó exactamente 229 euros en Mediamarkt, hará una cosa de dos semanas; no obstante, hoy he ido a comprar el mismo teléfono para un familiar, y estaba a 209 euros. No sé si será una oferta temporal, pero merece la pena considerarla.

No usan coltán en sus productos


Para finalizar, quería comentar simplemente uno de los hechos que me ha llevado a elegir bq antes que cualquier otra empresa. Y es que bq no utiliza coltán en sus teléfonos.

El coltán es un material que se considera necesario para la fabricación de smartphones y ordenadores portátiles. Proviene de minas que, normalmente, se sitúan en territorios donde los conflictos son constantes, y donde trabajan tanto adultos como niños. Las condiciones de trabajo de esas minas son, simplemente, terroríficas.

Hay muy pocos fabricantes que estén a favor de una extracción justa y segura de este material, por desgracia; y es que priman los beneficios económicos a la situación en la que se encuentran las personas que viven en estas minas. Y, en parte, nosotros, como consumidores, propiciamos todo esto. Porque podríamos optar por terminales que no utilizaran coltán, o por empresas que comercializaran de forma justa con este material.

Y bq no incluye el coltán en sus terminales. En lugar de utilizar los condensadores de tántalo, que son los que incluyen coltán, opta por condensadores cerámicos. A nivel funcional, son exactamente iguales; la diferencia fundamental es que no provienen de trabajos forzoso, mal pagados y con riesgos para los trabajadores.
8

Positivo: Precio, batería, diseño, cámara.

Negativo: Ausencia de adaptador a la red, brillo de la pantalla excesivamente intenso.