/ análisis

MANDO MGP1

Mando Mars Gaming MGP1: el mando que se adapta al móvil

Mars Gaming nos ofrece el mando ideal para jugar con casi cualquier móvil o tablet, incluso el ordenador.

Yago Rosa Fernández

29 de Abril de 2016

De aquí a un tiempo, los juegos para móviles han venido para quedarse, y los controles por pantallas táctiles han venido con ellos. Dichos controles nos permiten versatilidad y personalización al máximo, dejando al desarrollador preocuparse por la interfaz que quiere ofrecer.

Sin embargo, no es nada malo admitir que los controles táctiles son en la mayoría de las ocasiones una pérdida de control en favor a dicha versatilidad. A muchos nos gusta sentir que estamos pulsando a un botón y este reacciona correctamente, o no queremos que los dedos interfieran con nuestra pantalla.

Existen numerosos mandos, pero a veces el diseño no es el que queremos, especialmente para móviles, donde el mando y el móvil van separados. Hay muchos modelos que sujetan el móvil a la par que el mando, y el Mars Gaming MGP1 es el que hemos probado, con extraordinariamente positivos resultados.

El mando que todo móvil Android querrá



Antes de avanzar decimos una cosa, y es que a pesar de que el mando funcionaba con iOS, desde la versión 9 el control se ha perdido por las actualizaciones de Apple, con lo que no hay que hacer caso al packagins que nos puede prometer una compatibilidad que antes sí funcionaba.

Donde sí funciona, y extraordinariamente bien, es en los dispositivos Android, donde la compatibilidad es total, funcionando simplemente en cualquier sitio, incluso en el menú. Pero centrémonos antes en el control y la instalación en sí antes de nada.

Mando Mars Gaming MGP1: el mando que se adapta al móvil

La instalación se hace mediante el Bluetooth, con un emparejamiento inicial que no debería costarnos más de cinco minutos en el caso de encontrarnos con algún contratiempo, al igual que se lo podemos encontrar a casi cualquier dispositivo Bluetooth. Después de eso, simplemente toca activar el bluetooth cuando lo queramos usar y automáticamente se volverá usable.

Para acoplar el móvil, simplemente habrá que separar las dos partes del mando, unidas con una guía extensible. Esto permite ajustar al máximo el mando, permitiéndonos jugar tanto en horizontal como en vertical, y a menos que nuestro móvil sea muy grande, debería llegar a entrar sin apenas problemas y fijarse de buena manera.

En cuanto al control, tenemos la opción de usar tanto un mapeado de botones como el uso de mando mediante input de comandos, cosa que explicaremos pronto. El primero es el mapeado de botones, este es el idea para los juegos que ya nos pongan una interfaz de botones. Con esto pondremos que cada botón pulse un punto concreto de la pantalla, trasladando los botones de la pantalla a los del mando.

El otro es aprovechar el input de mando que soporta Android de forma nativa. Esto requiere de un poco más de configuración, pero es más cómodo para no tener que ir cambiando el mapeado a cada juego. Sin embargo, esto se limita a los juegos que lo permitan, que no son todos.

Esta función funciona bien en los emuladores, los cuales muchas veces nos dejan poner los inputs de teclas queramos. Así podemos tener la sensación física de pulsar un botón que en estos casos nos introduce mucho en el ambiente del juego.

El lag no es demasiado notable, aunque es cierto que es mayor que en otros mandos que van por cable. Aún así, salvo juegos que requieran reflejos de jugador profesional entrenado de forma intensiva, nos puede servir para muchos juegos en nuestro móvil.

Pero algo que se agradece de él es la portabilidad del mando. Es muy compacto, y aún así nos ofrece dos sticks, una cruceta, seis botones frontales y cuatro gatillos, haciendo posible jugar a casi cualquier juego y con prácticamente cualquier emulador. Y aún por esas, no ocupa más que un móvil con bastante grosor, permitiéndos llevarlos incluso en el bolsillo del pantalón, además de contar con hasta 20 horas de batería que nos asegura que en los viajes largos no estemos aburridos, aunque siempre viene bien llevar una batería externa.

Conclusiones: el accesorio perfecto para el jugón de móviles



Este es el accesorio que todos los jugones esperaban tener para su móvil o tablet. Si tienes uno o varios emuladores de consolas en tu móvil, pocas compras podrán superar la versatilidad que nos da este mando.

Evidentemente tendremos que ir planificando los mapeos de botones y las configuraciones, algo que es molesto para la gente impaciente, pero no es nada raro pues es algo que necesitan hacer todos los mandos de Android. Aún así, es una compra que recomendamos mucho.
85

Positivo: Versatilidad, genial diseño que ofrece comodidad y compatibilidad al máximo.

Negativo: No funciona con iOS 9. Le falta una función más distinguida que le haga destacar.