/ noticias

APPLE

iPhone 7 Plus VS Samsung Galaxy S8: la interminable batalla entre Apple y Samsung

La interminable batalla entre Apple y Samsung: iPhone 7 Plus VS Samsung Galaxy S8.

Maribel Baena

23 de Mayo de 2017

La eterna guerra, la de nunca acabar, la de los fanáticos de Apple contra los fanáticos de Samsung. Esa que nos apasiona y nos aburre a partes iguales; lo primero porque siempre es interesante poner a prueba dos teléfonos de gama alta para ver cuál de los dos es 'mejor', y lo segundo porque la batalla lleva activa demasiado tiempo.

Cuando la comparación no se lleva más allá, y únicamente comparamos teléfonos para ver las prestaciones de ambos sobre el papel, es un auténtico goce. Pero cuando alguien comienza con el eterno 'lo mío es mejor que lo tuyo' es cuando todo se vuelve mucho más pesado. Porque hay que dejar claro algo antes de comenzar con la comparación: no existe, ni existirá jamás, el teléfono perfecto. Todo esto depende mucho de lo que cada uno esté buscando en un teléfono, de lo que pretenda encontrar y de las prestaciones que esté buscando.

Puede que haya quien quiera un sistema mucho más cerrado y homogéneo y, en ese caso, su mejor opción será un iPhone. No obstante, habrá también quien prefiera un teléfono Android por todo lo que esté pueda aportarle. Y ninguna de las dos decisiones es mala; simplemente es que cada uno se adapta a un tipo de comprador diferente. En el caso del Samsung Galaxy S8 y del iPhone 7 Plus, los teléfonos que vamos a enfrentar el día de hoy, lo cierto es que son teléfonos muy parecidos y con un público potencial similar; es por eso que hay tanta enemistad entre los que usan uno y los que usan otro.

Así pues, una vez dicho esto, vayamos a comprar dos de los teléfonos más relevantes del mercado actual: el iPhone 7 Plus, buque insignia de Apple, y el Samsung Galaxy S8, buque insignia de Samsung.

Las comparaciones no siempre son odiosas


Comencemos comparando lo primero que se ve de ambos teléfonos, su elemento principal: la pantalla. La calidad de ambas pantallas es realmente alta, aunque, en este caso, es obvio que Samsung ha hecho un trabajo bastante mejor. Es un punto que se le lleva recriminando a Apple bastante tiempo, el hecho de que no se pase a las pantallas OLED, con las que se obtiene un mucho mejor resultado.

Dos teléfonos de alta calidad

Dos teléfonos de alta calidad


Mientras que el S8 tiene una pantalla de 5'8 pulgadas QuadHD+, curvada a ambos lados y con tecnología AMOLED, la pantalla del iPhone 7 Plus es bastante más tradicional, con un panel IPS LCD. Aquí hay que hacer un inciso, y debe ser cada uno el que decida qué prefiere: mientras que la pantalla del iPhone muestra unos colores mucho más naturales, más cercanos a lo que conocemos en la vida real, la pantalla del S8 es más intensa, con unos colores más saturados. Personalmente, prefiero unos colores menos saturados, pero esto depende mucho de la persona en cuestión, como ya hemos señalado.

El iPhone puede ofrecer una mayor luminosidad de pantalla, pero no es algo que se note realmente en su puesta en práctica, sino algo que podemos ver sobre el papel.

Ya puestos a analizar la pantalla, vamos a ver también el diseño. En este punto son totalmente distintos; mientras que el iPhone 7 Plus da la sensación de ser un clásico, el Galaxy S8 parece sacado de una revista de ciencia ficción. Y tiene sentido, puesto que realmente aunque el iPhone 7 saliera el año pasado, su diseño se remonta al año 2014, cuando salió el iPhone 6, fecha desde la que Apple no ha innovado realmente en cuestiones estéticas. De nuevo, estamos ante un punto bastante subjetivo, puesto que cada uno preferirá un diseño diferente según sus gustos. Algo que sí hay que puntualizar es que aunque el iPhone, sobre la mano, parece más grande, realmente su pantalla es 0'3 pulgadas más pequeña. Esto se debe a que con el Galaxy S8, Samsung ha procurado acortar sus biseles lo máximo que ha podido.

Software y batería, dos puntos fundamentales


Estos dos móviles tienen algo en común, quizás el punto más importante: son teléfonos cuya calidad es increíble, y cuyo rendimiento no deja absolutamente nada que desear. Son smartphones de la gama más alta, tienen un precio inalcanzable para prácticamente la totalidad de la población, y eso debe premiarse de alguna manera. Qué mejor forma que con un rendimiento muy alto, claro.

Las diferencias en este punto son muy pequeñas, puesto que el rendimiento que obtienen es increíble en los dos casos. La gestión de la memoria RAM sí que es superior en el teléfono de Apple, pero esto tiene más que ver con la diferencia de sistemas operativos que con los smartphone en sí. Mientras que iOS se encuentra mucho más preparado para rendir al máximo posible, Android es todavía un sistema operativo complicado.

Pero tienen otra cosa en común (aunque en este caso negativa): la batería no es ninguna joya de la tecnología actual. Podríamos decir, incluso, que Samsung ha metido la pata en esta ocasión, puesto que ha aumentado el tamaño de la pantalla a la vez que ha disminuido la capacidad de la batería. Al hacer esto, la autonomía en general deja bastante que desear. Aún así, el S8 cuenta con 3000 mAh, algo que permite sobrevivir al día sin demasiada angustia.

Diseños muy diferentes

Diseños muy diferentes


El iPhone 7 Plus tiene una batería de menor capacidad, pero, por sorprendente que parezca, ofrece una mayor autonomía que el móvil de Samsung. ¿Cómo? Pues con una mayor optimización del software, y una pantalla de un tamaño reducido. El tema de las baterías es mucho más fácil si lo pensamos en términos de prestaciones. Eso sí, punto negativo: no tiene carga rápida, mientras que el S8 sí que lo tiene.

La cámara, un punto muy importante


Algo que se debe tener muy en cuenta a la hora de comprar un teléfono móvil ahora mismo es la calidad de su cámara. Y es que aunque parezca algo irrelevante, lo cierto es que acabaremos usando la cámara más de lo que podamos imaginar en cualquier momento. Comparar a nivel técnico ambas cámaras no merece la pena, puesto que son completamente distintas. Lo que sí debemos señalar es que a la hora de fotografías tipo macro, Samsung vence a Apple, pese a que las especificaciones abogan más a favor del iPhone 7 Plus que del S8. Otro tanto de lo mismo sucede con las fotografías nocturnas, donde los móviles de Apple ya han demostrado tener carencias importantes.

¿Qué conclusiones podríamos obtener? Ambos son móviles de una gama muy alta, con diferencias mínimas entre ellos; lo que al final hará que un usuario se decida por uno o por otro será el sistema operativo, que nada tienen que ver el uno con el otro. ¿Qué pensáis vosotros?

Te puede interesar

Comentarios

Sin comentarios