/ análisis

¿PUCHERAZO ELECTORAL? IMPROBABLE

Hacer pucherazo electoral es altamente improbable, y os explicamos por qué

En la red surgen peticiones para hacer recuento de votos por posible pucherazo electoral por parte de Indra, pero hacerlo es complicado y peligroso.

Yago Rosa Fernández

28 de Junio de 2016

Ya han pasado las elecciones generales de junio de 2016, y si no hay un diálogo en favor de una opción política determinada, no me sorprendería que acabásemos con más elecciones en torno a las fiestas invernales. Sin embargo, el particular resultado de Unidos Podemos, que englobaba las candidaturas de Podemos, Izquierda Unida y Equipo, vio reducidos sus votos en más de un millón de votos, algo que es fácilmente achacable a la baja participación y a posibles efectos de la campaña.

En base a la pérdida de un millón de votos, hay quien acusa a una colaboración de Indra y el Partido Popular para hacer el denominado pucherazo electoral, que consistiría en quitar votos a Unidos Podemos en particular y sumárselos a ellos, entre otras teorías. Es cierto que Indra no lo hizo muy bien y se le quitó la contratación del recuento electoral en las elecciones de diciembre, y que en en esta ocasión puede haber irregularidades en la contratación, pero no tiene fácil hacer fraude electoral, pues el procedimiento asegura que no sea fácil que se manipule. Aún así hay testimonios compartidos en redes sociales que cuentan testimonios difícilmente creíbles por quien conoce el procedimiento de conteo de votos.

Hacer pucherazo electoral es altamente improbable, y os explicamos por qué


He estado en mesa electoral tanto en las europeas de 2014 como en las generales de este pasado domingo, y también fui apoderado en las elecciones autonómicas y locales y las anteriores generales. He estado en suficientes procedimientos como para poder asegurar que el sistema, aunque a priori arcaico, nos da una seguridad suficiente en el sistema gracias a la implicación de ciudadanos al azar, representantes de la administración, de los cuerpos de seguridad del estado y de la adminitración.

La seguridad empieza desde el principio



Lo primero es que la gente de la mesa electoral nos permite una alta probabilidad de imparcialidad. Para ello se escogen un total de tres personas, un Presidente y dos Vocales, con dos suplentes para cada uno. Si te escogen, mejor estar en el colegio a las 8 de la mañana o puede haber cárcel. La aleatoriedad permite asegurar que no habrá gente muy interesada en amañar nada, y hay voces para pedir que estén voluntarios, pero nos ponemos en lo peor y de admitir eso se apuntarían gente muy interesada en intervenir en el proceso, pero para eso existen los apoderados. Una persona puede excusarse con relativa facilidad poniéndose en contacto con la junta electoral, y le avisa con suficiente tiempo para poner justificaciones de por qué no puede estar, y aún así se le da tiempo para que planee todo para minimizar el impacto que pueda tener sobre su vida normal y no haya grandes consecuencias.

También hay críticas que dicen que mejor dárselo a parados pues se cobra por la labor desempeñada, al igual que con las expropiaciones, el Estado no puede privar de algo (en este caso tiempo) sin pagar una cantidad simbólica, aunque sea más que el salario mínimo, además de que es una obligación ciudadana que no deben asumir de más ciertas personas por el mero hecho de no encontrarse empleados.

Hacer pucherazo electoral es altamente improbable, y os explicamos por qué


Durante todo el día todo está vigilado, hay policía nacional a diez segundos de que un presidente de mesa se levante y solicite su ayuda si hay algún incidente, representantes de la administración que vigilan y ayudan, además de apoderados que van a vigilar que todo vaya con normalidad a vistas de su partido. Además para votar hay controles, entre ellos siempre hay que entregar el DNI, que se revisa para que sea la persona que es ella. Cuando lo hace se le tacha en una lista para que no vuelva a votar y se le apunta en otra donde se lista quienes han votado, para hacer un recuento válido y asegurarse de que son las papeletas que se dicen que hay.

El recuento, más seguro y limpio de lo que creemos



Llegamos al recuento, que es la parte más criticable de los testimonios, pero todo ello sin fundamento. A las 8 de la noche votan los que queden en el local y se cierran las puertas, y se quedan dentro la gente de las mesas, administración, policías, representantes de los partidos y los ciudadanos que quieran ver el recuento, cosa que poca gente sabe que los ciudadanos que quieran pueden quedarse a ver el recuento, pero no pueden intervenir.

Se hace entonces el voto por correo, que llega a lo largo del día, se comprueba al abrir cada sobre que contiene los votos y una tarjeta censal con los datos de un votantes que no puede votar presencialmente. Si no hay dicho resguardo, no se acepta el voto y se destruye, con lo que no puede haber amaño fácil, sin decir si puede haber otro tipo de manipulación antes de enviar el voto.

Durante el recuento se sacan papeletas de sobres y se van amontonando por candidatura. Normalmente se dice que eso lo hace el Presidente, pero por poder puede ayudar cualquier persona, normalmente vocales o gente de la administración y alguna vez apoderados de varios partidos a la vez. La vigilancia es tal que en mi mesa un interventor hizo un movimiento más raro de lo normal y un policía le llamó la atención, aunque no hubo que hacer nada más.

Mucha gente dice que a la primera no cuadra, y es lo normal. Son centenares de votos, a veces llegan a 800 y son personas que llevan dos horas ahí, casi sin poder ir a cenar, se llama error humano. Se va recontando poco a poco, se mantienen los sobres, se apartan los nulos y blancos que se llevan al juzgado, y a veces se descuadra uno o dos tras tres recuentos, que muchos solucionan con añadir o quitar un par de nulos, que ya es mejor que arriesgarse a que toda la urna se invalide. Es un defecto menor que no puede hacer un cambio de más 0.5% en el total de votos de una urna, muy pequeño incluso que acumulando el máximo error en todas las urnas de una provincia se cambie un escaño, y normalmente a la segunda o tercera cuadra todo.

Acta de escrutinio en la mesa en la que estuve

Acta de escrutinio en la mesa en la que estuve



De ahí se listan los resultados de la urna y que lo saben todos los presentes y se procede a rellenar las denominadas actas, que siempre tienen la misma información en todas ellas y reciben copia tanto los juzgados como los representantes de todos los partidos políticos que lo pidan, y acto seguido se dan los datos a la administración que mediante Indra recogen los datos del recuento, pero los recuentos lo hacen siempre los ciudadanos. Es de ahí de donde se sacan los resultados preliminares, que luego son suficientemente fiables para darlos por válidos y por lo que se sacan las noticias de escrutinio, pues existen actas con los resultados reales, por ello se dan resultado a las nueve y media de la tarde, pues es cuando acaba el recuento, aunque no se lleven al juzgado. Luego, se destruyen los votos, una parte muy criticada, pero que realmente no tiene sentido guardarlos si ha sido vigilada por personas de todos los ámbitos políticos y ya hay un resultado que todo el mundo tendrá igual, pero eso sí, no se destruye absolutamente nada sin que antes se cuadre todo y no falte ni sobre un solo voto.

Todas las actas, con sus correspondientes incidencias anotadas, la lista del censo con nombres tachados, la lista de votantes numerada según orden y todo tipo de documentos que sirvan, y los votos nulos y sobre los que exista una reclamación, se añaden en tres sobres, dos que van a los juzgados (acompañado o no de Policía según criterio del Presidente de la mesa) y otro que se lleva un representante de Correos. Con esas actas, tanto jueces como partidos políticos se pasarán un tiempo revisando que el recuento de Indra cuadre, pues si hubiese pucherazo electoral, serían los partidos partidos los primeros interesados en presentar actas y su sistema de conteo para demostrar irregularidades que les pueden quitar votos.

¿Pucherazo electoral? Altamente improbable



Como se ve, todo el proceso está controlado para que sea lo más imparcial posible, y es declarado como un proceso relativamente rápido para usar un sistema de papel. ¿Es posible que Indra no sea la empresa más limpia? No lo es, lleva muchas críticas por muchos frentes, pero de ahí a arriesgarse a hacer pucherazo hay un mundo, y más sabiendo que de hacerlo pueden enfrentarse a penas muy graves, pues el fraude electoral de este estilo está muy penado, además de que Unidos Podemos es el más interesado en que estas elecciones sean limpias por los recientes sucesos del Ministro de Interior en funciones, pero que no puede controlar lo que se pone en las actas.

Es muy probable que el resultado de las elecciones no gustasen a muchos, pero antes de acusar hay que saber cómo es el procedimiento y el por qué de las cosas. Evidentemente la gente sigue siendo libre de contar sus historias, pero muchas acusaciones de fraude no tienen sentido y parten del desconocimiento de la metodología. Hay mucha gente que vela por la limpieza del proceso de cuento de votos, vigilado por gente de toda ideología, con registros para todos ellos de actas con incidencias y resultados. El sistema informático de Indra funciona y se comprueba a conciencia por todos los partidos. Si hay irregularidades, se sabrán, pues los partidos harán un comunicado.
0

Positivo:

Negativo: