/ análisis

APPLE

Análisis: ¿Por qué las ventajas fiscales de Apple en Irlanda le costarán 13.000 millones de euros?

Bruselas se mantiene firme en su decisión, y le pide a Apple que pague trece mil millones de euros por, según ellos, haber llevado a cabo un acuerdo fiscal con Irlanda.

Maribel Baena

31 de Agosto de 2016

Tras tres años de investigación, Bruselas ya ha conseguido llegar a una conclusión: Apple se ha visto beneficiada por Irlanda. Y es que el Gobierno del país podría haber privilegiado a la compañía estadounidense con ventajas fiscales, eximiéndole de pagar ciertos tipos de impuestos. Esta decisión ha hecho que tanto Apple como Irlanda y Estados Unidos se levanten contra Bruselas; han sido las autoridades norteamericanas las que, en última instancia, han acusado a Bruselas de extralimitarse en sus funciones.

La teoría que señalan desde Bruselas es que debe existir equidad, y que la ley debe ser la misma para todas. 'Bajo las reglas que rigen las ayudas de Estado en la Unión Europea, las Haciendas nacionales no pueden ofrecer beneficios fiscales a determinadas compañías que no estén disponibles para el resto', han explicado. A esto, además, han añadido algo que no necesita ningún tipo de explicación: todas las empresas que generen beneficios en la Unión Europea tienen que pagar en ella los impuestos que rigen cada uno de los Estados, independientemente de su nacionalidad.

Apple podría enfrentarse a una multa de trece mil millones de euros

Apple podría enfrentarse a una multa de trece mil millones de euros


Fue en el año 2013 cuando todo esto comenzó a gestarse, y la Comisión Europea pidió a Irlanda información sobre el régimen fiscal que estaban aplicándole a Apple. Además, querían saber cuáles eran las condiciones de los dos tax ruling, o acuerdos fiscales, entre Apple y el Estado, el primero vigente desde 1991, y el segundo desde 2007.

Estos acuerdos fiscales no son realmente el problema, puesto que son totalmente legales dentro de la Unión Europea. El problema reside en que Apple se ha visto beneficiada por una serie de condiciones a las que las empresas de la competencia no han podido acogerse; de esta forma, la compañía norteamericana se ha visto favorecida. Es como si hubiese podido actuar, casi, en régimen de monopolio, puesto que contaba con un apoyo tan grande que a la competencia le ha sido prácticamente imposible mantenerse a su altura. Esto es lo ilegal.

¿Por qué tiene que pagar Apple?


Pero, ¿qué es lo que ha hecho Apple exactamente? El grupo Apple es dueño de Apple Inc, que es la matriz norteamericana de la compañía; a través de ella, han controlado tanto Apple Sales International como Apple Operations Europe, empresas cuya sede se encuentra en Irlanda. Son como dos empresas pequeñas que, aún así, continúan siendo Apple; tienen todos los derechos tanto para vender como para operar con todos los productos de Apple, a cambio de realizar pagos anuales a Apple Inc. Esos pagos anuales, gracias a los acuerdos fiscales con Irlanda, se veían deducidos de los beneficios que las dos empresas con sede en Irlanda tenían que declarar.

Aquí no se acaba el problema, puesto que, hasta aquí, no hay nada ilegal. Gracias a los acuerdos que Apple tiene con Irlanda, durante todos estos años, las compras realizadas tanto por ciudadanos europeos como africanos, de Oriente Próximo o de la India, han sido declaradas como compras a Apple Sales International. Es decir, a una de las empresas con sede en Irlanda, y no a las diferentes tiendas locales que regentan. Esto implica que todos esos beneficios han sido registrados y declarados en Irlanda, con lo cual los impuestos se pagan a Irlanda, y no a los países donde las compras han sido realizadas.

El gobierno irlandés podría haber beneficiado a Apple por encima de otras empresas

El gobierno irlandés podría haber beneficiado a Apple por encima de otras empresas


Esto continúa sin ser ilegal. No obstante, si continuamos tirando del hilo, podremos ver que Apple Sales International canalizaba esos beneficios a través de una oficina central que, según explican los encargados de llevar a cabo la investigación en Bruselas: 'no tiene sede en ningún país, ningún empleado ni instalaciones. Sus actividades consisten en reuniones ocasionales de la junta directiva. La amplia mayoría de los beneficios se distribuían a través de ella, y no de la rama irlandesa'. Es decir, no tributaban impuestos a Irlanda.

De los dieciséis mil millones que Apple Sales International registró como beneficios en el año 2011, por ejemplo, tan solo fueron gravados cincuenta millones. Es decir, que los impuestos que pagaron no se ajustaban a los dieciséis mil millones, sino a los cincuenta millones, con lo cual la cifra fue de tan solo diez millones. Pese a que el impuesto de Sociedades irlandés es el más bajo de toda Europa, con tan solo un tipo del 12'5%, Apple pagó en 2011 un impuesto tipo del 0,05% si tenemos en cuenta sus beneficios reales. Por supuesto, esto hace que obtenga una alta serie de ventajas frente a sus competidores.

Irlanda no quiere ese dinero. ¿Por qué?


Con los trece mil millones de euros que Apple debe pagar a Irlanda, el país podría tener cubierto su presupuesto sanitario anual. Pero desde el momento en el que se conoció la decisión de Bruselas, el ministro de Finanzas, Michael Noonan, declaró que esta sería apelada. ¿Por qué?

Si aceptara ese dinero, estaría comprometiendo la base de su política económica, gracias a la cual ha conseguido atraer a Irlanda una gran cantidad de empresas multinacionales. Son estas la base de su economía, la que hacen que el país siga funcionando. Noonan declaró en la televisión pública que el gobierno irlandés se iba a mantener del lado de las empresas, porque no hacerlo sería como 'comernos las semillas de la patata'.

No solo esto, sino que el gobierno de Irlanda ya ha señalado que pretende hacer que su sistema tributario sea aún más atractivo para todas las empresas, para así hacer que la innovación y el talento recorran el país. Para eso, puede que llegue incluso a bajar más el impuesto de Sociedades, dejándolo en un 6'25% para las empresas que cumplan ciertos requisitos.

Por su parte, Apple ha publicado un 'Mensaje para la comunidad de Apple en Europa' en su página web, firmado por el propio Tim Cook. En este mensaje, se explica cómo Apple se decidió a comenzar a invertir en Cork, un pueblo irlandés, y cómo, desde entonces, han apostado fuertemente por este país. Se señalan como pioneros, indicando que muchas empresas multinacionales se han decidido a seguir sus pasos y, gracias a eso, Cork 'disfruta de una economía local más próspera que nunca'.

En el mensaje, Apple plantea su postura, y explica que la Comisión está tratando de 'reescribir la historia de Apple en Europa, ignorar las leyes fiscales de Irlanda y de paso cambiar radicalmente el sistema internacional en materia tributaria'. Explica, también, que es lógico que los beneficios de un país deban ser tributados donde crean su valor que, en este caso, es en Estados Unidos, puesto que 'casi toda nuestra investigación y desarrollo tiene lugar en California'.

Este no es un tema que vaya a solucionarse a corto plazo, ni mucho menos; quedan aún unas cuantas disputas por ver, y Apple no tendrá que hacerse cargo de la multa todavía. Lo que parece claro es que Bruselas está dispuesta a llevar esta acusación hasta el final, mientras que ni Apple ni Irlanda parecen querer ceder ni tan siquiera un ápice.
0

Positivo:

Negativo: