/ noticias

AGRESIVA CAMPAÑA

CES 2014: T-Mobile ofrecerá 650 dólares a los usuarios que se cambien a su compañía

El proveedor de servicios inalámbricos ha anunciado Un-Carrier 4.0, que facilitará el trabajo a todos los clientes que deseen romper su contrato con su actual operadora y firmen un contrato con T-Mobile.

Álex León López

09 de Enero de 2014

La operadora de telefonía estadounidense T-Mobile ha anunciado una nueva medida para atraer clientes. Su último movimiento ha sido el de eliminar el último obstáculo que impide a los usuarios cambiarse de compañía telefónica cuando no están satisfechos y quieren realizar un cambio para ahorrar dinero. Se trata de permitir librarse de las multas que se imponen cuando el consumidor quiere romper el contrato meses antes de su vencimiento.

La empresa ayudará a los clientes a facilitar la portabilidad


De ese modo, usuarios de empresas como AT&AT, Sprint o Verizon podrán librarse de las ataduras que les unen a sus respectivas operadoras. La empresa estadounidense promete pagar 650 dólares a quien se vaya a su red, sin duda una agresiva estrategia de marketing con la que ha iniciado el año 2014.

El plan, que recibe el nombre de Un-Carrier 4.0, se pone en marcha esta semana y ofrecerá a los clientes, que actualmente tienen un contrato firmado con la competencia y se cambien a T-Mobile, hasta un crédito de 300 dólares para adquirir un dispositivo móvil junto a una tarjeta de prepago MasterCard por valor de 350 dólares para cubrir el coste del ETF.

La empresa de John Lege no ha pensado solo en los usuarios individuales, las familias también han sido tenidas en cuenta y se ofrecerán créditos para un máximo de cinco líneas telefónicas. 'No se trata de una promoción y no es un soborno', aseguró el CMO Mike Sievert durante el evento celebrado en el CES de Las Vegas, que se está celebrando del 7 al 10 de enero.

El CEO de T-Mobile fue expulsado de una fiesta de AT&AT, celebrada en Las Vegas

El CEO de T-Mobile fue expulsado de una fiesta de AT&AT, celebrada en Las Vegas


Existen ciertas advertencias con esta nueva iniciativa. Los consumidores estarán obligados a elegir un nuevo teléfono móvil y será obligatorio portar sus líneas para disfrutar esta oferta, por lo que no es compatible con nuevas altas. Sievert afirmó que los precios de los smartphones ofrecidos partirán desde los 0 euros, incluyendo los modelos de gama alta.

Competidores como AT&AT no han tardado en lanzar nuevas estrategias para contraatacar. El proveedor de servicios inalámbricos ha iniciado el año ofreciendo una agresiva campaña para robar clientes a T-Mobile. La empresa estadounidense ha ofrecido 450 dólares a todos aquellos que decidan adquirir sus servicios. Por su parte, John Legere ha calificado la estrategia de su rival como 'un movimiento desesperado'.

Te puede interesar

Comentarios

Sin comentarios