/ análisis

AUTOCONSUMO ENERGÉTICO

Los países vecinos fomentan cambiar el sector energético, ¿por qué aquí no?

¿Cómo hemos pasado de ser pioneros en energía solar a casi abandonarla?

Yago Rosa Fernández

08 de Octubre de 2016

No hay que ser excepcionalmente avispado para saber que a día de hoy el autoconsumo eléctrico es imprescindible para que un país con vistas de futuro pueda dejar de verse afectado por fluctuaciones externas. Ya se vio en la crisis del petróleo de hace unas décadas, donde una subida del precio logró una crisis más que notables, aunque sin duda no tan grave como la que aún se sigue sufriendo por la inestabilidad del sistema financiero.

En el caso de España tenemos una especial conciencia con el medio ambiente y la autosuficiencia de forma más intrínseca a nuestra cultura mediterránea en comparación a Estados Unidos, tema que hablaré dentro de poco. En teoría tenemos todos los ingredientes para tener un país que tenga muy poca dependencia energética del exterior, salvo para el caso de petróleo y gas natural, recursos que en nuestro país no es que sobren mucho, pero a cambio tenemos un recurso apreciado como el que más: el Sol.

Nuestro país puede llegar a ser energéticamente autosuficiente y debe hacerlo pronto



Es de sobra conocido que en España tenemos una cantidad de Sol que muchos de nuestros países vecinos envidian, y nos sirve tanto para conseguir un turismo de bañistas y cruceristas masivo como ser la fuente de energía de casi todo el país, al menos si se llegase a usar bien. La cantidad de días soleados que hay solamente son comparables a países como Italia, que tampoco es que nos pueda superar por mucho, y es una pena que no lleguemos a explotarlo.

El sector principal que nos interesa es el de la energía renovable, especialmente la solar, y es que hace menos de una década España era pionera en todo el mundo en producción de energía solar y en investigación de fotovoltaica. Tanto que en 2009 el propio Estados Unidos quería hacerse con tecnología hecha en nuestro país que nos dejaba como un país que podía capear la crisis de la construcción adaptando constructoras a la instalación de fotovoltaica a pesar de no tener el rendimiento que tienen ahora.

Los países vecinos fomentan cambiar el sector energético, ¿por qué aquí no?


¿Qué ha pasado para que pasemos de ser la envidia del mundo en energía renovable a sis tachados casi de paletos por no aprovecharlo? Todo se resume en política de la que no merece la pena hablar, pero cambios en las subvenciones a las energías renovables y autoconsumo pasaron a lo que hoy se denomina comúnmente como impuesto al Sol. Esto ha supuesto que si quieres generar tu propia electricidad tengas que pagar extra por ello cuando antes te pagaban por la electricidad que se generaba y se vertía a la red general.

Eso o puedes apostar por desconectarte, lo que te obliga a hacerte con muchas fuentes de producción eléctrica además de una buena cantidad de baterías, lo que hace la instalación no solamente más cara sino que puede llegar a ser susceptible a las inclemencias del tiempo y acabar sin energía por una racha de días con muy mal tiempo. También limita en gran medida la potencia eléctrica que podemos usar al mismo tiempo, pero los pocos que se han hecho energéticamente autosuficientes aseguran que no lo cambiarían por nada del mundo.

Coche eléctrico como otro factor energético importante



Pasamos al que considero uno de los factores más importantes a nivel estratégico del sector energético: los coches. Ahora mismo una notable parte del petróleo se va destinado al coche, una herramienta de transporte que muchos por mil motivos distintos no pueden renunciar a ello. El coche eléctrico no solventará los atascos de las ciudades, pero al menos reducirá de forma notable la contaminación causada por los motores de combustión, cosa que en el caso de Madrid nos encontramos con la denominada 'boina', una nube permanente de contaminación provocada en gran medida por los coches y por las calefacciones de combustión de las casas. Es una permanente constante de los que vivimos en grandes ciudades nos hace tener una peor calidad de aire que nos puede provocar problemas de salud.


¿Qué ha impedido a España disfrutar del coche eléctrico? En primer lugar no podemos olvidar la pérdida de poder adquisitivo durante la crisis, algo que en cualquier ecuación de consumo hay que tener en cuenta. Los interesados en un coche eléctrico saben más que de sobra que un coche eléctrico les acabará siendo mucho más barato a la larga, pero nos encontramos que no pueden hacer la inversión inicial. A esto hay que añadirle que las ayudas a cambiar el coche no es que sean espectaculares, pues el plan PIVE apenas compensa el sobrecoste inicial que tienen los eléctricos y las ayudas que hay no es que sean muy conocidas, además de una falta de estructura de cargadores, lo que complica los viajes largos que las familias hacen por ejemplo en vacaciones, pues no se ven coches capaces de hacer los casi 600 kilómetros que hay entre Madrid y Coruña, pues el Nissan Leaf posee apenas 250 kilómetros y no parece que haya cargadores de sobra ni en Madrid ni en el trayecto.

El problema energético necesita de acción política y es efectivo



Lo que han hecho en estos casos en paralizar y retrasarnos en temas de energía, un tema muy delicado que además influye en la vida de la gente. El resultado es que tanto países nórdicos como Alemania se están planteando dejar de vender coches de combustión para el año 2025, que es menos de diez año, y han fomentado que quien produzca su propia electricidad no se vea con problemas, sino que cuente con todo tipo de ayudas ya que al final al cabo de un tiempo se verán como una mejora para el planeta y para ellos mismos. La tecnología actual está poniendo muy cerca una utopía de autoabastecimiento energético que en los años 70 solamente se podría soñar y se puede ver con numerosos casos que es totalmente posible porque se considera una inversión por un futuro mejor que acabará saliendo a cuenta a todo el mundo, tanto los que son los pioneros en hacer que cada uno se produzca su propia electricidad como para los que por el motivo que sea no se puedan permitirlo.
0

Positivo:

Negativo: