/ noticias

APPLE

El nuevo iPhone tendría pantalla curva, pero no sería como el Galaxy Edge

Todo apunta a que el nuevo iPhone tendrá pantalla curva, pero sin llegar a ser como el Galaxy Edge.

Maribel Baena

16 de Marzo de 2017

Los rumores que circulan en torno al nuevo iPhone son muchos, y muy variados. Se dice, por ejemplo, que habrá tres modelos nuevos, cada uno de un tamaño distinto. Dos serán una renovación básica de lo que ya estamos acostumbrados a ver, uno de 4'7 pulgadas y otro de 5'5 pulgadas; es decir, la evolución natural del iPhone 7 que fue presentado en septiembre de este año.

Por otro lado, Apple también podría presentar otro modelo totalmente distinto, el llamado iPhone X o iPhone Edition, uno que rompiera con lo que hemos visto hasta ahora. Este iPhone tendría una pantalla de 5'8 pulgadas, pero eso no implica, necesariamente, que sea mayor que el modelo Plus que hasta ahora conocemos. Y es que no tendría marcos, con lo cual, la pantalla podría extenderse mucho más en el mismo espacio. Según comentan en todos los sitios web, basándose siempre en fuentes de la fábrica de producción, lo más probable es que el modelo especial incluya una pantalla OLED, y un método de carga inalámbrica. Y, además, una pantalla curvada; no obstante, no sería una pantalla curva como la que ahora mismo tiene el Samsung Galaxy Edge, por ejemplo, sino que sería mucho más suave.

Un diseño más suave


Apple quiere apostar por lo nuevo, ir a la última y mostrar al mundo de lo que es capaz. Pero no quiere que eso acabe repercutiendo negativamente en el diseño de su nuevo teléfono; quiere que la elegancia siga siendo la clave fundamental de su smartphone. La compañía quiere que su marca sea asociada con elegancia, con minimalismo y con lujo, y eso no se puede conseguir con un diseño más rudo. Hay que cuidar las formas al máximo si luego se quieren pedir unos mil euros por un terminal.

Desde el medio web asiático Nikkei Asian Review, han señalado que es por esto que Apple optaría por una pantalla curvada mucho más discreta que la que ahora mismo incorpora el Galaxy Edge. Esto no implica, necesariamente, que el diseño del iPhone vaya a ser mucho mejor que el del teléfono de Samsung. Lo que sí implica es que será diferente, y habrá quien lo vea mejor y quien lo vea peor. Eso depende mucho del gusto personal de cada uno.

Así podría ser el nuevo iPhone

Así podría ser el nuevo iPhone


'La curva será más suave que en las pantallas de los teléfonos Galaxy Edge de Samsung. Esto se debe, en parte, a los desafíos de hacer tapas de vidrio curvado para que coincidan con las pantallas, según la fuente. Mientras que la pantalla curva permitirá un área visible de alrededor de 5'2 pulgadas y hacer al iPhone incluso más elegante, no ofrecerá nuevas e importantes funciones, declaró la persona', han señalado desde Nikkei. Mientras que en el Galaxy Edge la pantalla curva aporta novedades a nivel de funcionamiento, permitiendo realizar acciones diferentes, esto no estará presente en el iPhone X. La pantalla curva no será más que un detalle estético que permitirá que la pantalla sea más grande sin tener que hacer que el dispositivo sea mayor.

Según el informe de Nikkei, una fuente habría llegado a afirmar que Apple no estaría usando la pantalla OLED de la forma más óptima posible si prefiriera una pantalla plana. No obstante, el diseño aún no parece haber sido finalizado, con lo cual podría cambiar en cualquier momento. Por ahora, la pantalla podría ser curva y, a la vez, plana. No será hasta que Apple presente definitivamente el móvil que sepamos cómo va a ser realmente.

Según The Wall Street Journal, un medio muy importante en Estados Unidos, el nuevo iPhone de gama alta de Apple tendría la pantalla curva. Al señalar a este iPhone como 'de gama alta', lo que realmente quieren indicar es que tendría una calidad mayor que la de los otros dos modelos, pero no implica que los otros sean gama baja, ni mucho menos. Con el iPhone 5c, Apple ya demostró que lo de las gamas bajas no es lo suyo.

Te puede interesar

Comentarios

Sin comentarios