/ noticias

APPLE

A Apple no le preocupa que Apple Pay no esté teniendo una gran acogida

Apple Pay no ha tenido una acogida rápida, pero a Apple no le preocupa.

Maribel Baena

06 de Abril de 2017

Apple Pay llegó hace casi tres años, en octubre del año 2014, con el lanzamiento del iPhone 6 y del iPhone 6 Plus. Poco después, a principios de 2015, estuvo también disponible para Apple Watch y para algunos modelos de iPad. No obstante, ha tardado bastante más en ir introduciendo bancos con los que se pudiera trabajar, y aún más en llegar a diferentes países.

Su adopción está siendo increíblemente lenta. Por ejemplo, pese a que en España lleva algunos meses disponible, lo cierto es que son muy pocas las personas que pueden usarlo actualmente, puesto que muy pocos bancos tienen soporte para Apple Pay. Está presente, sí, pero casi como si no lo estuviera. Si a esto le sumamos que no hay muchos establecimientos donde el pago con Apple Pay esté instaurado, tendremos el porqué de su lentitud.

A Apple le está costando mucho ampliar su cartera de clientes, así como también los socios, ya sean minoristas y bancos. Esto es algo que no ha pasado desapecibido para la población en general; sin ir más lejos, ayer The Wall Street Journal dedicó un artículo completo a subrayar esta situación. Especificaron, sobre todo, que los ejecutivos de Apple continúan pensando que este nivel de crecimiento es más que adecuado, y que Apple Pay pronto podría llegar a convertirse en el 'sistema de pago principal' de los consumidores, dejando a un lado tanto el dinero en efectivo como las tarjetas de crédito. Pero, personalmente, creo que ese 'pronto' señala un optimismo por parte de los ejecutivos de Apple que no encaja mucho con la realidad.

Los ejecutivos se muestran optimistas, pero la adopción no sube


Según los últimos datos recogidos por la empresa Creative Strategies, una firma de investigación tecnológica, el cuarenta por ciento de los consumidores estadounidenses han mostrado su preocupación por la seguridad real en añadir una tarjeta de crédito o débito en su iPhone. Es decir, que para ellos el problema sería más de seguridad que de cualquier otro tipo; puede que no tuvieran ningún problema en cuanto a la familiarización con los métodos de pago electrónicos, pero no terminan de fiarse de la seguridad que pudiera garantizar este método.

Por otra parte, el sesenta por ciento de los encuestados aseguraba que no se encontraban familiarizados con este tipo de pagos. Mientras que el tema de la seguridad es mucho más sencillo de resolver, puesto que lo único que Apple tendría que hacer es lanzar campañas para demostrar que Apple Pay es un método seguro, el problema de la familiarización es más complicado. Implica que estamos ante usuarios que no saben cómo manejarse en estos ámbitos, y esta falta de manejo puede llevarlos a sentirse aún más inseguros, a no saber cómo moverse y, por ende, a optar por ignorar completamente estos nuevos métodos de pago.

Apple Pay tiene un ritmo muy bajo de adopción

Apple Pay tiene un ritmo muy bajo de adopción


Nilson, otra empresa dedicada a la investigación, ha demostrado que la tasa de aceptación de Apple Pay se ha más que duplicado desde el año 2015. Pese a esto, solo un tercio de las tiendas que tienen sede en Estados Unidos lo han comenzado a aceptar como forma de pago. Si Apple Pay no se puede utilizar en todas partes, ¿qué sentido real tiene para los usuarios comenzar a usarlo? ¿Merece realmente la pena? La respuesta, por desgracia, es muy clara en este sentido. Apple esperaba que los consumidores aceptaran Apple Pay con la misma rapidez que aceptaron iTunes, pero no ha resultado.

Sí es cierto que Apple Pay tiene muchas ventajas, y muy notables. No obstante, no ha conseguido hacerse con un hueco en el corazón de los usuarios. Apple no ha puesto ningún empeño a nivel publicitario por conseguir que Apple Pay se haga más y más conocida; solo ha tenido dos anuncios en estos casi tres años que lleva en el mercado.

Con el tiempo, quizás este tipo de pagos consigan hacerse más famosos, y Apple Pay tendrá entonces su oportunidad de triunfar. Pero, por ahora, queda mucho por avanzar, quizás demasiado.

Comentarios

Sin comentarios