/ noticias

APPLE

Tras trece horas bajo el agua, un iPhone continúa funcionando

Un iPhone pasa más de doce horas bajo el agua y continúa funcionando.

Maribel Baena

24 de Enero de 2017

Leemos casi todos los días historias increíbles sobre móviles que se rompen de la forma más absurda posible. Ese que se cae de una mesita de noche, a una altura mínima y, aún así, ve cómo su pantalla se pulveriza sin remedio, por ejemplo. O ese que explota mientras se está cargando. Quizás es por eso que es tan interesante leer cosas sobre móviles que, en lugar de romperse cuando menos se espera, resisten todo tipo de circunstancias imposibles.

Este caso es uno de esos. Comencemos por el principio. Situémonos en Rusia: un hombre se encontraba pescando por la noche, en uno de estos agujeros que se suele hacer en un río helado. Estaba tranquilamente pasando el fin de semana, sin esperar que nada extraño sucediera. No obstante, y tras un despiste, su iPhone 7 Plus se cayó por el agujero. Imaginad su enfado en ese momento, e imaginad que os pasa a vosotros. Un móvil que, como mínimo, suele costar más de ochocientos euros, y que acabáis de ver cómo se cae por un agujero hacia un río helado. No sé vosotros, pero yo, personalmente, lo hubiera dado por perdido.

Por supuesto, el hombre fue incapaz de sacarlo por sí mismo. El agua estaba a unos cuatro grados, con lo cual meterse ahí sin ningún tipo de equipo profesional hubiera sido una locura, prácticamente un suicidio. Pero el protagonista de nuestra historia contaba con un buen amigo, con las herramientas y la preparación necesarias como para introducirse en ese agua helada y tratar de rescatar el móvil. Un iPhone 7 Plus que, en ese momento, todo el mundo daba por muerto. La sorpresa llega cuando el buzo saca el móvil, y este sigue funcionando sin ningún problema.

No hay explicación posible para esta resistencia


El iPhone 7 se vendió como el primer móvil de Apple capaz de resistir tanto al agua como al polvo. No obstante, tiene una clasificación IP67. Esto quiere decir que es capaz de resistir al agua únicamente durante treinta minutos, y, como máximo, a una profundidad de un metro, quizás algo más. No está pensado para ser sumergido, ni mucho menos para soportar agua a cuatro grados durante las trece horas que pasaron desde que se cayó en el agujero hasta que el buzo pudo recuperarlo. Es más, desde la propia empresa se avisó desde un primer momento que no convenía introducir el móvil en el agua; que la resistencia que tenía frente a la misma servía únicamente en casos en los que no quedara más remedio.

De ahí la sorpresa del hombre al ver que su iPhone 7 Plus continuaba vivo. Según él, su teléfono tenía un treinta y cinco por ciento de carga una vez que cayó al agua; trece horas después, estaba al diecinueve por ciento. Es decir, que había continuado funcionando sin problema incluso dentro del agua helada. El protagonista de nuestra historia ha subido un vídeo a Instagram como prueba de todo esto.


La noticia se ha hecho viral de forma casi instantánea, pese a que el hombre no era conocido en absoluto. Hay quien ha hablado de un engaño, de una farsa. Lo que es cierto es que el vídeo no puede probar que el iPhone 7 haya pasado trece horas bajo el agua, puesto que solo se muestra el proceso del rescate. Cada uno es libre, pues, de creer lo que le parezca oportuno. Eso sí: la historia, de por sí, es bastante interesante, puesto que habla de una resistencia al agua que ni siquiera desde la propia empresa han querido potenciar publicitariamente. Se ha hablado mucho de la resistencia a las salpicaduras del iPhone 7, e incluso de las inmersiones breves, pero no de este tipo de pruebas de resistencia.

Estamos hablando, de todas formas, de un momento puntual en el que un móvil ha sido capaz de resistir sin problemas. Esto no implica que todos puedan hacerlo, así que no os arriesguéis: si tenéis un iPhone 7, intentad que este no se os caiga a un río helado y permanezca ahí durante trece horas. Pudiera ser que no tuvierais tanta suerte.

Te puede interesar

Comentarios

Sin comentarios