/ análisis

ADIOS BLACKBERRY

BlackBerry, así cae un gigante que hizo mucho en su momento

Repasamos cómo BlackBerry ha pasado de ser un líder a no ser prácticamente nada.

Yago Rosa Fernández

29 de Septiembre de 2016

Hace poco nos despertamos con una de las noticias más sorprendentes en los últimos años, en el sentido de que da un golpe de efecto, pero viendo cómo han sucedido los hechos no era nada que no nos pudiésemos esperar. Se trata del abandono de BlackBerry de sus móviles fabricados por ellos mismos, lo cual no impide que puedan lanzar otros dispositivos que encarguen a otras empresas externas, pero eso los coloca como solamente una marca sin mucha importancia, como muchas que encargan un modelo a un fabricante y simplemente les ponen su nombre.

En un movimiento como este, es imprescindible tomar perspectiva de todo lo sucedido y echar la vista atrás para entender cómo una empresa que ha llegado a ser el símbolo de la actualidad tecnológica ha llegado a no llegar ni a la sombra de lo que una vez fue: el sistema operativo para móviles más usado. También es cierto que siempre que hacemos artículos de este estilo siempre tenemos la ventaja de poder ver nuestra situación actual, cosa que en su momento no es tan sencillo y fue motivo por el que se tomaron decisiones que en su momento fueron válidas pero que en nuestros ojos actuales los vemos como auténticos fracasos de gente que no supo adaptarse a los tiempos actuales.

BlackBerry y su foco por el mercado empresarial



Tenemos que volver a principios de los años 2000. Internet aún no estaba en la amplia mayoría de los hogares, pero en los negocios era cada vez más necesario el email. Todas las empresas sabían que necesitaban el poder de Internet para sacar adelante un negocio que ahora se había abierto a todo el mundo, y con ello necesitaban estar conectados en todo momento.

Research In Motion, que así era como se llamaba en su momento la actual BlackBerry, se enfocó totalmente en este sector de la población y ofreció lo que en su base era un teléfono pensado para los oficinistas que debían poder enviar emails cuando no estaban en la oficina. Era un teléfono con un teclado QWERTY físico que permitía al usuario escribir de forma precisa y rápida, al menos más rápido que el sistema de marcación T9, que muchos conoceréis por ser el sistema para enviar textos usando el pad numérico de un móvil. Su éxito fue casi inmediato, pues conocían el medio de conectividad limitada y no les hacía falta más, pues las redes no daban para mucho contenido, pues tampoco se había propagado el contenido multimedia para móviles.

BlackBerry, así cae un gigante que hizo mucho en su momento


Su otra gran ventaja era el BlackBerry Messenger, su propios sistema de comunicación entre usuarios de BlackBerry, permitía un sistema de comunicación mejor que el SMS y sin coste extra para el usuario, lo cual sentó precedentes para los sistemas de mensajería instantánea que hoy usamos más a menudo, como WhatsApp, Telegram, Skype y Line.

Su mayor éxito viene a la hora de ser el primer teléfono inteligente que muchos jóvenes de clase media tenían para comunicarse con sus amigos fuera del SMS. Muchos de los ejecutivos tuvieron que cambiar de móvil por nuevos modelos, pero los antiguos móviles ya estaban pagados y seguían funcionando bastante bien. Gracias a ese relevo, los hijos de dichos poseedores tenían su primer móvil inteligente, llegando a convertirse en un símbolo de estatus entre los más jóvenes que podían presumir de un móvil con el que conectarse a Internet y hablar con sus amigos sin gastar mucho dinero en el móvil. Y en dicho momento eran los primeros, superando a un Symbian de un Nokia que no sabía adaptarse a los nuevos tiempos y que seguía enfocado en una zona de confort.

La gente prefiere manzanas y androides frescos a moras que ya conoce


Todo iba perfecto para RIM hasta que Apple lanzó el producto que más ha cambiado la sociedad moderna hasta nuestros días: el iPhone. Buscaba una nuevo público que hasta ahora había sido totalmente ignorado: la gente corriente. Muchos veían las BlackBerry como productos de lujo con productos para altos ejecutivos mientras muchos se quedaban en móviles muy sencillos con apenas funciones de conectividad. No soy nada fan de Apple, pero he de admitir que hizo lo que nadie había conseguido: hacer que el teléfono inteligente sea algo más atractivo para el común de los mortales. Ofrecía un aspecto más sencillo y agradable a la vista, con lo que muchos se sentían bienvenidos a un smartphones y no sentían que algo no iba con ellos.

Al mismo tiempo se estaba fraguando algo que serviría a muchas más personas: Android. Anunciado unos días antes del anuncio del iPhone, ofrecía un sistema operativo para móviles más completo, tanto que sin ningún móvil importante, lo acabó comprando Google y llegó a tratos con fabricantes y desarrolladores de todo el mundo para sacar un sistema operativo común para todos los fabricantes adscritos a su alianza y a todos los que lo quieran usar a su manera.

En teoría no le iba tan mal, pues BlackBerry siguió aumentando usuarios hasta el año 2012, cuando consiguió llegar a su pico de más de 80 millones de usarios, tras lo cual no volvió a levantar cabeza. Su cuota de mercado estaba cayendo a pasos agigantados con el asentamiento del iPhone y los móviles Android en el grueso de la población, con lo que aunque aumentasen los usuarios la cuota de mercado bajaba en picado.

BlackBerry, así cae un gigante que hizo mucho en su momento


Dicho crecimiento dejó una cuestión importante: la gente necesitaba aplicaciones. Su competencia vio que los desarrolladores externos apostaban por ellas y les dieron muchas facilidades, mientras que las opciones de BlackBerry a ellos eran nimias. Con el tiempo vieron que adaptarse a un tercer sistema no era fácil, con lo que se centraron en los dos más populares, creando un círculo vicioso del que era complicado salir, y aún así no hicieron mucho.

No fue hasta bien tarde que BlackBerry respondió anunciando una compatibilidad con aplicaciones Android que nunca llegó a completarse, para acabar sus días con algunos móviles Android que seguían teniendo teclado físico, algo que la gente no quería en los últimos años, que ya se habían adaptado a teclados virtuales en móviles.

Resumiendo mucho, se acomodaron en creer que el público empresarial les iba a ser fiel siempre a su filosofía sin cambios a pesar de las señales para hacerlo, como que ya la gente no veía motivo para tener un móvil para cosas personales y uno para el trabajo. Tampoco es que se hubiese salvado, pero al menos no hubiesen quedado como una empresa que no se supo adaptar al mercado. Queda por ver si si nueva etapa es positiva, cosa complicada de que surja de forma positiva.
0

Positivo:

Negativo: