/ análisis

TECNOLOGÍA

Hololens y otras herramientas para la accesibilidad en tecnología

La tecnología nos facilita la vida, pero podría hacer mucho más que eso, sobre todo en el caso de personas que sufren algún tipo de discapacidad.

Maribel Baena

10 de Abril de 2016

Lo útiles que resultan todas las nuevas herramientas, redes sociales y aplicaciones que tenemos a nuestra disposición en nuestra día a día es innegable. Pero, ¿y si tuviéramos alguna discapacidad? ¿Qué ocurre con los invidentes, por ejemplo? ¿Cómo puede cambiar la tecnología su vida?

Esto es como algo así como el poder del anillo en la saga de Tolkien: en las manos adecuadas, puede crear un gran beneficio para toda la sociedad en general. Ese parece ser el caso de Microsoft, con sus gafas de realidad virtual Hololens.

Hololens, describen el entorno


Hay veces que el ser humano demuestra que realmente se preocupa por sus congéneres, especialmente por aquellos que no se encuentran en igualdad de oportunidades ante la vida. Es el caso de las personas que sufren cualquier tipo de discapacidad, viendo cómo sus capacidades físicas o mentales difieren de las que se consideran normales.

Lo que sí que es innegable es que nos encontramos en un mundo totalmente visual, y una persona que nazca sin este sentido, tendrá serias dificultades para realizar sus actividades diarias sin ayuda. Salir a la calle, dar un paseo, ir a clase, o incluso ir a casa de un amigo; todo es mucho más complicado cuando no puedes ver el entorno al que te enfrentas. Y si la ciudad de por sí es conflictiva, con el ajetreo de coches, peatones, bicicletas... No quiero ni imaginar cómo debe ser cuando no puedes ver lo que se te viene encima.

Pero, por fortuna, hay empresas como Microsoft que piensan en todo esto. Lo han demostrado con Hololens, sus gafas de realidad virtual, capaces de describir el entorno a las personas que las llevan puestas. Están pensadas específicamente para invidentes, o personas con una capacidad visual disminuida (sin carecer de la misma por completo).

Funcionan mediante un software que se encuentra tanto en las gafas como en un smartphone, y es capaz de decirle al usuario qué es lo que las gafas están viendo. Lo hacen mediante una descripción; por ejemplo, pueden informar sobre lo que hay encima de una mesa, o si el bolígrafo está a la derecha o a la izquierda del portátil que se está usando en ese momento.

Más funciones de Hololens

Más funciones de Hololens


No solo sirve para cosas así; también puede aportar otro tipo de datos, como, por ejemplo, la reacción de la persona con la que se está hablando. Saqib Shaikh, un programador invidente que trabaja para Microsoft, ve esto especialmente importante, ya que señala que, a veces, 'no sabes si la gente se está durmiendo con lo que estás diciendo'.

La lectura en general también es un tema complicado cuando eres ciego; y es que, pese a que muchos proyectos y organizaciones buscan que todos los libros estén traducidos a braille, la población que adquiere estos libros es muy reducida. En las bibliotecas públicas, sin ir más lejos, los libros disponibles en braille son escasos. Esto tiene dos formas de verlo; por un lado, es cierto que hay menos personas invidentes que videntes, con lo cual, el público es menor, y la consumición de estos artículos es menor; por otro lado, eso no resta injusticia al hecho de que se les prive del poder disfrutar de un buen libro solo por haber nacido con una condición física determinada.

Pues en esto también puede ayudar Hololens. Estas gafas pueden leer textos sin necesidad de que sean braille, ya que basta con hacer una foto para que el programa lea la página en cuestión. Mas, ¿cómo va a hacer la fotografía una persona que no es capaz de ver? Microsoft también ha pensado en eso, y será el software el encargado de centrar la fotografía.

Microsoft no es la única empresa preocupada


La situación de desigualdad social a la que se enfrentan las personas que sufren cualquier tipo de discapacidad no es algo que preocupe solo a Microsoft sino que, por suerte, cada día hay más empresas tecnológicas que lo comprenden y tratan de remediarlo.

Últimamente, han estado saliendo a la luz nuevas aplicaciones que podrían hacer que las personas invidentes pudieran adaptarse mejor a su entorno. Por ejemplo, una aplicación llamada 'Be my eyes' se compromete a 'devolver la vista a los ciegos'. Obviamente, no es tan sencillo como eso, ni mucho menos. Hans Jorgen Willberg, un empresario danés invidente, creó esta aplicación con la intención de conectar a personas ciegas con voluntarios a través de sus smartphones; estos voluntarios serían los encargados de solucionar pequeños problemas que los invidentes pudieran ir teniendo a lo largo de su día.

El problema que plantean este tipo de aplicaciones es, sencillamente, que ya estás haciendo que la persona que no puede ver dependa de un voluntario. No puede 'valerse' por sí misma, sino que tendrá constantemente esa sensación de necesitar a alguien. Son proyectos que, en un momento puntual, podrían ser de gran utilidad, pero que no son útiles a largo plazo.

Google también lo intentó con sus Google Glass, aunque no consiguió llegar muy lejos. Su planteamiento era básicamente el mismo que las Hololens de Microsoft, pero sus gafas no tuvieron demasiado éxito en el mercado. Probablemente, gracias a la realidad virtual, veamos aparecer nuevas herramientas que permitan que incluso las personas que no pueden ver su entorno consigan identificarlo por completo.

Pequeños remedios


La ceguera no es la única discapacidad que trata de paliarse mediante tecnología; y es que todos habréis oído hablar de los audífonos. Gracias a las mejoras técnicas que estos pequeños aparatos están sufriendo, son cada vez más imperceptibles, más económicos y más eficientes.

No obstante, los audífonos no son una solución para aquellas personas que no pueden escuchar absolutamente nada, o apenas nada. En ese caso, la medicina y la tecnología suelen aunar fuerzas; hablamos de los implantes cocleares. Mediante un complejo pero pequeño mecanismo, estos implantes auditivos permiten que la persona que no podía escuchar comience a percibir los sonidos.

Gracias a los avances tecnológicos, hay enfermedades, como la parálisis cerebral, que se ven suavizadas. La medicina aún no ha conseguido devolver la movilidad a las personas que sufren parálisis, pero, gracias a dispositivos como 'Tecla', los que la sufren pueden vivir un poco mejor.

Así funciona 'Tecla'

Así funciona 'Tecla'


El dispositivo 'Tecla' en particular fue diseñado por Jorge Silva, un ingeniero biomédico. Se conecta a través de bluetooth con las tablets o smartphones, y permite tanto enviar mensajes de texto como navegar por cualquier web. Funciona a través de un interruptor que la persona puede activar con su cabeza. Silvia afirmó que creó este dispositivo porque 'lo que está discapacitado es el contexto de la persona con algún problema físico motor, no la persona en sí'. Además, añadió que si 'logramos remover las barreras a través de la tecnología, la discapacidad desaparece'.

Si bien es cierto que la ciencia, los avances tecnológicos, y las ganas de algunos desarrolladores y científicos, han hecho que las personas con cualquier tipo de discapacidad encuentren muchos menos impedimentos en su día a día, aún queda mucho por resolver. Queda mucho camino por recorrer antes de poder afirmar que estamos creando un mundo que realmente es para todos, y no solo para aquellos que conforman el conjunto de la mayoría.
0

Positivo:

Negativo: