/ noticias

OTRA MULTA

La Unión europea podría imponer una multa récord a Google por Android

La obligación de incluir todas las aplicaciones de Android podría suponer la mayor multa que ha impuesto la Unión Europea.

Yago Rosa Fernández

06 de Julio de 2017

Los reguladores antimonopolio de la Unión Europa están debatiendo si poner otra multa récord contra Google por acciones relacionadas con el sistema operativo Android, para lo que han creado una comisión de expertos para dar una segunda opinión sobre el caso.

Suponiendo que dicha comisión esté de acuerdo con las conclusiones del equipo inicial del caso, podría dar la oportunidad a Comisión Europea para acabar con una multa de récord contra Google.

Google y la Unión Europea

Google y la Unión Europea



El pasado abril la Comisión acusó a Google de usar su sistema operativo móvil Android para excluir a sus rivales tras una denuncia del grupo de lobby FairSearch, la firma de privacidad Disconnect Inc, la tienda portuguesa Aptoide y la rusa Yandex.

Se espera que la multa potencial supere la multa de 2.400 millones de euros de al que ya hablamos anteriormente. La lista de cargos de la UE emitida a Google en abril del año pasado dijo que las prácticas anticompetitivas comenzaron a partir de enero de 2011.

Google se enfrenta a una multa aún superior por abusar de su posición con Android



El motivo de la multa vendría del sistema en el que Google ofrece sus servicios a fabricantes de móviles y tablets Android. Aunque Android es libre de usar y no hay que pedir permiso a Google para utilizarlo en dispositivos, el problema viene a la hora de pedir acceso a aplicaciones de Google, muy solicitadas por los usuarios.

Cuando un fabricante solicita poder instalas aplicaciones como Google Play o GMail, Google le vende el paquete completo de servicios de Google, sin poder decir que no a no instalar aplicaciones que muchos usuarios no quieren del todo, o al menos no instaladas de fábrica.

Esta opción de no dar la opción de decidir y aprovechar para poner sus aplicaciones es lo que la Unión Europea ha intentado cambiar pero debido a que la práctica sigue ahora mismo contempla la opción de una multa que podría suponer unos cuantos miles de millones de euros en caso de seguir adelante.

Te puede interesar

Comentarios

Sin comentarios