/ noticias

GANANCIAs

Apple reducirá la calidad de los componentes con el nuevo iPhone 7

El iPhone 7 estará listo en septiembre, pero está fabricándose con materiales de peor calidad. Os contamos los motivos.

Sergio Carlos González Sanz

26 de Agosto de 2016

El año 2016 no ha sido bueno para Apple. Desde finales de 2015 vimos cómo algunos analistas auguraban una estrepitosa caída en ventas por parte de la mayoría de sus terminales por una sucesión de motivos que encadenaban el agotamiento de cierto sector de los usuarios por las mínimas novedades intergeneracionales así como demás condiciones financieras, donde el apoyo de los inversores se iba esfumando poco a poco.

El resultado es que los de Cupertino, por primera vez en años, reportaban unos peores resultados que en el año anterior en ese mismo momento del calendario, reportando además unas ventas insuficientes para sus últimos buques insignia como es el caso del iPhone 6S o el iPhone SE, que no han vendido tanto como se esperaba. Así pues, a medida que han ido pasando los meses hemos visto cómo Huawei amenaza con sobrepasar a Apple en el podio de las firmas líderes en la venta de smartphones de todo el planeta, mientras que Samsung se está distanciando poco a poco hasta el punto de que ya la sombra es demasiado larga.

Pero si hay alguien capaz de recuperarse y hacer frente a los problemas, esa es Apple. Tim Cook, que lleva ya 5 años al frente de una de las compañías más importantes del mundo sin distinción, tiene que tomar una decisión eficaz y rápida, que denote sus dotes como líder en las duras y en las maduras, por lo que la restructuración interna o reinterpretación del modelo de negocio han de rescribirse de arriba abajo. Son muchas las fuentes que aseguran que nos acercamos a un cambio significativo en el apartado físico de los iPhone, pues es donde han decidido poner la tirita los californianos.

¿Estrategia adecuada?


El precio de los iPhone es muy elevado, pero es esa sensación Premium, de máxima calidad y exclusividad, lo que se convierte en no solo un valor de compra sino en un producto de empaque. Cuando una persona tiene un iPhone no tiene un móvil, tiene un iPhone. Y eso no lo puede decir ninguna otra marca. Entonces es cuando me sorprende que se esté planteando la posibilidad -de hecho sería algo decidido, no un planteamiento- de reducir mucho la calidad de los componentes del iPhone 7 con la intención de hacer que el margen de beneficios sea mayor... porque las ventas iniciales se estiman muy bajas en un primer momento.

iPhone

iPhone


El margen de beneficios de Apple en los últimos años ha ido viéndose reducido drásticamente a lo largo de los últimos ciclos. Situación que lógicamente no gusta un pelo a los de la manzana mordida. La solución pasa por aumentar el margen de beneficios, una lógica de 'Barrio Sésamo', pero el problema es el cómo. Digitimes publica el artículo en ciernes donde se asegura que están ejerciendo mucha presión sobre los proveedores de materiales para conseguirlos a un menor precio.

Menos gasto = más beneficio


Así con todo, se estima que la calidad de los materiales del próximo iPhone 7 será un 30% menor que en los iPhone 6 de la actualidad, y eso está empezando a hacer que salten chispas entre los entusiastas de la compañía americana. En septiembre conoceremos cómo termina todo esto, pues el día 7 de septiembre tendrá lugar la KeyNote tan esperada en la que veremos no solamente el iPhone 7 sino también, con casi total seguridad el segundo modelo de Apple watch y quizá también una renovación en la línea de los MacBook Air. Seguramente esta KeyNote tenga mucho más valor que las de anteriores años, porque esta vez se la están jugando de verdad. ¿Cómo lograrán afrontar el descontento de los usuarios si finalmente es cierto que reducirán la calidad de los componentes? ¿Influirá esto en las ventas?

Te puede interesar

Comentarios

Sin comentarios