/ noticias

GOOGLE TRABAJA EN SKYNET

Google revela una computadora capaz de autoprogramarse

Recientemente la compañía Google anunció que trabaja en el desarrollo de una IA capaz de aprender y autoprogramarse.

Héctor Félix Lasheras Diez

07 de Noviembre de 2014

Mediante el proyecto Deep Mind, que fue comprada por 400 millones de dólares a comienzos de este año, Google anunció importantes avances en dos campos principalmente. El Neural Turing Machine y los Chips Cuánticos.

No es la primera vez que la compañía coquetea con la mejora de la Inteligencia Artificial (IA), ejemplo de ello es Google Now, un sistema que nos aporta información en general, pero incluso antes de que la busques, mediante sistemas de predicción y contextualización.

Lo que subyace a esto, es precisamente, los sistemas de análisis predictivo, que pretenden de ayudar en la interacción hombre-máquina tratando de que esta, comprenda contextos, para así ofrecer una información más útil y de forma más rápida.

Raymond Kurzweil, director de Ingeniera de Google desde 2012 se ha atrevido a afirmar que en poco más de 30 años tendremos la tecnología suficiente para hacer un 'volcado mental total' desde un cerebro humano a un ordenador. Pudiendo, en cierto modo, convertirnos en 'inmortales'. No satisfecho con ello ha añadido que hacia el 2100 contaremos con la tecnología necesaria para remplazar nuestras partes biológicas por otras mecánicas, como si de una operación más se tratase.

Referente a la Neural Turing Machine, consiste en una red neural que puede acceder y trabajar con memoria externa, imitando a lo que biológicamente conoceríamos como la memoria a corto plazo humana. Esto quiere decir que una vez introducidos ciertos algoritmos simples, la máquina es capaz de almacenarlos, como si fueran recuerdos, para luego aplicarlos a tareas lógicas, para los que NO ha sido entrenada, básicamente un sistema de aprendizaje que imita el modelo humano.

'El sistema combinado es análogo a una arquitectura de máquina de Turing o Von Neumann' afirma el grupo de científicos, compuestos por renombrados expertos como el Dr. Karen Simonyan, Max Jaderberg y Andrew Zisserman, ganadores del IMAGEnet. 2014.

Reunión de Portentos


Por si no fuera suficiente materia gris, los fundadores de Dark Blue Labs también están metidos en el ajo. Nando de Freitas, Phil Blunsom, Dr. Edward Grefenstette y Dr. Karl Moritz Hermann.

A los que, para rematar, se suman profesores de Departamento de Ciencias de la Computación y el Departamento de Ingeniería de la Universidad de Oxford.

Continuando con la lista de grandes mentes, Elon Musk, el fundador de Tesla Motors también ha querido opinar al respecto, y en su cuenta de Twitter podríamos ver el siguiente comentario.

'Tenemos que ser muy cuidadosos con la IA. Potencialmente más peligrosa que las armas nucleares ' y como no, dejó caer que uno de los peores escenarios posibles serian acabar con algún que otro Terminator por ahí.

DeepMind

DeepMind


Referente a los Chips Cuánticos que comentábamos al principio, John Martinis se ha unido también para aportar sus conocimientos físicos en teóricas cuánticas. Los ordenadores actuales, tratan los datos de forma binaria, ya sabéis ceros y unos, pero los chips cuánticos pretenden utilizar el comportamiento de las partículas subatómicas para codiciar datos, ya que un bit cuántico, o qubit puede tener dos estados al mismo tiempo, mejorando la velocidad y potencia de computación como nunca antes hemos visto. A esto se suma los avances que ya comentábamos sobre la predicción del comportamiento humano y el reconocimiento facial.

Como parece que la cosa va bastante enserio, DeepMind y Google han creado nada más ni nada menos que un comité ético para abordar en primer lugar la tarea de crear una serie de reglas y restricciones al uso de esta nueva tecnología, al más puro estilo de las tres reglas de la robótica de Isaac Asimov. Y en segundo lugar velar durante todo el proceso de investigación y desarrollo que dichas normas sean cumplidas.

En definitiva, la suma de Google, con Deep Mind, Dark Blue Labs y la Universidad de Oxford auguran un rápido desarrollo de la Inteligencia Artificial.

Quizás acabamos de activar el reloj del juicio final.

Te puede interesar

Galerías relacionadas

Comentarios

Sin comentarios