/ noticias

MEDICINA

Un hombre con una mano robótica conectada a su cerebro, puede volver a 'sentir'

La prótesis avanzada ha permitido a un hombre con parálisis controlar los movimientos y registrarlos cuando la mano es tocada.

Pablo Balbontín Mouriño

17 de Septiembre de 2015

Al igual que Luke Skywalker al final de 'El Imperio Contraataca', parece que las manos biónicas serán una solución médica cada vez más común (para perder la mano vía sable láser todavía queda un largo trecho), ya que una nueva mano robótica, que está conectada directamente al cerebro, ha sido probada con éxito, permitiendo al hombre sin su extremidad, 'sentir'.

La mano, desarrollada por el Applied Physics Laboratory en la universidad Johns Hopkins (Baltimore, Maryland, Estados Unidos), es parte de un proyecto de investigación en reemplazamiento avanzado de extremidades fundado por la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa (DARPA) de los militares estadounidenses.

La mano desarrollada por DARPA

La mano desarrollada por DARPA


El hombre de 28 años, que había estado en parálisis por más de una década tras una lesión de la espina dorsal, tenía electrodos de la prótesis manual insertados en sus cortex sensorial y motor. Esto le permitió tanto controlar la mano con su pensamiento y sentir cuando los dedos de la mano eran tocados de manera individual

Los sensores en la mano detectan la presión aplicada a cualquiera de los dedos y crean señales eléctricas para simular las sensaciones del tacto. Cuando se le tapaba los ojos, el voluntario podía determinar qué dedo de la mano era tocado, con prácticamente el 100% de precisión, de acuerdo con DARPA.

El paciente sentía en todo momento cada toque en sus dedos


'En cierto punto, en lugar de presionar un dedo, el equipo decidió presionar ambos sin decírselo', dijo el manager del programa de DARPA Justin Sánchez. 'El respondió bromeando si alguien estaba tratando de gastarle una broma. Fue ahí cuando sabíamos que los sentimientos que estaba percibiendo a través de la mano robótica eran muy cercanos a los naturales'.

Sánchez añadió: 'Los miembros protésicos que pueden ser controlados por la mente se están mostrando esperanzadores, pero sin el feedback de las señales volviendo al cerebro puede ser difícil lograr el nivel de control necesitado para hacer movimientos precisos'.

Conectado el sentido táctil de una mano mecánica directamente al cerebro, este trabajo muestra el potencial de la restauración biotecnológica sin costuras que tengan un funcionamiento prácticamente natural. Hemos completado el proceso'.

La mano y la neurotecnología en la que confía, se espera que permita a aquellos que han perdido extremidades, no sólo ganar completa funcionalidad, sino también el nivel de control que sólo puede ser ofrecido con sensaciones.

Te puede interesar

Comentarios

Sin comentarios