/ noticias

EVOLUCIÓN LÓGICA

Nikon D810, la DSLR reina del Megapixel

Os presentamos el nuevo modelo de Nikon, la D810, una DSLR que hará las delicias de los más exigentes en el terreno audiovisual.

Guillermo Nieva

29 de Junio de 2014

Hace ya un par de años desde que Nikon lanzó al mercado sus modelos D800 y D800E. En aquella ocasión ambos modelos impactaron en el mundo de la fotografía, sobretodo gracias a su sensor de 36,3MP (algo que impactó sobretodo en los discos duros de los fotógrafos). Ahora le llega el turno de coger el revelo de aquellos 'monstruos' de los megapíxeles a la nueva cámara D810, que conserva también esa gran capacidad de ISO y, además, implementa nuevas funciones de vídeo y un modo rápido de disparo continuo.

Nuevo sensor, misma resolución


Empecemos a desmigar esta nueva máquina. En su interior encontramos un nuevo sensor de 36,3MP full-frame y formato FX (35,9mm x 24,0mm), sensor CMOS que no monta un filtro óptico de paso bajo (OLPF). Esto es importante porque como ya hemos comentado, esta cámara es la sucesora de dos modelos que sí incorporan filtro OLPF.

La nueva D810 de Nikon incorpora un sensor de 36,3MP

La nueva D810 de Nikon incorpora un sensor de 36,3MP


El nuevo sensor viene equipado con el motor de procesamiento Expeed 4 de Nikon (que ya ha sido incluido en modelos de gama profesional como el D4S), el cual llega a ser hasta un treinta por ciento más veloz que su predecesor. Probablemente, este sea el motivo por el que la nueva cámara aporta una gran mejora en rendimiento. Ahora el rango ISO cubre el espectro 64-12,800 (ampliable hasta 32-51,200), lo que debe traducirse en unas imágenes de mayor calidad aunque estén realizadas en un estudio con condiciones de luz justas o en exteriores con poca luz natural.

El sistema de autofocus también ha sido mejorado gracias al sensor Multi-Cam 3500-FX AF, que trabaja con un nuevo sistema de algoritmos. Los 51 puntos de enfoque pueden ser usados ahora en modo conjunto para lograr un mejor rastreo del objeto/sujeto que captamos. Otra interesante característica que ha heredado este modelo de la D4S es la habilidad para almacenar archivos RAW de tamaño reducido, unos archivos especiales que consiguen la mitad de resolución y ocupan la cuarta parte que los archivos RAW normales.

Pero los que realmente deben quedarse asombrados e impresionados con este nuevo juguete deben ser los profesionales del vídeo (salvando las distancias de que la cámara no incorpora el rumoreado salto a la definición 4K). En cualquier caso, esta nueva D810 nos permite grabar vídeo Full HD 1.080p a velocidades de 60, 50, 30, 25 o 24 fps, y añade un perfil de color neutro que posibilita las máximas prestaciones en el trabajo de post-producción (en especial cuando trabajamos en HDMI sin compresión como formato de salida).

Comodidad para trabajar


La característica Auto-ISO también permite que la cámara adapte la exposición en función de cómo cambie la luz mientras estamos grabando vídeo, eliminando así la necesidad de ajustar la apertura. En definitiva, unos parámetros que nos facilitan mucho la tarea de grabar, pues imposibilitan la aparición de efectos desagradables como las 'líneas de zebra' y nos facilitan la obtención de una luminosidad homogénea.

El diseño exterior de la cámara permanece inalterable (respecto a los modelos predecesores) a simple vista, sin embargo sí que os podemos informar de que el grip ha sido modificado ligeramente y se ha añadido un botón 'i' que nos proporciona un acceso rápido a los settings del modo en el que nos encontremos trabajando. La pantalla es de tipo RGBW LCD con un tamaño de 3,2 pulgadas.

En definitiva, que la nueva D810 se va a convertir en un juguete muy adorado por los profesionales de la imagen. La máquina verá la luz a finales del próximo mes de julio y se espera que tenga un precio recomendado de 3.300 dólares. Vendría a ser el mismo precio de salida que tuvo el modelo D800E y unos 300 dólares superior que el precio de salida que tuvo la D800.

Te puede interesar

Gadgets relacionados

Comentarios

Sin comentarios