/ noticias

LIBERTAD

La prensa no podrá hablar de filtraciones y espionaje en Australia

Un nuevo proyecto de ley que quieren validar en Australia podría impedir a los periodistas escribir acerca de las actividades de sus agencias de inteligencia.

Pedro Garcés

17 de Julio de 2014

Es bastante curioso ver lo fácil que enarbolamos la bandera de la libertad en occidente, asegurando que nuestros gobiernos son de lo más democráticos y que en el resto de países son de chichinabo. Sin embargo, la noticia de hoy nos llega desde Australia, uno de esos países avanzados, bonitos y democráticos que está preparando una ley que permitirá perseguir a aquellos periodistas que informen acerca de las actividades de sus agencias de inteligencia o filtren algún dato.

Australia tendrá que escoger si quiere libertad de prensa

Australia tendrá que escoger si quiere libertad de prensa


Resulta que el procurador general, George Brandis, ha presentado un nuevo proyecto de ley en el parlamento australiano que pretende aumentar el poder de la agencia de seguridad e inteligencia australiana. Entre este aumento de capacidades, hay una bastante preocupante y es el de poder meter en la cárcel de 5 años a 10 años a cualquiera que hable de las operaciones especiales de inteligencia.

Estas operaciones son un nuevo tipo de misiones para la agencia australiana que permiten que un operativo que esté incluido en ellas no pueda ser perseguido o juzgado por la conducta que tenga que adoptar.

Aunque Brandis asegura que la prensa no tiene de qué preocuparse, The Guardian apunta a que la posibilidad está ahí ya que cualquier persona que se haga eco de lo que ocurra en estas operaciones especiales es susceptible de ser encarcelado. Además no parece haber un mecanismo que delimite qué operaciones son especiales o no, por lo que puede ser fácilmente abusado.

El parlamento australiano tendrá la última palabra

El parlamento australiano tendrá la última palabra


Tampoco está todo perdido ya que aún tiene que conseguir el visto bueno del parlamento, pero el simple hecho de que todo apunte a que la ley pueda ser aprobada da que pensar y demuestra que este tipo de censura no es única de los llamados 'países antidemocráticos' como China o Rusia. Se ve que las leyes para controlar redes sociales no les vale a algunos.

La ONU dividida con Snowden


Navi Pillay, la alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos ha declarado a The Guardian que lo que hizo Edward Snowden sirvió para levantar la manta en todo el asunto de vigilancia gubernamental y transparencia. 'Le debemos mucho por revelar esta información', ha declarado.

Desgraciadamente, el secretario general de la ONU no está de acuerdo con esto y considera que las filtraciones de Wikileaks no han sido buenas. 'La accesibilidad puede ser un bien mayoy pero a veces crea problemas mayores por el mal uso de los individuos'.

Vamos, que se avecinan tiempos oscuros para la transparencia, la libertad de prensa y la libertad en general.

Te puede interesar

Comentarios

Sin comentarios