/ análisis

ASÍ ES EL PANGOLÍN

¿Qué es el pangolín que se ve en el doodle de Google?

Google lanza un doodle con un juego de pangolines, ¿qué es este particular animal en peligro de extinción?

Yago Rosa Fernández

13 de Febrero de 2017

En el doodle de Google de San Valentín, que nos viene adelantado un día por motivos que solamente Google entiende, estamos ante un juego de plataformas con un colorismo propio de Google protagonizado por un enamorado pangolín que quiere enamorar a su pareja. El doodle, como suele ser habitual cada vez que Google lanza uno interactivo en forma de juego, ha despertado la curiosidad de la gente que lo ha jugado y ha dado a conocer a muchos un simpático animal que muchos desconocían pero que ahora mismo están llamando la atención de todos los internautas.

Esto no tiene la intención de ser un artículo de referencia científica, sino de introducción a uno de los animales más peculiares y además uno de los mamíferos más traficados de forma ilegal del mundo. El motivo de dicho tráfico es principalmente por dos cuestiones, siendo el primero su carne, que se considera tanto una delicatessen como un supuesto afrodisíaco sin ningún tipo de prueba científica que lo refute. El segundo motivo es el por sus escamas, y es que hay quien quiere una supuesta medicina una prenda hecha con las particulares escamas que en realidad son pelos modificados, concretamente es queratina del mismo modo que serían nuestras uñas o el pelo humano, con particulares diferencias, pero no serían muy diferente a preparar una infusión con uñas humanas, sin ningún tipo de evidencia científica que pueda decir que este motivo está lejanamente justificado.

El pangolín, también conocido como maní



Lo primero y más destacable es que el nombre en español más reconocido por las instituciones es el de maní, pero poco a poco los que lo conocen lo deciden llamar más pangolín. Esta especie tiene un encuadre taxonómico simplificado de decordados, craneados, gnatostomados, tetrápodos, mamíferos, placentarios, mánidos, (género) Manis y tiene actualmente 8 especies vivas y una que ha quedado extinta, con todo tipo de rangos de estados de conservación que van desde la calificación de 'En peligro crítico' del pangolín chino y el pangolín malayo hasta la situación de vulnerabilidad de las cuatro razas de los pangolines africanos, mostrándonos que en caso de no hacer nada se puede extinguir una raza de animales más, uniéndose a las muchas que se están extinguiendo continuamente.

Como se puede deducir de los nombres, pueblan algunas de las zonas más exóticas des planeta desde el punto de vista de una sociedad occidental, poblando todo tipo de sabanas y bosques tropicales de Asia, Oceanía y África, sin presencia de ellos en Europa ni las Américas. Su cuerpo, como anteriormente dicho, está recubierto de sus pintorescas escamas de pelo, que forman una decente armadura contra posibles depredadores, aunqu eno tanto para protegerle de las armas de los cazadores furtivos. Este animal se alimenta principalmente de insectos como arañas y termitas, abriendo sus colonias gracias a sus garras y comiendo miles de individuos al día usando una lengua que en muchos casos puede llegar a medir más que el pangolín en sí, casi como el conocido oso hormiguero, pero al no disponer de nada parecido a unos dientes, para efectuar el proceso de digestión necesita de la ingestión de pequeñas piedras y granos de arena para poder triturar los alimentos.

Pangolín sujetado con su cola

Pangolín sujetado con su cola



Su comportamiento es mayormente nocturno, pero no es imposible llegar a ver algunos por el atardecer o por el amanecer, pero es raro encontrarlos durante las altas horas del días pero solamente es común con el pangolín de cola larga, además de que es imposible llegar a domesticarlos con los conocimientos actuales y por lo sensibles que son a los cautiverios por más controlados que estén, aún incluso en los zoos.

En el juego de Google podemos ver cómo se hacen una bola, y aunque es cierto que lo hacen, no lo hacen para desplazarse como se puede concebir, pues tampoco es una esfera tan perfecta, pero sí que lo hacen como una medida de defensa y de primitivo camuflaje para poder evadirse de depredadores, como pueden ser las hyenas y los felines como tigres y leones, con unos resultados más que competentes. Otras formas de desplazarse incluye trepar con notable habilidad los árboles usando para ellos las garras y su cola como un agarre extra, lo que les permite trepar casi cualquier árbol al que alcancen para agarrar con dichos apéndices.

El pangolín se hace una bola para defenderse, no para desplazarse

El pangolín se hace una bola para defenderse, no para desplazarse



Aunque no parezcan visualmente destacables, tanto el oído, la vista y el olfato los tienen notablemente desarrollados, imprescindibles para poder ser depredadores en la noche y prevenirse de potenciales depredadores. Además poseen la habilidad de proteger tanto ojos, oídos y nariz para evitar que algún insecto o parásito entre por alguno de esos sitios, con párpados blindados y un control de la apertura de los orificios nasales y auditivos.

También es posible que hayáis visto algún que otro vídeo con un pangolín con su cría a cuestas, pues es habitual para las crías pasar todo el día sobre el lomo de su madre, con un enorme instinto maternal, que constrasta a veces con su carácter normalmente tímido y extensamente territorial, con madrigueras que casi nunca se comparten, aunque se ven casos en los que una hembra para ayudar a su cría acaba compartiendo su hábitat con un macho.

La complejidad de cautividad de un pangolín



Como se puede ver, el pangolín es una especie llamativa, tanto para insteresados en al zoología como para la caza ilegal y descontrolada que está mermando las poblaciones por acciones únicamente provocadas por los hombres, en concreto y como mayor foco de problemas esta caza anteriormente mencionada.

Ya solamente quedan ocho especies y una ya está declarada extinta, con lo que lo único que se puede hacer para intentar protegerlos es insistir a autoridades de los diversos países el prohibir el tráfico y consumo del animal, pero a pesar de estarlo en numerosos países asiáticos, se sigue consumiendo de forma ilegal. Hay programas de reproducción en algunos zoológicos, pero para desgracia de estos programas raro es el pangolín que aguanta más de un año en cautividad, con apenas una décimas parte llegando a los dos años y medio, aunque hay algunos de dichos planes que siguen con los esfuerzos pero el hecho de que todos los pangolines que se consiguen vengan del tráfico ilegal con nefastas condiciones puede ser uno de los motivos de su baja supervivencia en zoológicos..
0

Positivo:

Negativo: