/ análisis

CAMBIOS TWITTER

Twitter, quiero que sigas siendo relevante

Twitter está pasando por una época tan complicada como decisiva, tanto para ellos como para el futuro de las redes sociales

Yago Rosa Fernández

03 de Enero de 2017

Se puede decir que soy un perro viejo ya en esto de las redes sociales, pues ya llevo casi 9 años en Twitter que haré el próximo mes de febrero, sin duda es mucho tiempo y no dudo en ser considerado parte de los heavy user. Al principio no vi la plataforma como algo que pudiese revolucionar la forma en la que nos comunicamos con los demás, pero en su momento también dije que WhatsApp no funcionaría porque todo el mundo necesitaría necesitar todo el mundo tener la aplicación para que funcionase tan bien como se espera, y alf inal sucedio.

Twitter ha evolucionado mucho desde que me uní a la red, tanto que si no fuera por los 140 caracteres que siguen siendo la base de toda comunicación muy seguramente nadie no lo reconocería a la primera. No estoy hablando solamente de cuestiones de diseño, sino de funcionalidades que cambian la forma en la que se usa de una manera incomparable al uso original. En esos momentos el público era más sencillo, y aunque hay notables mejoras, no son lo suficientemente radicales como para que el sistema llegue a ser llamativo para el gran público. No es que les vaya necesariamente mal, pero están lejos de conseguir un estado normal, ¿cómo hemos llegado hasta aquí y cómo podría cambiar para agradar al gran público?

Twitter empezó sencillo y escuchando a los pocos que lo usábamos

Twitter empezó hace más de una década como un sistema donde poder mandar una actualización de estado y recibir la de los demás. A diferencia de un servicio que estaba creciendo llamado Facebook, no era necesario seguirse mutuamente las actualizaciones para poder estar al tanto de alguien, de forma que si alguien quería seguir a un famoso no tenía por qué aceptarle, sino que inmediatamente seguía sus actualizaciones de estado. En un principio lo que hoy conocemos como menciones no existían como tal y no estaban recogidas en el propio Twitter, pero debido al uso de los usuarios al final llegó a ser una de las funciones que más se celebraron cuando se impulsó de forma oficial como una función que provenía enteramente de una comunidad que quería comunicarse mejor.

Twitter, quiero que sigas siendo relevante


Esa ha sido la tónica de Twitter para poder ofrecer novedades y funciones que hasta el momento solamente eran posibles gracias a que lo ofrecían servicios externos que vivían en base a una plataforma. Por ejemplo un ejemplo muy socorrido es el de las imágenes, pues durante mucho tiempo el poder añadir imágenes en Twitter (a pesar de las limitaciones) era Twitpic, un servicio en el que subíamos fotos y se publicaban un enlace a la red social, a día de hoy no tendría mucho sentido fuera de Instagram, pero sin duda para aquellos tiempos donde la funcionalidad era poca para muchos era la oportunidad de poder compartir fotos a su red social favorita.

También hay otras muchas funciones que beben directamente de la comunidad, como el retuit, que empezó siendo una modificación extraña del mensaje que se quería compartir y en caso de que no hubiese espacio para todo había que ver cómo modificar el mensaje sin perder la coherencia, era lo que en su tiempo se llamaba el retuit manual. Visto los problemas que generaba, especialmente al ser fácilmente manipulables y que seguía a expensas de la longitud de los mensajes, el equipo anunció la posibilidad de hacer RTs de forma nativa, algo que ahora se convierte en una forma para medir la viralidad de un contenido que algún usuario genera.

Lo más importante para Twitter ha sido que tanto los usuarios normales como las empresas y verificados eran casi casi idénticos en el tratamiento de los mensajes. A diferencia de Facebook que tiene un algoritmo notablemente odiado por PYMES que no pueden dedicar un presupuesto a redes sociales, un mensaje en Twitter era igual en la mayoría de las veces sin importar quién lo lanzase. Es cierto que ahora en la versión web y en la versión de móviles hay preferencias en ciertas partes mensajes con muchas interacciones, pero no ocurre más que en el login principal y luego ya está el querido orden cronológico.

Twitter ha mejorado, pero sigue sin enamorar al gran público

Sin embargo el problema sigue ahí, y es que por mucho que considere que es la mejor red social en lo que a la mezcla de funcionamiento y cantidad de personas que hay se refiere, la verdad es que está en un estancamiento que ni ellos mismos sabrían solucionar de forma sencilla. La mecánica de limitarlo todo a 140 caracteres tenía sentido cuando aún muchos mensajes se enviaban y recibían pro SMS aprovechando los planes de mensajes de Estados Unidos en los que era un precio irrisorio, ahora con la expansión de los planes de datos se ve como algo arcaico por muchos, pero yo lo veo como una forma de mantener la síntesis y que el flujo de mensajes sea constante y no termine de atiborrarte con mensajes de cinco párrafos.

Es difícil calificar si el número de usuarios de Twitter se mantiene creciendo o bajando estancando, lo que es cierto es que pasa demasiado tiempo entre funciones rompedoras que a quienes llevamos ya mucho siento se nos ha ido la magia de probar cosas nuevas. Es cierto que me encanta el poder añadir fotos y encuestas sin que consuman caracteres, pero no es una gran novedad comparada a las traducciones al castellano que movieron a gran parte de la comunidad de tuiteros para poder acercar la red social a todo el mundo.

Sigue siendo la red social de referencia en los informativos, mayormente porque es más sencillo encontrar cosas y es la plataforma predilecta de los políticos (en particular Donald Trump) para poder mantener a la gente al día de sus ideas, planes y propuestas. La red a pesar de ser más util que nunca no consigue gente nueva, y es que para hacerlo tendría que ser un clon de Facebook, pero ese sería el camino fácil. Llevan un tiempo desprendiéndose de todo tipo de divisiones que no les generan beneficios y parecer ser que la única forma para que siga activa sería que otra empresa la mantuviese, pero entonces dejaría de ser una red social como tal. La solución no es sencilla ni clara, pero Twitter es más útil ahora que nunca.
0

Positivo:

Negativo: