/ noticias

NUEVA POLÉMICA

Drones y chips poderosos se enfrentan a las restricciones chinas.

Estas restricciones llegan como respuesta de los impedimentos de EEUU a que China construya superordenadores.

Pablo Balbontín Mouriño

06 de Agosto de 2015

Las nuevas regulaciones cubren drones que pueden permanecer aerotransportados por más de una hora, sepan dominar el mal tiempo y alcanzar altitudes de una milla/kilómetro y medio. También limitan la exportación de hardware informático que tenga la capacidad de procesar velocidades de ocho teraplops por segundo o más.

Este movimiento se produce poco después de que el gobierno estadounidense tomara medidas drásticas en el hardware informático que las firmas pueden vender a China.

Las restricciones fueron anunciadas en un comunicado oficial, lanzado por el Ministerio de Comercio de China y su Oficina de Consumidores. El anuncio no aclaró cómo las tecnologías eran una amenaza a la seguridad nacional.

Esto significa que las compañías que venden el hardware deberán solicitar una licencia antes de exportar cualquiera de sus productos.

Sin embargo, las condiciones eficazmente exentan drones comerciales, que habitualmente tienen una batería que dura una media hora, difícilmente llegan a grandes altitudes y no pueden volar bajo fuertes vientos.

Tianhe-2

Tianhe-2


Compañías chinas como DJI, que vende drones a aeromodelistas aficionados, no serían afectados por las nuevas reglas de juego, tal y como un representante de la firma contó a The Wall Street Journal.

Las reglas en cuanto al hardware de superordenadores, cubren el equipamiento usado para construir máquinas que estarían entre las más poderosas del mundo. El superordenador chino Tianhe-2 actualmente ocupa el primer puesto en la lista de los superordenadores más grandes del mundo y tiene una capacidad límite de velocidad de procesamiento de 34 petaflops (33.862 teraflops). Un petaflop es igual a un cuadrillón de cálculos por segundo.

El movimiento chino es una respuesta a las restricciones estadounidenses en materia de superordenadores


El Tianhe-2 usa 80.000 chips de Intel Xeon para general una capacidad computacional de más de 33 petaflops. Los chips son organizados en unidades de procesamiento que individualmente pueden hacer trillones de cálculos (teraflops) en un segundo.

En abril de este año, Los Estados Unidos impidieron a Intel trabajar con China en un super ordenador que, una vez construido, sería incluso más poderoso que el Tianhe-2. El Departamento de Comercio Estadounidense dijo que estaba preocupado por si la máquina era usada para el desarrollo de armas nucleares.

Poco después, Intel firmó un acuerdo de 200 millones de dólares con el gobierno de Estados Unidos para construir un superordenador masivo en uno de sus laboratorios nacionales.

La prohibición llevó a China a reforzar sus esfuerzos para producir sus propios chips de ordenador que puedan ser usados en el sucesor de Tianhe-2

Las restricciones de exportación de China se espera que se pongan en práctica a mediados de agosto.

Te puede interesar

Comentarios

Sin comentarios