/ noticias

SAMSUNG

Las SMARTgirl de Samsung: la tecnología sigue siendo territorio masculino

La tecnología sigue siendo territorio masculino, y las SMARTgirl de Samsung lo demuestran.

Maribel Baena

29 de Noviembre de 2016

En octubre de este año, Samsung lanzó una nueva campaña de publicidad llamada SMARTgirl, cuya protagonista principal es la famosa Paula Echevarría. Y pese a que sus intenciones, en un principio, parecieron ser buenas, la empresa no ha hecho más que demostrar que creen que la tecnología sigue perteneciendo única y exclusivamente a los hombres.

'Para resaltar el papel de la mujer en la sociedad de hoy, la nueva campaña define un particular estilo de vida en clave femenina a través del Manifiesto 'SMARTgirl by Samsung'. De acuerdo con este manifiesto, una #SMARTgirl no tiene límites, es sociable, se ríe de sí misma, defiende sus ideas y disfruta de su tiempo'. Así comienza el comunicado oficial con el que Samsung presentó esta campaña a la prensa, indicando que lo que buscaban desde la compañía es 'resaltar' el papel que las mujeres tenemos en la sociedad actual. El problema es el lugar que le han dado a este papel.

Paula Echevarría, protagonista de la campaña

Paula Echevarría, protagonista de la campaña


Lo peor de este asunto es que desde la propia empresa ni siquiera se han dado cuenta de los errores que han cometido, y de lo machista que es su campaña. De verdad creen que lo están haciendo bien, que están reivindicando un lugar especial para las mujeres dentro del mundo de la tecnología. Y no se han dado cuenta de lo diferente que es este papel con respecto al que le dan al varón.

Vayamos por puntos, para hacerlo mucho más sencillo, y para que cualquiera pueda llegar a comprenderlo, incluso los publicistas de Samsung. Creo que soy capaz de imaginármelos en su despacho, emocionados, creyendo que la prensa los halagaría por 'resaltar el papel de la mujer en la sociedad'. Qué equivocados están, y cuánto les queda por aprender.

'Una SMARTgirl sabe cómo sacarse partido'


Vamos a echar, primero, una ojeada al manifiesto con el que han presentado su campaña. Estéticamente, lo primero que nos encontramos es que predominan los colores rosados; es más, sin ir más allá, el móvil clave de la campaña ha sido el Samsung Galaxy S7 Edge en tono rosa. Únicamente en estos tonos. De nuevo, los roles de género vuelven a hacer daño: para el niño, azul; para la niña, rosa. Y si el niño quiere amarillo, y la niña quiere verde, les explicamos que así no es como funcionan las cosas. Ya desde pequeños nos imponen unos roles de género, nos dicen que mujeres y hombres somos diferentes, debemos comportarnos de forma totalmente diferente. El rosa se asocia con la feminidad, con la elegancia y la discreción, todo lo que a una niña se le enseña que debe ser desde pequeña.

Manifiesto completo de una SMARTgirl

Manifiesto completo de una SMARTgirl


El resto del manifiesto se mantiene en la misma línea, señalando el comportamiento que debe tener una mujer para llegar a ser una SMARTgirl. Por ejemplo, 'Le gusta compartir'. Esto hace referencia a otro rol de género que tenemos ya más que aprendido: las mujeres son más sociables por naturaleza, porque sí, y ya está. Por el hecho de ser mujeres. Puede que esto os sorprenda, pero... No. Las mujeres no somos más sociables, no tenemos más habilidades para comunicarnos, y no somos mejores en las relaciones humanas. Habrá mujeres a las que eso se les dé mejor, y mujeres que sean nulas, al igual que hombres que sean unos excelentes comunicadores y otros que no sepan juntar dos frases delante de cinco personas. Se nos han enseñado que así debe ser, que nosotras debemos preocuparnos por caer bien, por dar una buena impresión, mientras que a los hombres se les educa para que se impongan, para que lideren. Y esto es lo que viene a corroborar una vez más esta campaña de Samsung.

'Una SMARTgirl sabe cómo sacarse partido'. Porque, por supuesto, si no sabes cómo sacarte partido, no eres inteligente (o smart), y tampoco eres una chica. No eres una chica si no te gusta el rosa, o si no sabes cómo tener miles y miles de seguidores en las redes sociales.

Todo esto no son más que imposiciones sociales que, por desgracia, hemos interiorizado hasta tal punto que no nos sorprende leerlas en una campaña publicitaria de una empresa tan importante como es Samsung. Y no son 'chorradas', no es algo que debamos obviar: son parte de una sociedad machista que sigue manteniendo que las mujeres debemos ser de una forma, mientras que los hombres son de otra. Es algo que se le exige a las mujeres simplemente por el hecho de ser mujeres, pero no a los hombres.

La tecnología, territorio masculino


No obstante, si nos quedásemos ahí, no estaríamos viendo más que la superficie. Hay mucho más allá, mucho por analizar en esta campaña.

Es curioso que una campaña tecnológica destinada solo a las mujeres no haga hincapié en las prestaciones del móvil en cuestión. Los únicos datos de los que realmente se habla es de la calidad de la cámara, de lo bien que podrás sacarte fotografías, de lo rápido que te funcionarán las redes sociales en ella. Pero nada de hablar del tipo de procesador que tiene el teléfono, de la memoria interna, de si admite más de una tarjeta SIM, de la capacidad de la batería, nada. Porque eso no nos importa a las mujeres, ¿no? ¿O es que no lo entenderíamos?

No se hace referencia a las especificaciones del terminal en ningún momento

No se hace referencia a las especificaciones del terminal en ningún momento


Por desgracia, no me estoy inventando nada de esto. Si entráis en la página de SMARTgirl de Samsung veréis que se habla de la tecnología, de los nuevos dispositivos electrónicos, como si fueran un complemento de moda más. Nada de las prestaciones que tienen los terminales, porque eso no es importante; pero, mira, fíjate, es rosa y muy bonito. ¿No te basta con eso? ¿Para qué quieres datos técnicos, si no los entenderías?

La tecnología continúa siendo un territorio masculino. Se nos menosprecia, se nos aparta de las especificaciones técnicas, porque se considera que, como mujeres, no entenderemos lo que es un procesador octa-core. Y no, no es que la tecnología nos interese menos: es que, desde que somos niñas, se nos educa a interesarnos en cosas totalmente diferentes. Mientras que a tu hermano, o a tu primo, se le regala un ordenador, a ti una muñeca, o un maletín de maquillaje; mientras que tus compañeros de clase tienen consolas, tú tienes carros de bebés llenos de muñecos para pasear. ¿Cómo vamos a demostrar interés en algo que nunca se nos ha enseñado, que hemos visto relegado a nuestros amigos, primos o hermanos?

No, no es que no nos guste la tecnología: es que esta, por desgracia, sigue siendo territorio masculino. Y Samsung no ha hecho más que probarlo, al tratar de 'feminizar', imponiendo los roles de género dominantes, una campaña publicitaria.

Comentarios

Sin comentarios