/ noticias

CASTIGO EJEMPLAR

Multa de 56 millones de dólares a Panasonic por fijación de precios

Una sentencia del Departamento de Justicia de EEUU condena a la marca y algunas de sus empresas filiales por fijar precios en la venta de componentes electrónicos.

Guillermo Nieva

23 de Julio de 2013

Han pillado a los 'chicos malos' con las manos en la masa. Panasonic y su empresa subsidiaria Sanyo han admitido estar envueltas en conspiraciones para fijar el precio de los packs de las baterías de portátil. Una estrategia que además de ser ilegal, atenta también contra los intereses de los usuarios. Así que como no podía ser de otra manera la sanción les ha llegado en forma de castigo económico.

Una de las baterías por las que Panasonic deberá pagar

Una de las baterías por las que Panasonic deberá pagar


Según indica un comunicado del Departamento de Justicia de EEUU, el gigante japonés deberá pagar 56,5 millones de dólares en concepto de tasas criminales. De esta cantidad, a Panasonic le tocará abonar 45,8 millones, mientras que Sanyo será quien se encargue de asumir el pago de otros 10,7 millones de dólares.

Y en este asunto de la fijación de precios encontramos más compañías involucradas. Parece ser que Sanyo acordó con la compañía competidora LG Chem fijar el precio para los packs de baterías cilíndricas de iones de litio que se emplean en ordenadores portátiles. Parece ser que este acuerdo de vender las baterías al mismo precio se llevó a cabo por lo menos durante los años 2007 y 2008, según informa el Departamento de Justicia. Por su parte, LG Chem también deberá afrontar el pago de 1 millón de dólares de multa.

Posibles penas de cárcel


Aunque la parte más llamativa y dolorosa sea la multa económica, el caso no acaba ahí. Algunos de los trabajadores de las compañías mencionadas tendrán que pasar por la cárcel para cumplir condenas que van desde un año y un día hasta los dos años de duración.

Es triste tener que hablar de que las compañías tecnológicas realicen este tipo de prácticas, pero no es menos cierto que el resultado final de dichas tácticas es el encarecimiento de los precios que los consumidores terminamos pagando. Aunque la sentencia se haya hecho firme por entidades estadounidenses, eso no significa que sólo sean los americanos quienes hayan sufrido la fijación de precios, puesto que los productos afectados se comercializan en todo el mundo.

Esperemos que Panasonic, Sanyo y LG Chem aprendan del castigo y que tanto la sentencia como la mala publicidad que les va a dar, les lleven a evitar cometer errores similares en el futuro.

Te puede interesar

Comentarios

Sin comentarios