/ noticias

MÉDICO A BORDO

La salud será lo principal para los wearables del futuro

La evolución de los wearables en el mundo de la salud nos lleva a pensar en un futuro en el que controlaremos nuestra salud al momento y al detalle.

Guillermo Nieva

17 de Septiembre de 2017

La presentación del nuevo Apple Watch Series 3 ha servido para volver a colocar a los wearables en primera plana. Las nuevas características de la creación de Apple se unen a las novedades de dispositivos del resto de fabricantes y nos hacen colocar el punto de mira en sus posibilidades en cuanto al mundo de la salud.

Y es que no podemos dejar pasar la importancia vital que tendrán los dispositivos electrónicos para el terreno de la salud. Además, en el caso de los wearables esta asociación lleva ya algún tiempo produciéndose, por lo que parece lógico verlos como los verdaderos protagonistas en el futuro cercano.

Los wearables y el mundo de la salud


Lo cierto es que para los dispositivos wearables representa una gran ventaja la posibilidad de estar en contacto con el usuario durante toda la jornada. Ese contacto facilita la obtención de datos y, de cara a la salud, el control de las constantes o la obtención de los parámetros necesarios.

Control de salud al alcance de nuestra mano

Control de salud al alcance de nuestra mano


Pero las posibilidades de estas creaciones no se limitan únicamente a proporcionar al usuario información sobre su ritmo cardíaco, velocidad de carrera o tiempo por vuelta. Sin ir más lejos el nuevo smartwatch de Fitbit trabajará en la monitorización del oxígeno en sangre para poder controlar así la existencia de la apnea del sueño en el usuario.

Y de vuelta al reloj de Apple, el control de la salud estará bien presente gracias a su nueva característica Heart Study. Se trata de una nueva opción que estará disponible a finales de año y que ha sido desarrollada junto a expertos de Stanford. Entre las posibilidades de la nueva opción encontraremos el estudio del ritmo cardíaco para detectar anomalías o trastornos en los usuarios.

Pero además de alabar las grandes opciones de futuro que podemos esperar en torno a los wearables y al mundo de la salud, también debemos pensar en la incorporación de nuevas medidas de control y de concienciación de los usuarios. Contar con un gadget que controla nuestro ritmo cardíaco y nos informa de problemas es una ayuda siempre y cuando esté correctamente calibrado y funcione sin error. Quizás por ello nunca estará de más confiar en un profesional de salud, aunque sólo sea por aquello de contar con una segunda opinión.

Te puede interesar

Comentarios

Sin comentarios