/ análisis

GAFAS SNAPCHAT

La tecnología no vende por sí misma, y Snapchat lo demuestra bien con sus Spectacles

¿Cómo ha conseguido Snapchat vender tan bien un producto tecnológico? No tratándolo como tal

Yago Rosa Fernández

30 de Noviembre de 2016

He perdido la cuenta del tiempo que llevo participando en formas de dar a conocer las noticias de tecnología, pero desde el principio he intentado mostrar la tecnología como algo interesante en sí misma, enseñando los dispositivos más completos y toda función que tiene, algo que siempre he considerado como fundamental para decantarme a gastar mi dinero en un producto que me interese, con mayores y menores aciertos. Sin embargo no siempre ha sido fácil hacerlo, y aunque con cierto sector de la población es muy sencillo debatir de capacidades, megapíxeles y conexiones, con la gran mayoría de la gente no es nada fácil convencerles de que cierto movil es mejor aunque otro sea más barato, tampoco que una funda en particular es la mejor al estar más pensada para un móvil en particular en vez de ser genérico.

Estos dilemas no es algo a lo que solamente nos enfrentemos la gente de a pie que quiere defender sus ideales de compras tecnológicas, el mayor agente que tiene que enfrentarse a este dilema son las propias empresas de tecnología. Y es que aunque nos interesamos mucho por explotar todas las cualidades de la tecnología dirigida a los consumidores, a la inmensa mayoría de la gente no le preocupa casi nada qué tipo de conexión WiFi, si el sensor del móvil está pensado para fotos en cierto ambiente complicado o si acepta el Bluetooth de baja intensidad. Esto se puede resumir con una de las preguntas que de forma constante se ve en muchas ocasiones con '¿Este móvil sirve para WhatsApp e Instagram?', es una pregunta que siempre que se intenta vender un móvil acaba surgiendo.

Snapchat Spectacles, vendiendo una marca y no unas gafas sin más



Sin embargo, hay un nuevo producto tecnológico que está consiguiendo una expectación por tenerlo que no hemos visto en mucho tiempo, las Snapchat Spectacles. Para aquellos que no sepan a lo que nos referimos, son unas gafas de sol con cámara incorporada que se conectan directamente al teléfono para enviar por Snapchat vídeos circulares de forma extremandamente sencilla, sin apenas complicaciones más que el emparejar las gafas con el móvil.

Muy seguramente esta idea os suene al menos en la base, y es que la idea puede tener su parte de inspiración en Google Glass, aquel fallido experimento de Google que intentó ofrecer una gafas inteligente y que yo sigo pensando que tienen su sentido si hubiesen sabido vender mejor la idea, o al menos mantener a la comunidad actualizada de mejor forma de las novedades que iban surgiendo en el producto. Evidentemente hay un sinfín de diferencias en la utilidad, pues las gafas de Google servían para todo y las de Snapchat solamente sirven para una única función que deben hacer bien. Pero hay algunas cuestiones con las que Snapchat ha cambiado mucho la forma de vender tecnología al público y que sea efectivo.

Snapchat Spectacles

Snapchat Spectacles



Lo primero es estar asociado a Snapchat, considerada una de las marcas más asociadas al público joven de forma general sin tener que estar sujetos a un estilo de vida en concreto, pues solamente se necesita un móvil, además de la privacidad que muchas vece se ha mencionado y nace de su enfoque a usar solamente el móvil. Snapchat no vende sus Spectacles como un producto tecnológico, ni mucho menos, es un producto que no vende más que el estar asociado a Snapchat, eso y que no se ve raro.

El motivo está claro: alejarse del perfil techie. Aunque en gran parte sean los teachies los que desarrollan la tecnología, no siempre está la forma de ver la tecnología en la misma perspectiva que el grueso de la población, es más es muchas veces totalmente distante. Es el gran fallo que tuvo Google Glass, el no saber la forma de conectar con un público general que no está interesado en saber siquiera los megapíxeles de la cámara, sino que forme parte de un estilo de vida actual.

La escasez aparente aumenta el interés por las Spectacles



Sin embargo, no es la única forma de generar interés que ha hecho Snapchat para que la gente quiera sus gafas, y eso es infundiendo una sensación de escasez y exclusividad, de la misma manera que hubo escasez de Amiibos en las primeras remesas, donde era casi imposible hacerse con un modelo un poco más raro de lo normal. El método de esto es creando la sensación de que hay poca y que tener unas te dará un estatus notable, pero que no sea demasiado caro para no hacerlo imposible.

Para ello han conseguido un precio no demasiado prohibitivo, pues no llega a los 200 dólares, lo cual no es barato, pero no demasiado caro como para que solo las clases altas las puedan disfrutar. Lo siguiente es limitar mucho los puntos de venta, tanto es así que para conseguir unas hay que estar al tanto de cuándo se pueden vender por tu zona, pues para ello solamente se vende en una máquina expendedora temporal, una sola máquina para todos los que quieran hacerse con sus gafas.

Esto hace que el hecho de comprar unas gafas sea uan experiencia, pues se forma una reunión de la comunidad de usuarios de Snapchat con la que pueden sentirse parte de una comunidad más grande y comprobar que hay más gente como ellos, que disfrutan y aman la forma en la que Snapchat les permite comunicarse de una forma que ellos mismos esperan.

Snapchat ha hecho que compar unas gafas con las que hacer vídeos sea una experiencia. Ya hay centenares de cámaras espía en el mercado que se podrían usar mucho mejor que las Spectacles, pero a la gente no le preocupa. Snapchat ha llegado al punto de que vender su marca y una forma más de usar la aplicación merece la pena, es algo por lo que merece la pena hacer una fila en la calle durante horas con casi 200 dólares preparados para unas gafas de sol con cámara. Han conseguido ser una empresa que marca tendencia por el solo hecho de sacar un accesorio para móvil, algo que no se llegaba a ver desde el palo de selfies y aún así eso no lo hizo una sola empresa, sino varias que competían a reventar el precio.

Aquí es Snapchat el que nos ha enseñado una cosa a los techies: hay que darle un estilo a la tecnología, aunque nos guste. A nosotros nos seguirán gustando los gigahercios y la capacidad de la ram, pero a muchos eso no les preocupa, lo que quieren es reafirmar su estilo de vida, que sea divertido y que sirva para algo claro y conciso. Sin embargo yo seguiré pensando que Google Glass debería volver, uno que es un clásico.
0

Positivo:

Negativo: