/ análisis

UN FINITO INABARCABLE

No Man's Sky y la grandeza del espacio aparentemente infinito

18 trillones de planetas, eso no es la propia definición de infinito, pero lo puede parecer en base al tiempo de vida de un humano.

Yago Rosa Fernández

14 de Agosto de 2016

No Man's Sky ha llegado ya a PC y lleva unos días en PS4. A pesar de los problemas que ha tenido una versión de PC que todo apunta a ser un port muy mejorable de la versión de consola, eso no impide que nos encontremos con un juego que a pesar de teenr una mecánicas de juego mucho más sencillas de lo que se esperaba, el solo hecho de salir el juego ya nos manda un mensaje que nos debe hacer pensar de la importancia del universo, de la exploración, el descubrimiento y la insignificancia del ser humano ante los discursos antropocentristas.

Para todo esto nos tenemos que quedar con el número de planetas que hay en No Man's Sky, que serían 18.446.744.073.709.551.616, que serían cerca de 18 trillones y medio de planetas, y más precisión sería innecesaria, ya que nos quedamos con una cantidad de planetas que jamás se podrán descubrir todos ni aunando a todas las personas del mundo. Nos han dado la cifra de que si una persona quisiese estar un segundo en cada planeta, tardaría cerca de 593.066.617.596, casi seiscientos mil millones de años, más del tiempo que se estima que tiene el universo real, más del que muchos científicos asumen que le queda.

No Man's Sky y la grandeza del espacio aparentemente infinito


Ni aún aunando todas las personas de la Tierra se conseguiría ver todo el Universo. Suponiendo que cada persona de este planeta tenga el juego y esté conectado al mismo tiempo sin interrupciones y asegurándonos que nadie repite un solo planeta, se tardarían cerca de 80 años aún con toda la humanidad en condiciones sumamente óptimas. No sería muy aventurado decir que es complicado que se registren todos y cada uno de los planetas y seres de No Man's Sky, pero a pesar de la inmensidad, no es infinito, pero sí que habrá un día en el que se cierren los servidores del Atlas y apenas se habrá llegado a una millonésima parte de planetas descubiertos, la inmensa mayoría sin que los creadores lo sepan de forma consciente.

Los números de No Man's Sky y nuestro lugar en el universo



El ser humano aún no ha llegado a colonizar otros planetas. A pesar de unos contados viajes a nuestra Luna, no hemos conseguido llegar a colonizar otros planetas, tampoco hemos llegado más allá de ella, a pesar de los intentos de llevar humanos a Marte aún sabiendo que no van a poder volver a la Tierra en caso de llegar al planeta rojo. Aquí se nos libra de la limitación de la tecnología y en parte de la ciencia, pero no de la limitación del tiempo, sigue siendo para los seres humanos algo finito, ya sea nuestro tiempo de vida o el tiempo que vivan los servidores del juego. Esto nos hace recordar ya solo con la idea de que casi todo se va a quedar sin descubrir veremos que el ser humano es algo limitado, y no es ni de lejos el centro del universo aún habiéndolo creado ellos mismos en el caso de No Man's Sky.

El juego nos pone en el deber de un explorador, buscando algo por todo el universo, un ser que ansía el conocimiento y explorar, conocer el vasto y aparentemente infinito universo en el que se encuentra. No encontraremos sin saber prácticamente nada de dónde estamos, solamente sabremos que hay que reparar nuestra nave para viajar a otros planetas y sistemas estelares, seguir explorando y seguir aprendiendo, no solo para nosotros, sino para los demás jugadores y ante todo para los creadores, que no han podido abarcar todo lo que han hecho surgir en un universo procedural compartido, que se dice pronto.

Mientras viajemos, podremos hacer una de las cosas que mejor saben hacer los videojuegos: hacernos sentir experiencias que de otra forma nos sería imposible comprender. He viajado a sistemas estelares separados por años luz de distancia, algo que en la vida real todavía ningún ser humano ha hecho, y de hacerlo seguramente le cueste la existencia. Aquí lo he hecho simplemente con el mando conectado a un ordenador, he ido por varios planetas intentando saber más de qué es realmente el Atlas, qué significa y especialmente qué puedo aprender de él.

No Man's Sky y la grandeza del espacio aparentemente infinito


En los viajes he podido contemplar la misma sensación cuando se mira con el telescopio en una noche estrellada: la magnificencia del Universo y lo poco que el ser humano significa para él, mucho menos que le importe. Me vinieron a la cabeza discursos de las dos versiones de Cosmos, con Carl Sagan y Neil Degrasse Tyson que se centraban en que comprendiésemos que el universo es mucho más grande de los que podemos imaginar, pero que aún así no es infito. Aún con esas llevamos una cantidad de tiempo existiendo como raza humana que al universo le preocupa poco lo que podamos hacer. Atrás quedaron los tiempos donde se creía que éramos el centro del universo y que todo giraba alrededor de nosotros, pero sigue surgiendo una idea de que el ser humano como raza le importa a alguien más que a sí mismo, que somos especiales por algo cuando seguramente no estemos muy lejos de la tecnología de otras razas inteligentes en otros planetas que sigan buscando perfeccionar el viaje espacial.

El ser humano es poco aún en comparación a un universo finito pero enorme. No Man's Sky es un mensaje de lo poco que en comparación somos, una idea de que igual no somos tan espectaculares a ojos de algo más grande que nos queda por descubrir y que posiblemente nunca lleguemos a entender por completo, pero aún así lo intentamos. De la misma manera que intentamos clasificar entre todos los jugadores los planetas y especies que hay, de la misma manera el ser humano busca las respuestas a la existencia del universo, de la misma forma que Douglas Adams quiso dar una respuesta básica con el número 42, pero nunca nos llegó a decir cuál era la pregunta al que dicho número es la respuesta y juntos nos harían entender todo.

No Man's Sky nos da un mensaje desde que se sabe el número de planetas, pero es cuando lo jugamos y lo comparamos con el papel del ser humano cuando realmente podemos llegar a comprenderlo.
0

Positivo:

Negativo: