/ noticias

SOLO EDGE

Samsung Galaxy Note 7 podría llegar únicamente en su versión curva

El Samsung Galaxy Note 7 no deja de dar temas de conversación. Primero el escáner de iris, ahora solo llegará, según parece, en versión Edge.

Sergio Carlos González Sanz

23 de Junio de 2016

Llevamos varios días hablando muy de cerca sobre el Samsung Galaxy Note 7, que contaría con una versión estándar y otra con la pantalla curva. Pues bien, tal como hemos podido leer en Korea Herald, el terminal solamente contaría con pantalla curva por un estrategia comercial ideada por los coreanos, donde parece que tendrían todas las de ganar en base a los antecedentes experimentados con el Galaxy S6 edge+ en 2015. El ejercicio de implanta por completo las pantallas curvas permitiría una mejor transición, una forma natural de integrar la pantalla curva en la gama media. Eso sí, no creo que se trate de algo que vaya a ser barato, pero eso está por ver.

Hay veces en que las decisiones de Samsung nos pillan por sorpresa, pero al final siempre les terminan saliendo bien, y si no que se lo digan a la jugada que planearon el pasado año 2015 con su Galaxy S6 Edge +, que venía a hacer las veces de una versión curvada del hipotético Galaxy Note 5 que nunca vimos en tiendas. Este año han preferido no solo optar por volver a los orígenes -lugar que nunca debieron abandonar, dicho sea de paso, por lo consolidada que estaba esta marca en Europa a pesar de sus regulares ventas- sino también por la numeración. En 2016 tocaba Note 6, pero finalmente será Note 7 para que no haya tantas diferencias con el Galaxy S7, lo cual es lógico para que no haya lugar a la duda de que estamos con un equipo de este mismo año.

Solo valen las curvas


Si nos fijamos en el terminal en sí es evidente que se trata de una auténtica máquina, un equipo que nos dejará a todos anonadados con su rendimiento y prestaciones por esos 6 GB de RAM acompañados de nada menos que 4000 miliamperios de batería. Haciendo caso a las especificaciones filtradas por ahora, tendríamos una pantalla de entre 5.7 y 5.8 pulgadas con resolución Quad HD, lo cual dará una resolución de más de 400 puntos por pulgada. Esperemos que eso no repercuta en la batería, que es uno de los valores donde no puede fallar un Note, el cual está pensado para el rendimiento y el uso intensivo durante todo el día por culpa o gracias a la introducción del famoso stylus para la pantalla táctil.

¿Solo Edge?

¿Solo Edge?


El procesador seguirá siendo en Occidente Qualcomm, en concreto sería el Snapdragon 821 o el 823, dependiendo de cuál se implante inicialmente en el mercado. Por el momento, tal como os dijimos en su momento, este Samsung Galaxy Note 7 montaría el 821 por una mera cuestión de fechas de lanzamiento. El 821 aumentaría la velocidad de reloj del 820 de 2,15 GHz hasta los 2.31 GHz, mientras que el 823 se dice que podría alcanzar los 3.0 GHz, lo cual es en mi opinión una barbaridad; no estoy muy seguro de que se vaya a poder alcanzar tal velocidad en un terminal en pleno 2016.

Seguimos con el sistema operativo, que por supuesto contaría con Android 6.0.1 Marshmallow y resistencia al agua con detalles como el ya protocolario sensor de huellas. Y sí, el escáner de iris sería una de las implementaciones estrella para el Galaxy Note 7, algo que personalmente tengo que ver en acción para ver si merece o no la pena su uso. Creo que no es algo demasiado llamativo y útil, pero también es cierto que se trata de algo que depende más de las circunstancias, pues en caso de robo posiblemente sea el sistema más indescifrable de todos los existentes a día de hoy. El día 2 de agosto será presentado para ser más tarde puesto a la venta seguramente en pleno mes de septiembre como una de las grandes apuestas de este otoño.

Fuente | KoreHerald

Te puede interesar

Comentarios

Sin comentarios