/ análisis

Ciudadanos exige a Rajoy que convoque elecciones anticipadas
PROBLEMAS STOCK

Nintendo tiene problemas de stock con Switch y son los últimos que quieren eso

Los problemas de stock de Nintendo Switch están haciendo mucho daño a Nintendo, creer que es un problema intencionado no es lo más correcto

Yago Rosa Fernández

21 de Junio de 2017

Quien esté bastante metido dentro del mundillo de los videojuegos conocerá de sobra Nintendo Switch, y para quien no, se la presentamos: la consola de Nintendo salió el pasado 3 de marzo en todo el mundo apoyada por juegos como The Legend of Zelda: Breath of the Wild que es considerado una obra maestra y es firme candidato a juego del año según muchas webs como nuestra hermana Zonared, el recopilatorio de minijuegos 1-2-Switch que trata de mostrar a los jugadores las nuevas propiedades del mando como la vibración de alta fidelidad, el reconocimiento de movimientos o su sensor infrarrojo en juegos para jugar con un amigo; o el juego de puzzles Pûyo Puyo Tetris que mezcla los tetraminós más famosos del mundo y que todos hemos jugado alguna vez en su vida con las babas protagonistas de una serie de puzzles colorida y muy exitosa en Japón.

Recientemente se ha unido el juego Arms que quiere ofrecer una experiencia de lucha y apostar por los eSports pero siempre bajo la dirección de Nintendo que poco tiene que ver con cómo Capcom, SNK o Warner Bros manejan sus franquicias Street Fighter, The King of Fighters o Mortal Kombat. Para agosto se espera la llegada de 'Splatoon 2', secuela de un juego que ha revolucionado el género de shooter online al hacerlo accesible para el mercado japonés que siempre ha sido receloso por el género shooter. Y en octubre llega 'Super Mario Odyssey', que promete ser todo un superventas de estas fiestas puesto que no serán pocas las familias que tendrán en su lista de compras navideñas una Nintendo Switch con el nuevo juego protagonizado por el fontanero. Por si fuera poco, está previsto que lleguen tanto Pokémon como Metroid, y son nombres que pueden generar varios miles de ventas en su lanzamiento.

Problemas de stock



Pero los consumidores se están encontrado con un serio problema: no pueden comprar la consola porque está casi siempre fuera de stock en las tiendas. En todo momento hay que estar atentos a cuando una tienda web recibe una nueva remesa de la consola híbrida de Nintendo para poder asegurarse una unidad, lo que ocasiona una alta especulación y que un consumidor normal no pueda entrar a una tienda y comprar la consola al precio oficial.

Nintendo Switch

Nintendo Switch



No es la primera vez que Nintendo se enfrenta a una de estas situaciones de escasez de stock, puesto que el primer año en el que estaban las amiibo en las tiendas no era raro ver cómo algunas figuras en concreto se agotaban y en las estanterías de grandes almacenes se amontonaban los personajes menos populares. Esta escasez fue intencionado por parte de Nintendo porque no quería que sus figuras se devaluaran por exceso de stock en tiendas que quieran deshacerse de ellas para hacer espacio en el almacén en vez de sacar dinero como le pasaba a las de Skylanders y las de Disney Infinity, ambas series canceladas por Activision y Disney respectivamente. También querían dar la sensación de ser un producto muy deseado y escaso para darle cierto valor añadido y animar a los consumidores a comprarlos cuando los repongan. Peor hoy en día no es raro ver montones de amiibo de Animal Crossing, Super Smash Bros o Kirby poblando las estanterías de Carrefour por un precio inferior al original, puesto que la fiebre de las figuras se ha pasado porque ya no es novedad, cada vez menos juegos de Nintendo los usan de forma muy activa y los consumidores como mucho compran una figura por personaje siempre y cuando le guste o le ofrezca contenido interesante.

Un problema que no buscan



Pero el caso de Nintendo Switch no es comparable ni de lejos y no es realista pensar que están causando escasez de stock a posta para hacer más atractiva la consola a los consumidores. Empecemos con que Nintendo fabrica hardware pero también vende software para ella en forma de títulos desarrollados por ellos mismos o por terceros, a los que le vende los materiales para sacar sus juegos en formato físico y royalties por ventas en cartucho o su tienda digital. Nintendo también arrastra el estigma de Wii U, una de sus consolas de sobremesa peor vendidas con poco más de doce millones, una cifra irrisoria comparada con las más de cuarenta Nintendo Wii que vendió en la generación anterior.

Ese parque de consolas tan bajo es lo que hizo que muchas desarrolladoras grandes como ubisoft, Capcom, Konami, Bandai Namco, Warner Bros Interactive Entertainment Inc. publicaran inicialmente algunos juegos suyos pero luego abandonen la consola tras ver que juegos como Watch Dogs o Call of Duty no cumplían con sus ambiciosas expectativas de ventas y el coste de desarrollar una versión de Wii U a la par que una de PC, PS3, PS4, Xbox One y Xbox 360 no les compense.

Es el tema de royalties con el que no se sostiene el argumento de que Nintendo hace que el stock de Nintendo Switch sea escaso, puesto que ahora más que nunca necesitan vender todos los millones posibles de una consola que apela tanto al mercado de sobremesa como el portátil, que tiene en el horizonte cercano un Monster Hunter para el público japonés, un Mario, un Pokémon y el regreso de Metroid.

No es inteligente vender pocas consolas que los usuarios necesitan para comprar juegos y ganar dinero, puesto que Nintendo es una empresa y entiende que debe de sacar dinero siempre que pueda y limitarse su mercado de juegos sería vetado de cualquier junta de accionistas. La única razón por la que hay escasez de Nintendo Switch es porque tienen que competir con otros fabricantes de móviles como Apple por los componentes, porque Nintendo Switch usan partes propias de smartphones y tablets debido a la propia arquitectura de la consola, y pujar por tener antes componentes con los que fabricar Nintendo Switch sería un golpe económico para ellos porque deberán vender las consolas a pérdida o tendrán que subir el precio a las tiendas, y entonces serán éstas las que deberán decidir si perder beneficios por unidad vendida o subir el precio final para el consumidor.
0

Positivo:

Negativo: