/ análisis

ULTRA WIDE

Probamos el monitor LG Ultra WideScreen con formato 21:9

El gigante LG ha lanzado al mercado su propuesta para la siguiente generación de resolución de monitores apostando por el ultra widescreen a 21:9.

Alberto Duque Iglesias

26 de Julio de 2013

El monitor LG IPS Ultra WideScreen nos propone un espacio visual de entretenimiento doméstico poco usual con su proporción 21:9, o lo que es lo mismo: 2560x1080. A simple vista, el formato nos recuerda un poco al de Panavision en 2.35/2.40:1 (el moderno 35mm anamórfico), un tamaño que, mezclado con los desarrollos tecnológicos actuales como la 4 Screen Split, lo convierten en un monitor ideal para trabajar. El software interno de la pantalla permite dividir el espacio visual en 8 formas distintas facilitando las actividades multitarea simultáneas.

El innovador formato propone el salto natural al 16:9

El innovador formato propone el salto natural al 16:9


No obstante sus dimensiones físicas son tan extremas que para muchos puede suponer no sólo un problema de integración dentro del entorno doméstico, sino también un estilo de consumo al que no estamos acostumbrados. Al situarnos frente a él como si se tratase de un monitor de tamaño estándar 4:3 o 16:9, sentimos que la imagen supera nuestro ángulo de visión focal y efectivo, es decir, no llegamos a disfrutar en su totalidad de la calidad de los detalles situados en los puntos más extremos de la pantalla. Esto nos obliga a tomar distancias o desplazar la pantalla a una distancia poco usual para poder aprovechar visualmente la calidad de la resolución que ofrece.

LG multiplica el IPS tradicional por 4


Como elemento de trabajo su formato puede ofrecer más soluciones que dificultades de uso ya que nos permite liberarnos de los tediosos sistemas multiscreen, a la vez, ahorramos un espacio considerable en nuestro estudio. Su tecnología IPS junto al soporte sRGB 99%, permite un juego de colores y calidad de imagen muy realista, independientemente del lugar o el ángulo de visión que adoptemos en cada momento, lo que supone una ventaja clara para todos los que se dedican a la edición de imagen o al diseño gráfico.

Gracias a su tecnología 'Dual Link-Up' y al sistema multiscreen podemos conectar y ver varios dispositivos al mismo tiempo como teléfonos móviles, PCs, cámara, portátiles o Blu-ray. Este detalle agiliza las reuniones de negocio y los trabajos relacionados con las finanzas, ya que requieren la atención continúa a a la información que aparece en la pantalla.

Nueva generación de entretenimiento


Para todos aquellos que estéis buscando disfrutar al 100% de la calidad gráfica de un videojuego, esta pantalla ofrece una respuesta muy precisa y fluida. Es una pena que algunos títulos no trabajen por el momento con resoluciones tan altas en sus formatos comerciales ya que tanto el contraste de 5 millones a 1, como el brillo de 300 cd/m2 son ideales para ofrecernos de forma nítida y fluida los diferentes juegos de sombras, luces y flare lights en alta definición. Sin embargo, no debemos condenarla por esta falta de versatilidad, ya que el monitor está adaptado para ofrecer un alto rendimiento para los contenidos de nueva generación.

A nivel profesional supone una apuesta muy atractiva

A nivel profesional supone una apuesta muy atractiva


Por otro lado, el apartado sonoro cuenta con unos altavoces estéreo bastante normales y con la suficiente potencia como para no necesitar la instalación de dispositivos adicionales alrededor del monitor. Sin embargo, la calidad de este tipo de extras suele ser bastante reducida en comparación con la del resto del equipo por lo que se nos plantean dudas sobre la resistencia de las membranas a largo plazo.

Muy enfocada al trabajo


En conclusión, LG nos plantea una pantalla con unas características técnicas y físicas bastante enfocadas al ámbito el profesional. Los 8 sistemas de distribución de escritorios y el 'Dual Link-Up' nos permite concentrar en nuestra habitación varios dispositivos que podemos visionar al mismo tiempo sin necesidad de navegar entre diferentes canales.

El formato exageradamente apaisado de la pantalla nos obliga a situarnos a una distancia poco usual, lo cual resulta beneficioso para nuestra vista. No obstante, algunos programas, películas y videojuegos actuales no trabajan con esta resolución en cuestión, por lo que el dispositivo pierde algo de versatilidad. Su formato innovador posiblemente no termine de convencer a un público que ha vivido el salto de 4:3 al 16:9 así que será cuestión de esperar a ver si el salto natural de la generación va a ser a 2560X1080 o a 2560x1440.
83

Positivo: La colores de emisión, el contraste y la definición están a la altura como para explotar al máximo la potencia gráfica de cualquier dispositivo del mercado. Resulta realmente cómoda para desarrollar múltiples tareas profesionales.

Negativo: Se desconoce por el momento cuál es la evolución natural del formato 16:9 y nuestra vista no está totalmente adaptada para aprovechar unas dimensiones tan anchas.