/ noticias

APPLE

La cafetería futurista de Apple que nunca llegó a existir

Apple quiso crear una cafetería futurista en 1997, pero el proyecto se quedó estancado.

Maribel Baena

15 de Febrero de 2017

Hace cerca de veinte años, más o menos cuando Steve Jobs regresó a Apple tras una breve parada, dentro de la compañía empezó a surgir una idea revolucionaria. Tan atrevida era en ese momento, y tanto distaba de su objetivo original, que la desecharon prácticamente sin plantearla en serio. Y es que Apple se planteó hacer un Apple Café, una especie de cibercafé totalmente futurista (en el año 1997, por supuesto), donde la gente podría reunirse para comer, tomar un tentempié, hacer negocios y, por supuesto, usar los ordenadores de Apple.

La idea tenía aspectos muy positivos. Por ejemplo, sería una fuente de ingresos extra para la compañía de la manzana mordida. Los cibercafé todavía no habían cobrado toda la fuerza que posteriormente cobrarían, pero uno que utilizara ordenadores de Apple seguramente sí que hubiera conseguido atraer a una gran parte del público. Apple no es solo una marca asociada con la calidad, sino también con el prestigio y la elegancia; le ha costado años y años de marketing llegar a conseguirlo, pero lo han conseguido. Y ya en aquel momento lo era. Eso hubiera incidido positivamente en su cibercafé, que podría haber llegado a ser un sitio de casi de culto para muchos.

Concepto del cibercafé de Apple

Concepto del cibercafé de Apple


La empresa no se iba a lanzar sola a la aventura, sino que crearon esta idea asociándose con Mega Bytes. Sería Apple la que cedería tanto la licencia del nombre como la marca, pero Mega Bytes la que acabaría por encargarse de todo. Incluso el antiguo trabajador de Disney, Tony Christopher, tuvo una importante labor durante ese momento: fue él el encargado de crear el diseño de todo lo que sería la cafetería. En una entrevista con el medio de comunicación Co.Design, Christopher enseñó las imágenes de lo que el café podría haber llegado a ser, y contó toda la historia tras su diseño.

Un cibercafé que jamás llegó a ser


Al parecer, lo que Steve Jobs quería conseguir con ese café es una nueva forma de contacto con sus clientes. Estuvo pensando distintas ideas, distintas maneras en las que podría conseguir esto, y el cibercafé fue lo mejor que se le pudo ocurrir en ese momento. Si conseguían tener una cafetería equipada con productos de su empresa, podría hacer que los clientes acudieran allí a trabajar o a realizar reuniones de trabajo y, de esa forma, estar en contacto directo con los ordenadores de Apple. Cada mesa tendría un equipo completo, y allí la gente podría hacer cosas como pedir comida, ver películas, navegar por la web, diseñar páginas webs e, incluso, jugar a videojuegos, si así lo querían. Las posibilidades estaban abiertas, y de cada cliente dependía el cómo quisiera usarlo.

Las tiendas de Apple que conocemos hoy en día son bastante parecidas a lo que hubiera acabado siendo este cibercafé, aunque mucho más aplicadas al ámbito de la venta que al entretenimiento. Es cierto que en las tiendas de Apple no solo se va a comprar, sino que muchos usuarios van a comentar sus dudas con los vendedores, o incluso a pasar el rato viendo productos de la compañía, pero no llega a ser tan permisivo como lo hubiera sido un café. En una cafetería hay más libertad, los productos se prueban mucho más a fondo, y se puede llegar a trabajar con ellos largo rato. El hecho de trabajar con un ordenador durante mucho tiempo, de ir probando todas sus características, de ver hasta qué punto nos es práctico, seguramente haría que muchas personas nuevas se convencieran de usarlo.

Observando por encima las imágenes de las tiendas de Apple, de cómo la empresa hubiera querido que fueran, nos falta ver el toque minimalista que ahora mismo sí que tiene la compañía. No hay un diseño limpio y sencillo, sino que es todo bastante más complejo. Aunque el eje central, la idea principal del cibercafé, sí que es la misma que la de las tiendas actuales de Apple: conectar con el público, acercar así sus productos a los potenciales compradores.

Apple quería crear una cafetería exclusiva

Apple quería crear una cafetería exclusiva


'El diseño interior era de muy alta tecnología, y habíamos trabajado en él durante unos seis meses. Creo que estábamos tratando de crear una especie de aspecto moderno pero futurista, que es diferente a los parques temáticos que yo solía hacer, con castillos y dinosaurios. Recuerdo que los diseñadores eran tipos de la alta tecnología, con visión de futuro. Habíamos comprendido que se trataba de un ordenador, de una tecnología que era futura, y el Apple Café tenía que reflejar eso', explica Tony Christopher en la entrevista que ha concedido hace poco a Co.Design.

Desde Apple querían construir un buque insignia, querían hacer del Apple Café algo único, un punto de encuentro donde todos los fanáticos de la marca pudieran reunirse. En un primer momento, la idea era situar el primer cibercafé en Los Ángeles y, poco a poco, ir expandiendo las cafeterías por todo el mundo. Básicamente lo mismo que hicieron con las Apple Store, pero con un toque diferente. Llegaron a avanzar tanto en el diseño que crearon un sitio web de promoción del Apple Café, donde se hablaba de las aperturas previstas que había, en París, Londres, Nueva York, Tokio y Sydney. No obstante, esas tiendas nunca llegaron a materializarse.

Christopher ha explicado que la idea fue dejándose de lado poco a poco, y acabó optándose por crear las Apple Store. Cuando desecharon la idea, no lo hicieron de forma radical. El portavoz de Apple declaró en su momento que no les importaría volver a planteárselo en un futuro, puesto que era un proyecto que sabían que podría ir bastante bien. No obstante, casi veinte años después el proyecto continúa parado, y no parece que Apple vaya a hacer nada por remediarlo.

En el año 2001 abrió la primera Apple Store. Y durante los siguientes dieciséis años, las tiendas de Apple se expandieron con fuerza por más de veinte países. Ahora mismo, son más de cuatrocientas noventa tiendas operativas a lo largo y ancho del mundo. ¿Os imagináis si esas tiendas hubieran sido cibercafés? ¿Hubiera cambiado mucho la historia de Apple?

Te puede interesar

Comentarios

Sin comentarios