/ análisis

MACHISMO Y REDES SOCIALES

Pechos no, violencia sí: la censura en las redes sociales

¿Por qué se censuran los pechos femeninos, y, sin embargo, se permiten las fotografías de torsos masculinos desnudos?

Maribel Baena

11 de Agosto de 2016

Uno de los temas más controvertidos en las redes sociales es la censura. Pero no cualquier tipo de censura; la que más opiniones ha levantado es la censura del pecho femenino. Quizás por ese machismo implícito en el hecho de censurar un pecho femenino, mientras que no sucede nada si un hombre sube una foto de su torso desnudo.

Centrémonos un poco más, y dejemos de hablar de redes sociales en general. Pasemos a hablar del caso particular de Instagram, donde muchas mujeres han visto cómo sus fotos son borradas simplemente por aparecer un pezón, mientras que la lista de hombres que suben fotos de su torso es interminable.

En los términos y condiciones de Instagram (eso que nadie lee, pero que esconde mucha información que podría ser importante), aparece claramente reflejado: 'You may not post nude, partially nude, or sexually suggestive photos'. Es decir, 'No debes publicar desnudos, desnudos parciales o fotografías con contenido sexual o sugerentes'. Hasta aquí todo claro: no se permiten desnudos. Ni siquiera fotos sugerentes, aunque este término es excesivamente amplio, puesto que cada persona considerará sugerente algo distinto.

Pero, si no se permiten desnudos... ¿Qué es esto? ¿Y por qué Instagram no lo ha censurado?

Justin Bieber, fotografía de su Instagram personal

Justin Bieber, fotografía de su Instagram personal


En esa fotografía, yo veo a un hombre (en este caso, a Justin Bieber, uno de los cantantes más famosos del panorama actual) desnudo, y con actitud sexual, agarrando sus genitales con una mano. ¿Por qué esa fotografía lleva diez semanas en Instagram, mientras que Cara Delevigne, modelo y actriz, tiene que tapar su pezón en esta fotografía para evitar la censura? ¿Dónde reside exactamente la diferencia entre un pezón femenino y uno masculino? ¿No son las dos fotografías igual de sugerentes?

Cara Delevigne, fotografía de su Instagram personal

Cara Delevigne, fotografía de su Instagram personal


No voy a adjuntar ninguna de las fotografías violentas que he encontrado, y que también se encuentran terminantemente prohibidas en los términos y condiciones de Instagram, porque las considero fuera de lugar. Pero es curioso que se censure antes un pezón, algo que todos tenemos, que una agresión brutal a un animal. Ver un desnudo no puede hacer daño a nadie, mientras que la cantidad de viñetas que hay en Instagram fomentando el odio hacia otras culturas sí que pueden hacerlo.

El doble rasero de Instagram y Facebook


El fondo machista de la situación no se nos escapa en ningún momento. Se sexualiza el cuerpo de la mujer, se cosifica, y se transforma en un mero objeto de deseo a disposición de los hombres. Por eso se considera sexual una foto en la que una mujer enseña el pecho, y no una en la que lo enseña un hombre.

Pese a lo que ha evolucionado la sociedad en algunos sentidos, en otros continuamos anclados en el pasado. El hombre es visto como un ser sexual, constantemente provocado por la sexualidad de la mujer; es el que debe controlarse en todo momento, el que es llevado por sus pasiones. Mientras tanto, la mujer debe cuidar de no enseñar demasiado, puesto que eso haría que los instintos animales del hombre se despertaran; entran aquí en juego todos esos adjetivos peyorativos que se suelen usar contra las mujeres que lucen su cuerpo como creen conveniente, pero no acceden a mantener relaciones sexuales con todo el que se lo pide.

El problema reside en que se ve el cuerpo de la mujer como un bien de consumo de los hombres. Somos constantemente criticadas por nuestras vestimentas, por nuestra actitud... Y esta censura en las redes sociales no hace más que acrecentar esta sensación. Porque se normaliza el cuerpo del hombre, pero el de la mujer continúa tapándose, ocultándose, como si fuera algo de lo que avergonzarse.

Esta censura, y ese 'respétate' a mujeres que deciden mostrar su cuerpo sin ningún tipo de pudor, son el reflejo de una sociedad machista. La lucha en las redes sociales y el movimiento #FreeTheNipple no son absurdos, como muchos han querido catalogarlos. Es un movimiento feminista que lucha por la igualdad entre hombres y mujeres, por los derechos de las mujeres de no ocultar su cuerpo. No todo se resume en 'enseñar', como algunas personas se empeñan en argumentar; habrá mujeres que decidan mostrar su cuerpo, y habrá otras que decidan ocultarlo. Se lucha por la capacidad de decisión de mostrar el cuerpo, o no hacerlo.

Twitter no censura con tanta facilidad como Instagram y Facebook

Twitter no censura con tanta facilidad como Instagram y Facebook


Hay que señalar, no obstante, que hay otras redes sociales que son mucho más permisivas con todo este tipo de fotografías. Por ejemplo, Twitter. Twitter es una red mucho más libre, donde se puede encontrar todo tipo de desnudos e, incluso, contenido pornográfico sin censurar. Y eso pese a que en sus términos y condiciones aparece la misma petición que en los de Instagram. Pero la forma de funcionar de Twitter hace que la censura sea mucho más complicada aquí; eso y que, quizás, el personal encargado de controlar esto es mucho más permisivo.

La polémica sobre la lactancia materna


El censurar pezones femeninos por ser considerados sexuales ha llevado tanto a Facebook como a Instagram a censurar, incluso, fotografías donde mujeres daban el pecho a sus hijos. Este tema sí que ha levantado polémica, mucha más que la de permitir desnudos parciales de hombres pero no de mujeres.

Al prohibir este tipo de fotografías, se está insinuando (o declarando) que hay algo malo en ellas, algo sucio u obsceno. Algo sexual. Estamos hablando de un acto tan natural como el de amamantar a un hijo, algo que hacen prácticamente todos los mamíferos de la Tierra y, por ende, también los humanos. Se sexualizó ese acto. Permitidme decir que lo obsceno no es dar el pecho a tu hijo, sino ver esto como algo sexual, como algo impúdico.

Una vez más, se cosifica a la mujer, y se la muestra como un mero objeto sexual; su pecho no es un alimento para el bebé, sino algo que puede excitar a un hombre. Y, en lugar de educar a los hombres a ver eso como algo natural, algo que no debe despertar sus instintos sexuales, se censura a la mujer. Es la misma situación de la que hemos hablado antes, solo que llevada a otro plano incluso más desagradable. Más restrictivo.

Esta fotografía fue censurada el año pasado por Instagram. De la fotógrafa Melissa Jean Wilbraham

Esta fotografía fue censurada el año pasado por Instagram. De la fotógrafa Melissa Jean Wilbraham


Por suerte, desde finales del año pasado, tanto Instagram como Facebook permiten imágenes de mujeres dando de mamar a sus hijos. Eso sí, madres que estéis leyendo esto y queráis subir una foto así: ni se os ocurra dejar entrever vuestro pezón. La censura está a la vuelta de la esquina.

Esto es mucho más que mostrar o no mostrar un pecho


No os quedéis con la anécdota, con la simple información. Esto va mucho más allá de enseñar un pezón. Esta es solo la punta del iceberg. Censurar un pezón implica obligar a las mujeres a ocultar su cuerpo para que no provoquen los instintos del hombre, para que no despierten al animal. Se enseña a las mujeres a ser precavidas, y no a los hombres a controlar su sexualidad. Nosotras nos tapamos para que ellos no se dejen llevar por su incontrolable sexo, y se vean obligados a hacer cualquier cosa de la que luego puedan arrepentirse.

Esto es machismo. El siguiente paso de esto es legitimar las violaciones porque 'iba provocando'. No, no es una exageración, aunque aquí, sobre el papel, pueda parecerlo.

Sobra decir que el machismo no perjudica solo a la mujer, aunque seamos nosotras las más afectadas por el mismo. ¿Qué imagen se da del hombre en esta situación? Se le muestra como un mero animal que no puede controlar sus deseos. He de decir que, de todos los hombres que he conocido a lo largo de mi vida, ninguno era así. Es la imagen que el machismo da del hombre, un ser sexual, fuerte, apasionado, siempre queriendo mantener relaciones... Y eso seguramente también haya hecho que muchos hombres se sintieran inseguros en algún momento, preguntándose por qué no son así, por qué no son esas máquinas sexuales que la publicidad se empeña en vender. Es sencillo. Porque los roles de género que presenta el patriarcado no son viables, ni para hombres ni para mujeres. Y nos perjudican a ambos por igual.
0

Positivo:

Negativo: