/ noticias

DIRECTOR DE THE APP SCHOOL

El 'orgasmo' del emprendedor

El emprendedor que ama su proyecto y apuesta por él produce una serie de drogas naturales que provocan la misma sensación que un orgasmo.

Mateo Rouco

02 de Junio de 2013

'Necesitamos empresarios emprendedores que hagan suya la fuerza del amor. Que vivan su empresa amando lo que hacen y haciendo lo que aman. Porque es en el amor donde está el camino a seguir y la fuerza para caminarlo'. Esta cita pertenece al blog de Carlos Goga, director de The App School, y defensor de un nuevo tipo de liderazgo: el humano.

En el marco del curso 'Entendiendo el liderazgo innovador', Goga ha explicado que 'lo mejor que puedo hacer como hombre emprendedor e innovador es convertirme en amante de mi proyecto'. Con sus palabras ha puesto la atención en un elemento del proceso emprendedor del que poco se habla en España: el amor.

Carlos Goga, director de The App School, imparte el curso 'Entendiendo el Liderazgo Innovador en la escuela

Carlos Goga, director de The App School, imparte el curso 'Entendiendo el Liderazgo Innovador en la escuela


Este ex directivo de Microsoft y Telefónica, entrenador de emprendedores de élite y experto en crear empresas tras 25 años sin parar, apuesta por formar a directivos más humanos, que abandonen la cultura del pelotazo, esa cultura por la que los emprendedores ansían crear su empresa para simplemente ganar dinero rápido, crecer y entregar en bandeja de plata la compañía a la primera gran empresa que se cruce por su camino con un cheque repleto de ceros.

Goga considera que existe una forma diferente de liderar y de gestionar la innovación. Defiende que hoy el modelo ha de ser aquel en el que aparezca 'el bien común como la principal intención para innovar, el éxito como el disfrute y el compartir del 'proyecto vital' del individuo innovador' y 'la gestión férrea de los riesgos externos e internos' como clave para 'mantener y consolidar la 'libertad individual' del innovador'.

'La innovación ya no es una opción es una estrategia de supervivencia. O innovar o nada', explica Goga, recordando así la célebre cita de Borgia quien solía decir 'O César o nada'. Goga considera que 'gestionar la innovación es un ejercicio permanente de gestión de estrés, ira, y/o miedo'. Miedos y tensiones que el emprendedor ha de saber interiorizar y descubrir. Ha de emprender un viaje interno para comprender todos estos elementos internos que pueden alterar su capacidad de liderazgo. Al conseguirlo, el poder del emprendedor será inmenso.

Al fin de al cabo, para Goga, 'la tecnología es la espada y el emprendedor el guerrero'. Un guerrero, eso sí, emocional y que ha de saber controlar, comprender y dominar sus emociones y saber qué efectos producen sobre él.

Carlos Goga defiende una forma de liderazgo más humana

Carlos Goga defiende una forma de liderazgo más humana


Amar tu proyecto: el dopaje del emprendedor


Este directivo considera que todo emprendedor ha de amar el proyecto que está creando para alcanzar el éxito. El amor sería, por lo tanto, el dopaje de todo emprendedor. Para explicar esta teoría Goga hace referencia a la teoría del 'Amor Químico' elaborada por la antropóloga Helen Fisher, experta en sexualidad, y defensora de la idea de que los seres humanos producimos drogas naturales al estar enamorados.

Goga explica a sus alumnos de The App School que 'cuando uno está en la fase de enamoramiento el cuerpo genera dopamina. Cuando uno está enamorado de su proyecto está con las energías puestas porque tienes un chute químico de dopamina. Luego pasas a una siguiente fase, con las mujeres pasa lo mismo, y es el amor romántico. Ya te has entregado a él y lo que quieres es tu proyecto y tú. En esa fase, además de dopamina, lo que se mete es endorfina. Endorfina es simple y llanamente lo equivalente natural a la morfina. Una fase en la que además de estar fuerte no te afecta lo negativo. Y eso te da mucha energía'.

Cuando pronuncia estas palabras hay alumnos que muestran un rostro sorprendido, quienes piensan en su foro interno '¿Qué está diciendo este hombre?', y hasta se oponen públicamente a esa idea de conectar amor y emprendimiento. También hay quien ama esa idea de liderazgo y la difiende pero, al margen de todos, Goga sigue su camino y termina de explicar la teoría del dopaje natural al que se somete un emprendedor enamorado de su proyecto.

'La tercera fase es el amor maduro. Y cuando llegas a esa fase con tu empresa lo que segregas es oxitocina y acumulas dopamina, endorfina y oxitacina. La oxitacina lo que hace es que crea un vínculo de intimidad, de seguridad, de serenidad y tranquilidad con lo que estás amando, sea una mujer o sea tu proyecto empresarial. Hay una actividad física muy especial que segrega todo esto: el orgasmo. El orgasmo es un chute de dopamina, endorfina y oxitocina', aclara.

De esta forma un emprendedor que realmente ame su proyecto y apueste por él producirá una serie de drogas naturales cuya consecuencia a nivel físico sería la misma que haber obtenido un orgasmo, con la satisfacción que ello conlleva.

'Si nos hemos metido en un proyecto empresarial donde no amamos lo que estamos haciendo, esto nos va a costar más. En el momento en el que haces lo que te gusta, que amas lo que estás haciendo, que te entregas a lo que estás haciendo, parece que todo mejora porque lo irradias en las conversaciones que tienes, lo irradias cuando buscas relaciones, en tu capacidad directiva...La cuestión es que estás haciendo lo que te gusta' , señala Carlos Goga.

Dos alumnos del curso conversan con Goga

Dos alumnos del curso conversan con Goga


Llegados a este punto es más fácil comprender el gran poder que muestran muchos emprendedores, la fuerza que acumulan, las ganas que siempre muestran, su ánimo incansable y su fuerza de tirar hacia delante. Hay quien los compara con héroes y ,quizás, no se equivoquen del todo.

Un consejo del maestro: 'Ya que me toca amar a mi empresa voy a buscar una guapa, una que me guste, para aumentar las opciones de éxito de mi proyecto empresarial'.

Te puede interesar

Comentarios

Sin comentarios