/ análisis

PRIMERAS IMPRESIONES

Primer vistazo al MacBook Pro con Retina Display: El nuevo estándar de portátil

Probamos el último portátil lanzado por Apple, que incluye una resolución de pantalla nunca vista en un ordenador de estas características.

Diego López

13 de Junio de 2012

La pantalla Retina del nuevo MacBook Pro, un regalo para la vista

La pantalla Retina del nuevo MacBook Pro, un regalo para la vista


La novedad más importante de la última keynote de Apple fue sin lugar a dudas el nuevo MacBook Pro con retina display. Todavía planeado como producto de gama alta, Apple no se ha atrevido a dar el cambio radical manteniendo todos los modelos anteriores, aunque no tenemos ninguna duda de que éste es el modelo de portátil del futuro que todas las demás empresas ya están trabajando en imitar. En Gadgetos hemos podido probar el nuevo MacBook Pro con retina display y el resultado es el portátil que muchos estábamos esperando. Por fuera, el diseño es muy parecido al de los actual MacBook Pro, aunque más fino. La pantalla también es más fina y estilizada y en el interior la única novedad son una ranuras de ventilación por detrás del teclado. Cambios muy ligeros pero que refinan un poco más el diseño.

En números es 1,8 cm de alto a lo largo de todo el portátil frente a los 2,41 cm de los modelos actuales. Es un alto muy similar al de los MacBook Air en su parte más ancha, aunque los ultraportátiles de Apple se van afinando hacia el final de la máquina. En cualquier caso las dimensiones son más que acertadas para una máquina profesional que tiene que ofrecer un aspecto más robusto. La mayor pega en el diseño está en el peso. Con algo más de 2 kilos, medio kilo más ligero que los otros Pro, nos sigue pareciendo más pesado de lo que debiera, aunque sí se nota la diferencia si lo comparas con los otros modelos.

De todas sus nuevas características nos quedamos con tres elementos que hacen de este MacBook Pro una revolución en los portátiles.

Pantalla retina: hay que verla


Nos maravilló en el iPhone, sucedió lo mismo con el iPad, pero muchos pensábamos que en un portátil no sería necesario, ya que no estamos tan cerca de la pantalla como para distinguir píxeles. Craso error. La pantalla retina del nuevo MacBook Pro es simplemente espectacular. No sólo por su increíble resolución, también por el contraste, brillo o ángulos de visión. Es difícil explicar con palabras algo que hay que ver para sentirlo. Hemos podido comparar lado a lado un MBP con retina display y otro sin y la diferencia es abismal. Al igual que ha sucedido con el iPhone e iPad, en cuánto te acostumbras a ver una pantalla retina se te hace raro ver una que no lo es, y en el portátil no iba a ser menos.

Además de la mayor densidad de píxeles, OS X nos da opciones a varias configuraciones de pantalla manteniendo la resolución elevada. Una que escala el contenido para que mantenga la apariencia con las actuales resoluciones (mucho más nítidas) y otra que las comprime y aprovecha al máximo la nueva resolución, especialmente útil para aquellas aplicaciones con grandes interfaces como Photoshop o Final Cut. No hay una mejor manera de utilizar la pantalla, ya que dependerá del gusto de cada uno, y ambas opciones -y toda una gama intermedia- se adaptan perfectamente.

Por último, señalar que el nuevo MBP tiene la suficiente potencia como para reproducir vídeo más allá del Full HD. Aunque cuesta encontrar material, pudimos ver una demo con vídeos 4K de YouTube y el resultado es, una vez más, espectacular.

El MacBook Pro pierde el lector de DVD pero gana puertos USB 3.0.

El MacBook Pro pierde el lector de DVD pero gana puertos USB 3.0.


Memoria Flash: rápido como el rayo


Los procesadores y las RAM habían evolucionado tanto que el actual cuello de botella de todas las máquinas era el disco duro. Por mucha potencia de procesador que tuviésemos, si el acceso a disco era lento acabaría ralentizando el resto del sistema. Es por eso que muchas aplicaciones corrían más rápido en un Air que en un Pro. Una vez más, el uso de memoria Flash en el nuevo MacBook es otro punto de inflexión en la informática portátil. El nuevo MacBook Pro arranca rápido, abre aplicaciones casi instantáneamente y las cierra de la misma manera. La máquina combina potencia gráfica, RAM y procesador con la memoria flash que ya no ralentiza la ejecución. Si ya trabajas con MacBook Air, es incluso más rápido.

Adiós al lector de DVD


¿Cuándo fue la última vez que utilizaste un lector de CD o DVD? Ahora que la mayoría de contenidos llega por la red los lectores ópticos se han convertido en uno de los elementos más infrautilizados de las máquinas, especialmente los portátiles. Además ocupan mucho espacio y son pesados. Desde hace años se venía especulando cuándo daría Apple el salto del DVD al BluRay y al final lo que ha ocurrido es que las unidades lectoras desaparecerán de los portátiles. No tengo ninguna duda de que en dos o tres años ningún portátil traerá de serie unidad lectora. Una vez más, Apple se ha atrevido a dar el primer paso y ha acertado.

En definitiva, estamos ante una máquina que marca un punto de inflexión en la gama portátil de Apple. Tiene muchas otras características (USB 3.0, puerto HDMI, ...) pero hemos querido centrarnos en las tres más importantes que lo diferencian del resto. La gran barrera de entrada del nuevo MacBook Pro será no obstante el precio con 2.279 euros por el modelo más básico que llega hasta los 3.848 para el más avanzado con 16 Gb de RAM, 768 Gb de disco duro flash y procesador i7 a 2,7 GHz.
0

Positivo: Pantalla Retina Display, memoria flash, peso y tamaño, USB 3.0

Negativo: Precio