/ análisis

EL SMARTPHONE IDEAL

HTC Legend, un Android que da gusto enseñar

Un smartphone que es bonito por fuera y potente por dentro. ¿Quién necesita iPhones?

Jesús Agudo

28 de Septiembre de 2010

Perspectivas del HTC Legend

Perspectivas del HTC Legend.

Este año hemos visto cómo nuestros bolsillos se han llenado de móviles cuya función inicial, llamar por teléfono, es ahora lo único que no nos importa de todo el aparato. Internet, GPS, aplicaciones... Todo ello ha relegado a lo que es el teléfono a un segundo plano. Y no es para menos, cada vez aparecen más móviles que, además de ser preciosos por fuera, son unas bestias por dentro. Es el caso de la niña bonita de HTC: el HTC Legend.

Este smartphone que salió hace unos meses en nuestro país se ha creado un buen número de seguidores, y no es para menos. Aunque no esté a la última en absolutamente todo, sigue siendo un gran terminal y, sobre todo, es mucho más asequible que otros modelos.

Exterior


El HTC Legend tiene un acabado en aluminio que le da un aspecto muy cuidado y además le proporciona robustez. Para evitar que sea excesivamente deslizante, en la parte superior e inferior de la zona trasera tiene dos bandas rugosas. En la superior se ve su cámara con flash y el altavoz. Arriba vemos el botón de encendido y el jack para los auriculares o manos libres. A la izquierda los botones de volumen. Debajo el puerto mini-USB y el micrófono. Y delante la joya: un botón principal que además es ratón óptico, que además de quedar muy bien es muy fluido a la hora de manejarlo, aunque a veces sufre encontronazos con algunas aplicaciones que lo utilizan sin necesidad. Además cuenta con los cuatro botones típicos de HTC para manejos básicos, que si no lo tuvieran harían ciertas acciones básicas más engorrosas. El altavoz con rejilla metálica es otro de esos detalles por los que el HTC Legend enamora sólo con verlo.

Raton optico y botones del HTC Legend

Ratón óptico y botones del HTC Legend.

La pantalla en los primeros terminales era AMOLED, con una gran calidad aunque un poco incómoda en sitios con mucha luz. Ahora la han tenido que sustituir por pantallas LCD porque no les podían proveer de pantallas AMOLED a tiempo, con una ligera pérdida de calidad. Sus 3,2 pulgadas y su resolución HVGA 320 x 480 es lo básico en estos casos. La calidad de sonido es buena, aunque se echa de menos un sistema de reducción de ruido exterior. El altavoz también tiene buena calidad, sin embargo los hay mejores. HTC es, sin embargo, una compañía de detalles, y en este caso se traducen en dos movimientos muy útiles. Cuando cogemos el teléfono y lo acercamos a nosotros, el volumen desciende para no molestar, y si ponemos el móvil boca abajo en una superficie horizontal, se silencia. Son una tontería pero acaba resultando muy útil. Los sensores de proximidad y el acelerómetro, por cierto, funcionan como la seda.

La cámara de 5 MPíxeles incorporada no es para echar cohetes, pero cumple con su función, y el flash LED es bastante potente. Cuenta con auto enfoque, fotos panorámicas y geoposicionamiento.

Interior


Pero es que además es potente. Cuenta con un procesador de 600 MHz y 384 MB de RAM, que no es lo más de lo más pero permite navegar por Internet y escuchar música al mismo tiempo, cosa que algunos considerados superiores (¿he oído iPhone?) no pueden permitirse. De memoria interna tira con 512 MB, que es más bien poco pero que se soluciona con la posibilidad de introducirle tarjetas microSD de hasta 32 GB. La pega es que Android no permite la instalación de aplicaciones en memorias externas así que en eso se queda muy corto. Se espera una pronta actualización a la nueva versión de Android, la 2.2 llamada 'Froyo' que permita por fin instalar aplicaciones en la tarjeta de memoria, pero desde que Google saca la actualización hasta que las compañías las liberan a sus móviles podemos hacernos viejos.

FriendStream une Facebook y Twitter en los moviles HTC

FriendStream, el widget social de HTC Legend.

Hablando del androide, Google ha vuelto a dar en el clavo con él. Un sistema operativo muy intuitivo, con tremendas posibilidades de personalización y un mercado de aplicaciones que crece a ritmo vertiginoso y que cuenta con una mayoría de aplicaciones gratuitas, a diferencia de otros. Suele ser actualizado con la suficiente asiduidad (el problema de la tardanza es de las compañías de móviles y las operadoras) y, al ser utilizado por unas cuantas marcas ofrece más opciones que el iOS de Apple que sólo lo utilizan sus gadgets.

La diferencia de HTC Legend es la incorporación de la interfaz HTC Sense, un añadido de la marca que da un lavado de cara al sistema operativo y le da un toque diferente. Eso te permite fardar de teléfono distinto y disfrutar a la vez de las posibilidades de Android. HTC ha diseñado unos widgets para las páginas principales bastante útiles como los accesos directos a contactos o el reloj/estación meteorológica. Uno muy interesante es el FriendStream, que conecta con tus amigos de Facebook y Twitter y te resume las actualizaciones, aunque suele escoger las que le da la gana y necesitaría una revisión que pudiera abarcar más redes sociales.

WiFi, GPS, Bluetooth...


Por supuesto incorpora receptores de WiFi y Bluetooth 2.1 (que podrían funcionar mejor), nada nuevo bajo el sol. Puede ser utilizado como modem externo y la navegación en Internet es rápida y con la pantalla multitáctil hacer zoom es tan fácil como separar los dedos. Pero para variar no incorpora Adobe Flash así que nos tenemos que conformar con la aplicación de YouTube que trae de serie.
El GPS conecta bastante rápidamente con los satélites y convierte al móvil en un gran navegador (Google Maps Navigation gratis, posibilidad de descargarte otros de pago en el Market) y posicionador para las fotografías o Twitter.

Agenda de favoritos en el HTC Legend

Agenda de favoritos en HTC Legend.

En lo multimedia, reproduce los tipos de archivo usuales, no destaca sobre los demás en eso, y cuenta con radio FM, aunque necesites tener los cascos conectados. Los auriculares que incorpora son bastante cómodos y traen, además de micrófono manos libres, botones para manejar el reproductor y responder a las llamadas entrantes.

La batería es patética, como todos los smartphones. Si se usa el móvil para entrar en Internet de vez en cuando, o si se mantiene la conexión 3G activa (recomendable para que se vayan actualizando las redes sociales y demás) se tendrá que cargar todos los días, pero no es problema de este modelo, sino de todos en general, que con un smartphone le damos un uso desmesurado al móvil y eso se nota.

Conclusión


Este móvil no defrauda a nadie. Quien quiera aprovechar un smartphone sin dejarse los ahorros de una vida encontrará en el HTC Legend a su pareja ideal. Y quien quiera un móvil que ofrezca algo más pero que no haya que estudiar un master para manejarlo, también. Además, su acabado exterior es de lo mejorcito. Y de Android sólo hay alabanzas. No será lo más puntero, pero sí es uno de los grandes.
80

Positivo: Android, su aspecto exterior, la personalización HTC Sense.

Negativo: La duración de la batería, la lentitud en las actualizaciones por parte de las compañías.