/ análisis

TECNOLOGÍA

Todo lo que el ebook puede aportarte y el libro físico no

El ebook ha sido muy criticado, hay muchos que no se sienten del todo convencidos, pero... ¿Sabías todo lo que un libro electrónico puede aportarte?

Maribel Baena

29 de Abril de 2017

Durante los primeros años de la década del 2000, comenzaron a aparecer en el mercado dispositivos que venían dispuestos a acabar con los libros tal y como los conocíamos hasta ahora: los ebook. Estos libros electrónicos permitían hacer lo mismo que los libros tradicionales, pero con muchas diferencias.

Al principio, aquellos que eran lectores habituales se negaron en redondo a aceptar en sus vidas estos ebook. La idea romántica de continuar leyendo en papel seguía manteniendo a muchos aferrándose a sus libros físicos, cerrándose en banda a cualquier invento que pudiera apartarlos de tan preciados objetos. Y es que hay que admitir que leer en físico tiene un algo que un ebook no es capaz de aportar (todavía); el hecho de ir pasando las páginas, de ver cómo estas van envejeciendo poco a poco, con el paso de los años y las lecturas. Incluso el olor del libro en sí mismo, tan característico. Quién no ha leído los libros de sus abuelos y se ha sorprendido por ese olor a libro antiguo, a polvo almacenado entre las páginas de esas historias, a magia. Es algo que, por desgracia, el ebook aún no puede darnos.

No obstante, hay otras muchas cualidades del libro electrónico que deberían ser tenidas en cuenta. Porque pese a que ha sido muy demonizado, tachado de algo absurdo en muchas ocasiones... Lo cierto es que el libro electrónico puede evitar que talemos más árboles de la cuenta, puede hacernos ahorrar algo de dinero, y puede permitirnos llevar miles y miles de libros en un dispositivo de apenas quinientos gramos de peso. Aún recuerdo la primera vez que comprendí que un ebook no solo era positivo, sino que era incluso necesario. Iba a la Universidad, y estaba leyendo 'Canción de Hielo y Fuego' en aquel momento, con sus libros de cerca de setecientas páginas cada uno. Me era imposible meter esos libros en la mochila junto con los libros de la Universidad, la agenda, el ordenador, la comida... Pero el ebook sí que podía venirse conmigo sin ningún tipo de problema. Así fue como comenzó mi romance con los libros electrónicos; ahora quiero que comience también el vuestro, que veáis la parte positiva de los ebook. Todo eso que pueden aportarnos los libros electrónicos, y lo que los libros tradicionales no nos permiten hacer.

Una biblioteca andante


Hay distintos tipos de libros electrónicos; los más novedosos, los que más se están comercializando, son aquellos que tienen tinta electrónica. Estos no disponen de ningún tipo de retroiluminación, con lo cual no dañan la vista, como si podrían hacerlo otro tipo de dispositivos electrónicos (como los móviles). Es muy parecido a leer un libro tradicional en este sentido, aunque también es más cómodo; por ejemplo, te permite ampliar el tipo de letra o incluso cambiarlo, para que así se ajuste más a tus necesidades. Ya podemos hablar de una ventaja, pues. ¿Habéis visto algún libro tradicional que os permita aumentar el tamaño de la página para que vosotros podáis ver mejor?

Ventajas de los libros electrónicos

Ventajas de los libros electrónicos


La primera ventaja seria de la que vamos a hablar es de lo asequibles que son los libros en formato digital. Por supuesto, pueden llegar a ser gratuitos si es que llegáis a descargarlos de forma ilegal, pero recordamos que esto es delito, y los que saldremos finalmente perdiendo somos los lectores. Dejando este tema a un lado (que daría para un debate mucho más extenso de lo que este análisis nos permite), pasemos a hablar de lo baratos que son los libros digitales comparados con los libros físicos. Si un libro físico cuesta cerca de veinte euros, probablemente lo encontréis en versión digital por tan solo siete u ocho. La diferencia de precios radica en que para el último no hace falta papel, no hacen falta grandes herramientas de impresión; esto hace que sus costes sean mucho más asequibles.

Si a esto le sumamos que al pasar del papel también estaremos consumiendo mucha menos materia prima y, por tanto, contaminando menos, podremos ver que esta primera ventaja es, por sí misma, un motivo más que convincente para cambiar directamente al libro electrónico. No solo por nuestro propio bien, sino también por el bien del planeta.

Pero las ventajas no paran ahí, ni mucho menos. Con el libro electrónico podemos llevar encima una biblioteca andante, y con un peso muy reducido. Como ya os he comentado más arriba, mi decisión de optar por libros electrónicos en lugar de por libros físicos en muchas ocasiones derivó de este hecho. Es mucho más cómodo llevar un solo dispositivo y, en él, todos los libros que quiera; antes, cuando viajaba, llevaba al menos tres o cuatro libros conmigo. Ahora solo llevo el ebook, y no necesito absolutamente nada más.

Con los últimos libros electrónicos, la conexión a internet vía Wi-Fi es una realidad. Es por eso que la lectura en este tipo de dispositivos se ha vuelto mucho más enriquecedora; y es que si antes era una gozada poder leer así, imaginad ahora, que podéis consultar enlaces multimedia, ir escuchando música, buscar información, comprar los libros desde el propio ebook...

Tiene sus desventajas, por supuesto


Pero el libro electrónico también tiene sus desventajas, como todos sabréis ya. Por ejemplo: el extraer los materiales necesarios para fabricar los libros electrónicos también perjudica al planeta. Ahorramos en madera, pero gastamos en otros materiales. Se gasta menos a largo plazo, porque no es lo mismo que todas las personas tengan cientos de libros a que cada una tenga un ebook.

Libros electrónicos, el mejor recurso para leer

Libros electrónicos, el mejor recurso para leer


No obstante, la mayor pega que todo el mundo pone constantemente es la misma: los libros no se sienten tan 'propios' estando almacenados dentro de un libro electrónico. No decoran ninguna estantería, no te acompañan en según qué momentos, no están presentes de forma física. Pero eso tiene fácil solución: cuando un libro os enamore de verdad, cuando sintáis que un libro merece estar en físico en vuestra casa, compradlo. ¡Sin más!
0

Positivo:

Negativo: