/ noticias

PASÓ DESAPERCIBIDO

El Samsung Galaxy S7 cuenta con un sensor de humedad, y nos puede salvar de una desgracia

Seguramente no te habías dado cuenta, pero además de resistencia al agua tiene un sensor de humedad. ¿Para qué sirve?

Sergio Carlos González Sanz

05 de Marzo de 2016

El terminal más importante de todo lo que se mostró durante el Mobile World Congress de Barcelona este pasado mes de febrero ha sido sin lugar a dudas el Samsung Galaxy S7 y su vertiente curva, el Samsung Galaxy S7 Edge. Las diferencias entre ambos no son demasiado notables, pero Samsung ha querido convencernos una y otra vez de que la versión Edge es la que más tiene que atraernos, la que merece la pena. En ocasiones incluso dio la sensación de que el Samsung Galaxy S7 convencional no estaba a la altura en comparación pro sus diferencias en batería y funcionalidades de la pantalla; no obstante, este ejercicio es un arma de doble filo que personalmente no me atrevería a utilizar tan a la ligera si fuese la compañía coreana.

Nos avisa si está mojado: no lo cargues


Entre todas esas funciones del Samsung Galaxy S7 encontramos algunas muy interesantes; desde el puerto para tarjetas Micro SD hasta la resistencia al agua, dos peticiones muy solicitadas por la comunidad de Samsung a lo largo de los últimos meses. Ahora bien, ¿sabías que también será capaz de medir la humedad? Su sensor de la humedad en el ambiente es una de las novedades que poco o nada se han comentado y que, quizá, sea realmente interesante. ¿Para qué sirve este sensor? A diferencia de otras funciones y conectividades, el usuario no podrá sacarle mucho partido, pero sí que nos librará de una desgracia por despistes que se nos puedan escapar.

Galaxy S7 se moja y mide la humedad él solito.

Galaxy S7 se moja y mide la humedad él solito.


Imaginad que tenemos el móvil mojado por el motivo que sea; gracias al sensor de humedad aparecerá un mensaje en el teléfono y hasta que no se seque no podremos cargarlo, haciendo que la batería de nuestro equipo no se drene ni la pantalla sufra daños residuales al estar sometiendo a tanta temperatura al teléfono estando húmedo en su parte exterior. Parece que no, pero es muy interesante.

A partir del 11 de marzo podremos hacernos tanto con el Galaxy S7 como el Galaxy S7 Edge. Ambos montan el potente procesador Exynos 8890 de ocho núcleos, 4 a 2,3 GHz y otros 4 a 1,6 GHz contando además con refrigeración líquida. A todo ello hay que sumarle una memoria RAM de 4 GB y 32 GB de memoria interna que se puede ampliar mediante tarjetas micro SD de hasta 200 GB.

Te puede interesar

Gadgets relacionados

Comentarios

Sin comentarios