/ noticias

RECICLAJE

¿Qué productos son más difíciles de reciclar?

Hay tres productos que son especialmente complicados de reciclar. ¿Sabes cuáles son?

Maribel Baena

28 de Marzo de 2016

Los seres humanos creamos una cantidad de residuos que, de por sí, son totalmente insostenibles en nuestro planeta. Es por esto que, sobre todo en las últimas décadas, se ha hecho esencial comenzar a reciclar todo lo que sea posible; desde botellas de vidrio hasta cualquier dispositivo electrónico que permita la reutilización de sus componentes, todo vale.

No obstante, aún estamos lejos de reciclar el cien por cien de todos nuestros productos. Con mucho esfuerzo, se suele llegar en algunas poblaciones al setenta y cinco por ciento. Pero aún falta una clara concienciación por parte de la ciudadanía; aunque no solo esto es el problema, puesto que hay productos cuyo reciclaje es excesivamente complicado. ¿Queréis saber cuáles?

Pañales


El problema de los pañales viene por partida doble: por un lado, los pañales suelen estar hechos de materiales compuestos, y tienden a tener más de un tipo de plástico diferente; por otro lado, no hemos de olvidar que acaban teniendo, a su vez, material orgánico.

En Estados Unidos ya se ha estado debatiendo sobre cómo podría ser posible reciclar también pañales de forma eficiente; Gary Liss, un consultor de reciclaje que trabaja en California, ha asegurado al New York Times, que conoce un modelo que podría funcionar, pero que todavía se encuentra en pruebas.

Es un proyecto caro, que implica limpiar los pañales y, posteriormente, separarlos en distintos tipos de materiales. El problema es el dinero necesario para llevarlo a cabo. Una de las propuestas ha sido que ese dinero se obtenga directamente del precio de los pañales; esto supondría que el precio de este producto debería aumentar, y no es algo que se contemple a corto plazo. No solo eso, sino que también hay que tener en cuenta que cada vez hay una mayor producción de pañales para adultos, con lo cual, aumentaría también el costo.

Otra alternativa sería optar por otro tipo de pañales biológicos, hechos de tela, que pueden ser lavados y reutilizados. Sí es cierto que no son tan cómodos, pero son mucho más económicos para las familias, además de contaminar bastante menos.

Bolsas de plástico


Desde luego, consumimos una gran cantidad de bolsas de plástico diariamente, pese a que, al menos en España, los mercados lleven un tiempo cobrando por ellas para fomentar el uso de bolsas reciclables. Son cómodas, prácticas, pesan poco y, en caso de urgencia, pueden usarse para casi cualquier cosa.

Pero suponen muchos quebraderos de cabeza para las plantas de reciclaje, especialmente por su poco peso. Flotan, y acaban atascando las máquinas; en una planta de reciclaje de San Francisco, los trabajadores aseguran tener que desatascar la máquina hasta dos veces al día debido a las bolsas de plástico. Esto acaba suponiendo un gasto de tiempo; además, en cualquier momento uno de esos atranques podría suponer una rotura, y estaríamos ante un mal mucho más grande que la solución que estas bolsas nos aportan.

Fábrica de reciclaje española

Fábrica de reciclaje española


La alternativa, como ya hemos dicho, es usar bolsas reciclables. De esta forma, estaríamos reduciendo el consumo de plástico y, además, ahorraríamos unos cuantos céntimos cada vez que vamos a la compra. Por regla general, las bolsas reciclables suelen ser bastante grandes, así que no tiene por qué haber ningún problema a la hora de llevar toda la compra.

Botes de zumo


Por último, no podemos olvidar hablar de esos zumos que vienen en cajas pequeñas. Volvemos al caso de los pañales: contienen una gran cantidad de materiales diferentes, haciendo que su reciclaje sea prácticamente imposible sin separarlos antes.

La solución que se ha dado a este problema es cambiar el material con el que se realizan estas cajas, y hacer que sea del mismo producto, para que su reciclaje sea mucho más sencillo. Eso, o crear otro empaque diferente que facilite la separación de los distintos materiales.

Pese a los impedimentos que puedan ir surgiendo, hemos de tener siempre en cuenta que el reciclaje es fundamental. Consumimos mucho más de lo que el planeta puede soportar; el calentamiento global es un hecho que, por desgracia, estamos ignorando demasiado tiempo. Ya es demasiado tarde para evitarlo, pero aún podemos retrasarlo, poner un poquito de nuestra parte e intentar mejorar nuestra situación.

Te puede interesar

Comentarios

Sin comentarios