/ noticias

IMPORTANTE DESCUBRIMIENTO

El poder antibiótico que reside en los dragones de Komodo

Los investigadores trabajan para obtener todo el poder curativo y sanador que reside en la sangre de este animal.

Guillermo Nieva

15 de Abril de 2017

La naturaleza y la diversidad de especies son dos grandes regalos que encontramos en nuestro planeta. La riqueza y matices que encierran son infinitos y, si no fuera por ciertos peligros que entrañan, podría decirse que sólo generan cosas positivas. Hoy nos hacemos eco de un descubrimiento científico que a su vez sirve para recordarnos esas pequeñas contradicciones que existen en el universo que nos rodea.

Y es que un grupo de científicos viene de descubrir que la sangre de los dragones de Komodo podría tener propiedades curativas y funcionar como antibiótico para las personas. Una noticia que no deja de ser sorprendente, ya que estos animales pueden resultar letales para el ser humano.

Aunque se trata de una especie que escasea en el mundo, existen episodios en los que los dragones de Komodo han atacado a personas y han terminado provocándoles la muerte. Su mayor peligro no reside en el veneno que puedan inocular o el daño que puedan infligir, sino en unas bacterias que contiene su saliva que resultan letales para el ser humano.

Las bacterias de la saliva


Tal y como explican en Engadget, la saliva de los dragones de Komodo contiene una bacteria dañina para el ser humano, pero que sin embargo no infringe daño a estos mismos animales cuando se atacan entre ellos. Este hecho ha llevado a unos científicos a estudiar la situación y llegar a la conclusión de que estos animales son inmunes a la bacteria de la que hablamos.

Dragón de Komodo

Dragón de Komodo


El siguiente paso ha sido el de analizar la sangre de los dragones y utilizarla para crear un plasma curativo, pero es que resulta que ese antídoto también podría funcionar como antibiótico para el ser humano. De momento la investigación sólo acaba de comenzar, pero los primeros resultados que se han logrado son asombrosos.

Para empezar, los investigadores han descubierto que aplicando la versión sintética del péptido creado lograron que las heridas curen antes y que la piel se regenere de manera más veloz. Unos resultados prometedores que esperan llevar más lejos con los siguientes experimentos. Y es que hasta ahora las pruebas se han realizado con ratones que habían sido infectados por la bacteria, pero ahora el trabajo consistirá en refinar el producto creado para obtener un antibiótico con grandes propiedades para el ser humano.

Este curioso caso relacionado con los dragones de Komodo nos sirve para recordar los grandes avances que se están experimentando en el terreno de la medicina y la ciencia, la mayoría de ellos producidos de mano de los avances tecnológicos. Este tipo de avances están elevando el listón de las expectativas a tal punto que nadie puede imaginar los avances y logros que veremos en los próximos 5 o 10 años.

Te puede interesar

Comentarios

Sin comentarios