/ análisis

ELECCIONES ESTADOS UNIDOS

¿Cómo se escoge al Presidente de Estados Unidos?

El proceso para llegar a ser Presidente es largo, complicado y a veces calificado de injusto, repasamos todos los pasos que hay que dar para designar este puesto.

Yago Rosa Fernández

08 de Noviembre de 2016

Hoy se celebra las elecciones al Presidente de los Estados Unidos, considerado uno de los días más importantes de la política de Estados Unidos, donde millones de ciudadanos se reunirán para poder votar al que será su próximo Jefe de Gobierno y Estado, aunque realmente no se elige hoy y tampoco es que se esté escogiendo al próximo Presidente, si no que están eligiendo al Colegio Electoral que votará más adelante.

¿Pero realmente qué está pasando? Es un conjunto de reglamentos que llevan varios siglos sin actualizarse pero que hace falta entender en profundidad para saber exactamente qué está pasando. Para entender cuánto de desactualizado está, hay que saber que se celebran las elecciones un martes ya que los políticos de aquel entonces decían que votar el domingo sería contrariar el sabbath, o el día de descanso de la religión cristiana, además de que el lunes sería considerado como día de transporte para que los votantes pudiesen desplazar a sus puntos de voto y que finalmente las elecciones se celebrarían un martes. También saber que una persona no tiene un voto por el mero hecho de ser ciudadano estadounidense sino que tiene que registrarse como votante, cosa que muchos no hacen, además de las complicaciones que tienen la gente de Washington D. C., Puerto Rico, Samoa y Guam y gente condenada por delitos, pero vamos a volver a la elección presidencial.

¿Cómo se escoge un candidato a Presidente?



Empecemos viendo cómo se escogen los candidatos de cada partido. Para ello se van sucediendo durante un periodo de tiempo predefinido lo que se denominan primarias y caucus, siendo los primeros una elección como la conocemos, pero los caucus son un sistema muy diferente.

Estación de voto

Estación de voto



Aunque es un sistema de votación, hay un procedimiento que cumplir en los caucus, en el cual los partidarios de cada candidato se separan en grupos en una sala. A partir de entonces cada grupo debe ir debatiendo entre ellos intentando convencer al otro y si alguien cambia de idea debe cambiar físicamente de lado. Al final del tiempo establecido se cuenta la gente que hay en cada lado y gana quien más tiene, lo cual crea un problema ya que consume mucho tiempo y si te vas antes de tiempo tu voto acaba sin ir para ningún candidato.

Pero el lío de las primarias no acaba ahí, sino que no se está votando a un candidato de forma directa, pues lo que se hace es votar delegados, los cuales harán su votación en las convenciones nacionales de cada partido donde se efectúa la votación final y en algunos estados los delegados no tienen por qué votar a quienes vote la gente de las primarias y caucus. Finalmente están los superdelegados (no nos estamos inventando el nombre), que son miembros importantes del partido tales como gente importante de la gestión del partido, congresistas y expresidentes y que votan según los intereses del propio partido llegando a ser hasta un 20% de los votos de una convención. Normalmente cuando ocurre la convención todos los candidatos salvo uno ya se han retirado de la competición y el voto de estos delegados y superdelegados es una formalidad, pero una vez hecho esto ya se tiene un candidato por ese partido.

¿Cómo se elige a un presidente? El Colegio Electoral y sus particularidades



Pasamos al martes de votación, que es el día donde se escogerá a los 538 miembros del Colegio Electoral, que son los 100 senadores y los 438 congresistas de las dos cámaras de Estados Unidos. Se dividen los votos con un mínimo de tres votos por estados sin importar el tamaño y luego el resto se reparte entre los estados según la población que tenga y el día de las elecciones le dicen al estado en el que viven a qué candidato quieren votar, con 48 de los 50 estados en los que todos los votos van al candidato más votado. Todo se complica más con los votos de cada estado van a los electores, que potencialmente tienen la capacidad de votar a quien quieran, aunque esto es algo que se ha hecho en muy pocas ocasiones, en concreto 87 veces en todas las elecciones, pero nunca ha cambiado el resultado final. Esto se creó así porque en el momento en que se creó el Colegio Electoral no había las comunicaciones seguras y rápidas que hay hoy en día y había que mandar una persona directamente, para ello se reunían los políticos de cada estado en Washington para ponerse al día con las noticias que la mayoría de la gente no sabía y entonces dar su voto en consonancia con la información que tienen.

Congreso de Estados Unidos

Congreso de Estados Unidos



Este sistema se ha estudiado mucho y se califica de los más injustos para representar proporcionalmente a la gente. Incluso hay cálculos que nos permiten saber cuál es el número de votos mínimos para ser Presidente aún sin contar con la mayoría del voto popular, cosa que ya pasó en tres ocasiones (1876, 1888 y 2000) , pero los cálculos más alocados nos dan con la posibilidad de ganar con solamente un 22% de los votos en una situación imposible por la desproporción de electores y ganando estados por el 50%+1 de los votos.

¿Y si no hay mayoría en el Colegio Electoral?



Además, para ganar hay que conseguir 270 votos de los electores del Colegio Electoral pero habiendo 538 votos y ser un número par puede llegar a haber un empate o nadie llega a los 270 votos, especialmente si hay un tercer candidato con mucho apoyo, ¿qué ocurre si esto sucede? Esta situación ya ha pasado una vez cuando en 1824 llegó a haber cuatro candidatos a presidente donde John Quincy Adams fue declarado presidente a pesar de que Andrew Jackson ganó la mayoría del voto del Colegio Electoral y de los electores, pero vamos a ver qué dice el reglamento.

Senado de Estados Unidos

Senado de Estados Unidos



El el Congreso hay 435 votos, lo cual siendo un número impar es casi imposible un empate, pero hay más aparte de eso. No son los congresistas los que votan, sino los estados con un voto cada uno consultando a los congresistas. A partir de ahí hay que sacar una mayoría de votos y quien gane más votos del Congreso se hace con el puesto de Presidente, pero no tiene que salir su VicePresidente con él. Cuando ocurre el empate en el Colegio Electoral es el Senado el que decide el VicePresidente, llegando a actuar de Presidente en funciones si el Congreso no se ha decidido aún, y si ni el propio Senado consigue un VicePresidente es entonces el Portavoz del Congreso quien hace de Presidente en funciones hasta que se desbloquee la situación.

Es un sistema excepcionalmente complicado y que muchos agentes internacionales califican de injusto y arcaico por muchos motivos, y para más inri mucha gente no recibe tiempo libre para poder ir a votar si le toca trabajar ese día. A día de hoy hay movimientos que llaman a que todos los votos valgan lo mismo y que sea el voto popular el único que decida el Presidente, pero eso necesitaría de acuerdos y potenciales enmiendas a la constitución, pero eso es otra historia.
0

Positivo:

Negativo: