/ análisis

REDES SOCIALES

Redes sociales, una nueva forma de hacer política

Estamos mejor comunicados que nunca; tenemos, a nuestra disposición, todo un abanico de herramientas que nos permitirán conocer el mundo al completo. Los políticos lo saben, y están dispuestos a aprovecharlo.

Maribel Baena

24 de Enero de 2016

Las redes sociales han introducido unos cambios increíbles en nuestra vida diaria a la hora de relacionarnos con nuestro entorno más cercano. Ahora tenemos a medio movimiento de mano la posibilidad de hablar con ese amigo al que, físicamente, nos sería imposible ver porque está de Erasmus en Polonia. Incluso podemos verle, gracias a Skype, o estar al tanto de su vida (o de lo que publica de ella) en Facebook.

Lo que muchas veces no nos paramos a analizar, y acabamos viendo como normal, es lo mucho que las redes sociales pueden afectar, también, a nuestra vida como ciudadanos. Hasta hace relativamente poco, solo nos relacionábamos con los políticos cuando estos se dignaban a hacer mítines - casi siempre en la época previa a las elecciones. Ahora la política está con nosotros, cada vez que abrimos Twitter y vemos que Pedro Sánchez, Pablo Iglesias o Alberto Garzón han publicado un tweet.

Aunque, bueno, no se habla solo de los tweets que publican en el presente; son muchos los 'twitteros' que se dejan la piel buscando mensajes antiguos de nuestros políticos más reconocidos. Por ejemplo...

Pedro Sánchez en Twitter

Pedro Sánchez en Twitter


Pero, bromas aparte, no podemos negar que la relación ciudadanía ? política ha cambiado desde la introducción de las redes sociales, todo favorecido a la gran difusión de las redes sociales.

El movimiento 15-M, los indignados comunicados


El 15 de mayo de 2011, hace ya casi cinco años (sí, el tiempo pasa muy rápido), surgió en Madrid un movimiento ciudadano que haría historia. La puerta del Sol se llenó esa noche, de forma espontánea, de personas que reivindicaban una democracia más participativa, el fin del bipartidismo y del dominio político de los bancos. Clamaban la separación de poderes, y muchos más cambios que harían que nuestro sistema fuera, según ellos, una democracia real.

¿Sabéis cómo comenzó todo esto? A través de las redes sociales. El descontento generalizado de la población con la situación de crisis viene de lejos, desde el 2008. Pero fue el 21 de octubre de 2010 cuando dos 'ciberactivistas' españoles se decidieron a crear... Una página de Facebook. Sí, una simple página de Facebook, como las miles de gatos, recetas, caídas... Que seguimos nosotros.

La página se llamaba 'Yo soy un joven español que quiere luchar por su futuro'. A raíz de esa página, se decidieron a crear también un manifiesto bajo el nombre de Juventud en acción. Si lo leéis, veréis que lo que proponían, su ideología... Tampoco está muy lejos de lo que propone Podemos, partido político que surgió de este movimiento.

Tras esta comunidad de Facebook, crearon también un blog. Poco a poco, la idea fue llegando a más gente. No os voy a relatar la historia completa, puesto que la gran mayoría de vosotros ha podido vivirla en persona ? quizás no de forma presencial, pero sí a través de Twitter. (¿Veis lo que os decía? Vivimos la política desde dentro, involucrándonos, queramos o no.)

Cuando comenzaron, el 15 de mayo, las acampadas multitudinarias, los convocantes comenzaron a servirse de las redes sociales para hacer que su protesta llegara aún más lejos. Con hashtags como #spanishrevolution, #democraciarealya, #nonosvamos, #15M... Hicieron partícipe a todos los ciudadanos de lo que estaban haciendo, de lo que estaban viviendo. Sus protestas llegaron a todos los españoles que disponían de cuenta en Twitter, Facebook e, incluso, Instagram.

Nunca se había vivido algo por el estilo; revoluciones sí, por supuesto. Nadie olvidará, seguramente, el mayo del 68 parisino. Pero nunca se había vivido una revolución así a nivel de redes sociales, donde la participación estaba abierta a todo el mundo.

Campañas electorales a través de Twitter


No es lo único que ha cambiado con las redes sociales. El día previo a las elecciones se conoce como jornada de reflexión y, durante esas 24 horas, hay unas medidas bastante estrictas respecto a lo que se puede hacer y no se puede hacer en los medios. En nuestro país, por ejemplo, no se puede difundir propaganda electoral ni realizarse acto alguno de campaña. Además, durante los cinco días anteriores a las votaciones, está prohibida la publicación y difusión de sondeos electorales.

Pero en ningún momento se hace referencia a la actividad a través de redes sociales. Y de esto se valieron muchos partidos políticos, como Izquierda Unida, que, sabiéndose vencido antes de tiempo (confiando en los resultados de las encuestas oficiales) se dedicó a hacer encuestas más o menos divertidas a través de su Twitter. Nada relacionado directamente con las elecciones, desde luego.

Izquierda Unida, señalando a Alberto Garzón como el nuevo Jon Nieve

Izquierda Unida, señalando a Alberto Garzón como el nuevo Jon Nieve


Por ejemplo, intento ganarse a los seguidores de sagas literarias como 'Harry Potter', realizando encuestas sobre a qué casa pertenecían sus 'followers'. Es una forma divertida de llegar a la juventud, adentrándose en temas que saben que gustarán.

Quizás una de las noticias que más ha dado de qué hablar en las redes sociales últimamente ha sido que Barack Obama, actual presidente de los Estados Unidos, se ha unido a Snapchat. Por si no lo sabéis, Snapchat es una red social parecida a Instagram, pero donde los vídeos y los mensajes desaparecen segundos después de haber sido vistos.

Pues ahí que fue Obama, con la Casa Blanca al completo. Su carta de presentación fue una foto del Despacho Oval, con el añadido de un icono saludando. A esto, el portavoz de Obama declaró lo siguiente: 'Esperamos que la gente eche un vistazo y siga a la Casa Blanca. Es otra herramienta para comunicarnos con el pueblo estadounidense sobre lo que está ocurriendo aquí'.

Desde luego, los políticos han comprendido la importancia de las redes sociales en todos los rincones del planeta. Comenzando por los que prohíben este tipo de comunicaciones en su país, hasta aquellos que tienen perfil en todas las cuentas, no han dejado de ver la relevancia que tienen para los ciudadanos de a pie. Ahora mismo, si no eres conocido en internet, no existes. La forma de comunicarse, como hemos dicho, está cambiando.

Híper-comunicación


Mas no solo los políticos han aprovechado estas nuevas herramientas para llegar a la población. No nos referimos a los artistas o famosos (que también), sino a todos los nuevos medios de comunicación que han surgido y se mantienen gracias a Internet. Crear un blog o una página web es, ahora mismo, ridículamente sencillo. No lo es tanto hacerse conocido, desde luego, pero con trabajo, esfuerzo y un buen plan de publicidad todo se puede lograr.

No solo han surgido nuevos medios de comunicación independientes, que nos permiten conocer diferentes puntos de vista sobre lo que ocurre, sino que también los medios tradicionales han pasado a engrosar las filas de Twitter. Con hashtags, enlaces, vídeos, imágenes... Cualquier forma es buena para transmitir información - y ganar dinero.

Esto, en gran medida, nos favorece a los ciudadanos. La inmediatez de las redes sociales, unida al buen hacer de muchos periodistas, nos permite conocer qué sucede en cada punto del globo terráqueo. Estamos mejor comunicados que nunca; tenemos a nuestra disposición las herramientas necesarias para conocer todo lo que nos rodea. Otra cuestión es que nos decidamos a hacerlo o no... Podemos tener todas las herramientas y no saber, o no querer, usarlas. Pero eso ya es decisión de cada uno.
0

Positivo:

Negativo: